enfermedad común

¿Qué es la rinitis alérgica? Síntomas y tratamiento

La OMS considera que es una de las seis enfermedades que más afectan a la población mundial

¿Qué es la rinitis alérgica? Síntomas y tratamiento
2
Se lee en minutos
Esteban Casa

La Organización Mundial de la Salud considera a la rinitis alérgica una de las seis enfermedades que más frecuentemente afectan a la población. La prevalencia mundial del asma ha aumentado desde 1990 a 2015 en un 12,6%.

Normalmente, la rinitis alérgica se debe a un alérgeno, que puede ser respirado o ingerido. Provoca la inflamación de las capas internas de la nariz y se manifiesta con unos síntomas muy característicos, casi siempre los estornudos.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas más característicos de la rinitis alérgica son:

  1. Estornudos.

  2. Obstrucción nasal.

  3. Tos intensa e irritativa.

  4. Picor de nariz.

  5. Secreción nasal acuosa.

  6. Conjuntivitis o picor ocular.

  7. Un síntoma frecuente es sangrar por la nariz, sin mediar golpes ni motivo aparente, muchas veces por la noche. Estas hemorragias en niños son más comunes debidas a alergia que a problemas de coagulación o a tensión alta.

Gravedad de la enfermedad

Según la duración y persistencia de los síntomas, la rinitis alérgica puede clasificar en intermitente o persitente, y dentro de cada una de estas categorías, como leve y moderada-grave. En los casos más graves, que se dan al menos 4 días a la semana y durante 4 semanas consecutivas, puede haber una alteración del sueño que afecta la actividad cotidiana.

Cómo se diagnóstica

En los casos más persistentes, se suele practicar un estudio alergológico con pruebas cutáneas.

¿Rinitis alérgica o resfriado?

Los síntomas son muy parecidos. Sin embargo, si persisten más allá de una semana síntomas como el icor de nariz, la conjuntivitis o la mucosidad acuosa, conviene acudir al médico.

¿Hay tratamiento?

Noticias relacionadas

La rinitis alérgica no tiene cura, pero sí se pueden tratar los síntomas. El tratamiento se precisa cuando se descubre el alergogeno.

Hay, sin embargo, algunas estrategias para aliviar los síntomas.

  1. En casa

  2. El aire acondicionado y otros filtros pueden ser beneficiosos.

  3. Las fundas y la almohada deben lavarse regularmente y el colchón sacudirse, ventilarse y aspirarse.

  4. Evitar el uso de alfombras, moquetas, cortinas y cojines.

  5. Evitar el uso de humidificadores. La humedad relativa del aire debe mantenerse en torno al 50%.

  6. Es especialmente dañino barrer o aspirar con un aspirador normal en presencia de una persona con alergia. Es preferible limpiar con un paño húmedo y/o fregona.

  7. Se recomienda no secar la ropa al aire libre para así evitar el contacto con el aire contaminado del polen.

  8. Es fundamental no fumar en casa.

  9. El polen

  10. Es conveniente saber a qué plantas se tiene alergia, así como su época de polinización. Además, se aconseja no salir en las horas de máxima exposición al polen, a media mañana y a primeras horas de la tarde.

  11. Si se viaja en coche, es recomendable llevar las ventanillas cerradas y cambiar los filtros anti-polen del vehículo con regularidad.

  12. Las gafas de sol evitan el choque directo del polen contra los ojos. En casos extremos puede ser conveniente llevar mascarilla que filtre el polen.

  13. Evite frotarse los ojos; al hacerlo puede irritarlos y empeorar los síntomas.

  14. Los animales

  15. Si se padece alergia a los animales y se tiene un animal en casa, es aconsejable retirarlo. Se recomienda no acudir a casas u otros lugares donde haya animales.

  16. Si se tienen animales en casa, para disminuir los problemas se recomienda que el animal no entre en la habitación de la persona con la alergia y que nunca duerma en esa habitación, así como ventilar la habitación a menudo.

  17. Se recomienda larvase las manos inmediatamente después de acariciar al animal.