NUTRICIÓN

Consejos para que los celiacos no alteren su dieta sin gluten estas vacaciones

Las pequeñas ingestas de gluten en personas con celiaquía dañan el intestino delgado, alteran el sistema inmune y favorece el desarrollo de complicaciones

Consejos para que los celiacos no alteren su dieta sin gluten estas vacaciones

Epi_rc_es

3
Se lee en minutos
Rebeca Gil

Tener alergias o intolerancias de tipo alimentario hacen más complicadas las salidas a comer, a cenar, los viajes… Algo muy parecido ocurre cuando hablamos de la celiaquía, una enfermedad autoinmune que ataca especialmente a nuestro intestino.

Y es que hasta las pequeñas ingestas de gluten en personas con celiaquía dañan el intestino delgado, alteran el sistema inmune y favorece el desarrollo de complicaciones.

Noticias relacionadas

Por ello, desde la Fundación Española del Aparato Digestivo (FEAD) se han elaborado unas recomendaciones para no olvidar, tampoco en época estival, la importancia de evitar tomar cualquier alimento que contenga esta proteína.

  • No todos los afectados por la celiaquía sufren molestias cuando comen gluten. A pesar de ello la FEAD recuerda que la ausencia de síntomas no es indicativo de tolerancia, por lo que hay que realizar una dieta estricta sin gluten siempre, incluso cuando se sale de vacaciones o se va de excursión.

  • Otro punto esencial para los especialistas es ser siempre muy meticuloso en la preparación de los alimentos sin gluten y leer siempre el etiquetado de los alimentos manufacturados.

¿Por qué?, pues porque si no manipulamos con cuidado y de forma correcta la comida sin gluten en la cocina, en los restaurantes o en las fábricas de alimentos, se puede producir lo que se conoce como «contaminación cruzada», o lo que es lo mismo, que se contaminen los alimentos sin gluten con alimentos con gluten.

Un 1% de la población española es celíaca /

  • Otra recomendación es evitar los productos a granel, los elaborados artesanalmente o que no estén etiquetados. Si no sabemos si contienen gluten o no lo mejor es no tomarlos, por muy artesanos y caseros que sean.

  • Ante la duda lo mejor es optar por los productos frescos, evitando los alimentos empanados, rellenos o con salsas.

  • En el caso particular de la avena, podría ser consumida con precaución siempre que sea certificada sin gluten, aunque la introducción debe ser indicada por el equipo tratante, de manera paulatina y controlando una adecuada tolerancia.

  • Seguimos en la cocina. Se recomienda extremar las precauciones guardando los productos sin gluten en un lugar separado de los productos con gluten con recipiente hermético y bien identificado.

  • Se aconseja no reutilizar el aceite, el agua de cocción, ni los caldos cuando se han elaborado en ellos productos con gluten.

  • A la hora de calentar alimentos en el horno o microondas mejor cubrir con papel de aluminio para evitar la contaminación.

  • ¡Y mucha limpieza en trapos, delantales y utensilios de madera que sean porosos porque pueden contener restos de gluten!

  • Y si salimos a tomar un aperitivo o una copa después de cenar, hay que tener en cuenta que la cerveza sin gluten, el vino, la sidra y destilados como el brandy, tequila, ron y ginebra son aptos para personas celiacas, pero se recomienda siempre leer las etiquetas y, por supuesto, consumir alcohol con moderación.

  • Cuando hablamos de gluten no sólo nos referimos a comida. Hay muchos otros productos que contienen gluten y que no se comen, como algunos productos de limpieza y aseo personal, por ejemplo, los colutorios. Así que la FEAD recomienda evitar este tipo de productos siempre que contengan gluten porque un mal enjuague puede llevar a una ingesta involuntaria.

  • Sin embargo, las cremas, maquillaje y jabones son seguros, ya que no existe evidencia de la absorción de gluten a través de la piel.

  • Y por último hablamos de medicamentos. Algunos fármacos pueden contener almidón de trigo, y por tanto gluten como excipientes. Así que si durante este verano tienes que tomar algún medicamento fuera de lo habitual, consulta con el médico de cabecera.