Cáncer de páncreas: lo que hay que saber de una enfermedad que «ataca» sin previo aviso

Cáncer de páncreas: lo que hay que saber de una enfermedad que «ataca» sin previo aviso

Epi_rc_es

2
Se lee en minutos
Rebeca Gil

A pesar de que se desconocen las causas exactas del cáncer de páncreas, sí existen evidencias científicas sobre la incidencia que varios factores de riesgo pueden tener en la aparición de esta patología.

Estos factores son:

Te puede interesar: 5 medidas esenciales para prevenir el cáncer

Las cifras en España

En nuestro país el cáncer de páncreas es la tercera causa de muerte por cáncer. A pesar de ello, sigue teniendo una prevalencia muy baja, suponiendo un 3,1% del total de tumores diagnosticados en España durante el año 2020, según la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) y representaron el pasado año el 6,7% de muertes por cáncer en nuestro país.

Tipología del cáncer de páncreas

Los especialistas de la Fundación Española del Aparato Digestivo (FEAD) señalan dos tipos de tumores:

Causas y síntomas

Uno de los problemas fundamentales de este tipo de cáncer es que, en la mayoría de los casos, no produce ningún tipo de síntoma en los estados iniciales.

Según la doctora Mileidis San Juan Acosta, especialista en Aparato Digestivo y responsable del Comité de Actividades Fundacionales de la FEAD, «en general, esta patología en fases iniciales no produce síntomas, por lo que suele diagnosticarse en estadios avanzados y su mortalidad es muy elevada, llegando al 90%. Solo a medida que el cáncer progresa presenta síntomas».

Entre los síntomas que describe la doctora San Juan Acosta se encuentran:

Diagnóstico

Hay varias pruebas que diagnostican el cáncer de páncreas o que dan a conocer su extensión. La analítica es una prueba complementaria en caso de que exista la sospecha para estudiar algunas enzimas hepáticas o marcadores que pueden ayudar al diagnóstico de sospecha.

La prueba radiológica más certera es la Tomografía Computarizada (TC) o scanner, que muestra si existe tumor, su extensión y si hay metástasis.

Para la detección de tumores de menor tamaño o de ganglios linfáticos afectados se procede a realizar una ecoendoscopia que permite tomar biopsias del tumor.

Y la colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (CPRE) se utiliza para examinar los conductos biliares y pancreáticos.

Tratamiento

Noticias relacionadas

«Las opciones de tratamientos en este tipo de cáncer son las cirugías, la quimioterapia, y en ocasiones la radioterapia. Normalmente se intercalan entre ellas, existiendo varias combinaciones posibles. Se decidirá según la ubicación del tumor, tamaño, extensión, si hay ganglios afectados o metástasis, afectación de vasos sanguíneos, la edad o la patología asociada» según apunta la doctora San Juan.

Además del tratamiento específico, los pacientes pueden recibir otros tratamientos que ayudan a combatir los efectos del tumor, como es el apoyo nutricional, tratamiento para el dolor, tratamiento con insulina si desarrollan diabetes, colocación de prótesis e incluso cirugía paliativa de derivación.