Enfermería

Estos son los motivos por los que deberías de seguir haciendo ejercicio físico en vacaciones

La actividad física ayuda a prevenir y tratar diversas enfermedades no transmisibles o problemas como cardiopatías, diabetes o cáncer de mama

Estos son los motivos por los que deberías de seguir haciendo ejercicio físico en vacaciones

Epi_rc_es

4
Se lee en minutos
Rubén Chacón Cabanillas | Enfermero Especialista en Salud Mental. Miembro AEESME

Verano, calor, vacaciones… ¿cómo lidiar para mantener nuestra actividad o ejercicio físico diario, o cómo aumentarlo para alcanzar objetivos saludables?

En el Plan de Acción Mundial sobre la Actividad Física para los años 2018-2030, elaborado por la  Organización Mundial de la Salud (OMS), se pretende aumentar la actividad física en la sociedad y contribuir al desarrollo de un mundo más sano.

Realizar actividad física de manera regular aumenta el bienestar y la calidad de vida, y ayuda a prevenir y tratar diversas enfermedades no transmisibles o problemas como:

  • Cardiopatías, diabetes o cáncer de mama.

  • Hipertensión, sobrepeso u obesidad.

  • Mejorar la salud mental. Se reducen los síntomas de ansiedad y la falta de sueño, así como los sentimientos de angustia y fatiga.

En este informe se revela que actualmente, en términos mundiales, uno de cada cuatro adultos y tres de cada cuatro adolescentes de 11 a 17 años no siguen actualmente las recomendaciones mundiales relativas a la actividad física establecidas por la OMS.

¿Qué podemos hacer ante ello para lograr entornos y poblaciones más saludables?

A nivel individual, es primordial que las personas busquen motivaciones e intereses que permitan iniciar y mantener la actividad o ejercicio físico de forma regulada y acorde a la etapa vital así como a los recursos (económicos, materiales, culturales, de accesibilidad, etc.) de cada uno.

Hay que plantearse varios objetivos, al menos tres, a corto plazo que sean alcanzables y realistas. Pararse a pensar el para qué, la finalidad.

  • El optimismo también aumenta la implicación en el autocuidado, en emprender actividades recreativas, de ocio, y las relaciones sociales.

  • Tampoco podemos obviar que adquirir un buen estado nutricional y descanso son necesarios para el aporte de la fuerza y energía suficientes.

Las recomendaciones generales de actividad física se sustentan principalmente en mantener o mejorar la capacidad aeróbica y de fortalecimiento muscular.

Se debe regular la intensidad a la condición física de la persona e ir aumentando gradualmente.

Se recomienda hacer deporte un mínimo de 30 minutos al día / Iakov Filimonov

Por ejemplo, 30 minutos de actividad moderada, como caminar a paso ligero o pasear en bicicleta, durante cinco o más días a la semana, y al menos dos días a la semana realizar ejercicios de fortalecimiento muscular y flexibilidad, sería muy beneficioso para una persona adulta.

Así como, aspectos más sencillos en lo cotidiano como subir escaleras en vez de usar el ascensor. Las actividades se recomiendan irlas combinando para evitar caer en la monotonía.

 Entre las actividades y ejercicios más saludables se encuentran:

  • Caminar y hacer bicicleta.

  • Actividades de cuidado de la casa.

  • Actividades para el aseo personal.

  • Ping-pong recreativo, futbolín…

  • Deportes como la natación, el tenis o el baloncesto.

  • Talleres de manualidades.

  • Cuidado de animales.

  • Juegos de mesa.

  • Baile y actividades de expresión corporal (dramatizaciones, teatro).

 Se anima a ser creativos, curiosos e incorporar actividades de agrado en la vida cotidiana.

Algunas consideraciones en verano y para los más jóvenes

En verano, hay que tener especial consideración con no exponerse a horas de mayor radiación solar y aumentar el consumo de agua para mantenerse hidratados.

Si por determinados motivos no se puede salir de casa, realizar actividad física en la misma con ejercicios con una silla como sentarse y levantarse, hacer pesas con botellas de agua o mochilas cargadas, bailar en el salón a diario, subir y bajar las escaleras del bloque, entre otras.

Respecto a los más jóvenes, se debe promover actividades de entretenimiento, deportes en equipo así como evitar el uso de transporte siempre que se pueda para fomentar el caminar o el desplazamiento en bicicleta.

Esto disminuye el riesgo de exceso de peso, es decir, incluir la actividad física en la rutina diaria. Además, si se retira la televisión, consola u ordenador de su habitación, se mejora el juego activo y se dedica menos tiempo a actividades sedentarias. 

Por otro lado, a nivel colectivo, se deben estudiar las implicaciones de los cambios en los patrones de transporte, la mayor utilización de la tecnología y la urbanización, ya que son factores que afectan a la inactividad.

Cada vez se pasa más tiempo sentados y se practica ocio sedentario. Para mejorar la salud en la comunidad, hay que potenciar los activos para la salud, por ejemplo, hacer de la práctica física una actividad social, con amistades, personas del vecindario o familia, y buscar en la comunidad algún grupo que potencie actividades físicas.

Si la situación económica lo permite, también se puede acudir a un centro deportivo u otros dispositivos comunitarios más cercanos para conocer las actividades ofertadas que nos puedan interesar.

Se debe promover actividades de entretenimiento, deportes en equipo así como evitar el uso de transporte siempre que se pueda / Freepik

Autocuidarse para obtener beneficios en nuestra salud 

Noticias relacionadas

La inactividad es el cuarto factor a nivel mundial que más muertes provoca. Por ello, es importante no dejar de hacer ejercicio en vacaciones, seguir cuidándonos, para tener una vida más sana y agradable, con mejor esperanza y calidad de vida

Diseñar un calendario adaptado a uno mismo, a su edad, estado de salud, preferencias, inquietudes, situación general…, puede ayudar a planificar el tiempo y a cumplir con los objetivos. Haz tu propio plan de actividad física y adelante.