L’Hospitalet de l’Infant, Vandellòs, Tivissa y Pratdip

La mejor combinación: mar y montaña

Este territorio situado entre Tarragona y el Ebro ofrece playas llenas de calma, así como montañas y pueblos con encanto

Conectadas íntimamente por el viento que sopla de tierra, esta porción de tierra ofrece al visitante una interesante mezcla de paisajes mediterráneos

Interior de les Terres de Mestral

Interior de les Terres de Mestral

1
Se lee en minutos
X. D.

Las Terres de Mestral son como se conoce al triángulo formado por l’Hospitalet de l’Infant, Vandellòs, Tivissa y Pratdip, entre las comarcas del Baix Camp y la Ribera d’Ebre (Tarragona), conectadas entre ellas por ese viento que viene de tierra adentro para salir al Mediterráneo. Es un territorio de mar y montaña, que combina unas playas de pura esencia mediterránea con unas sierras sorprendentes llenas de leyendas, caminos, vías ferratas y naturaleza.

Las montañas bañadas por el mar ofrece excepcionales miradores en todas las latitudes, mientras que sus playas con personalidad propia invitan a pasear relajados, hacer senderismo siguiendo la línea de la costa y disfrutar de manera única de la tranquilidad del mar Mediterráneo. 

Ya sean de mar o de montaña, los pueblos de las Terres de Mestral respiran historia por los cuatro costados. Por eso, en todos ellos se pueden escuchar leyendas e historias que dejan boquiabierto, como el caso de los perros vampiros de Pratdip. Más allá de esta pátina de misterio, son pueblos muy cuidados y con servicios donde merece la pena acercarse. La calma de Llaberia o de la Masia de Castelló, así como el dinamismo costero de l’Hospitalet de l’Infant, invitan a viajar y conocer mundos muy diferentes.

Camí de Mestral

Noticias relacionadas

Una buena forma de recorrer estas tierras y no perderse nada es resiguiendo el Camí de Mestral, que ofrece en tan solo cuatro días una espectacular combinación de mar y montaña con panorámicas infinitas. Una zona de pequeños pueblos de interior y de costa que conservan la esencia de una ruralidad muy viva, ideal para senderistas contemplativos con ganas de descubrir lugares olvidados de gran belleza.

Otra manera de captar la esencia de este territorio es, claro, la cocina. En las Terres de Mestral, la gastronomía mediterránea encuentra el equilibrio perfecto. Del mar, el atún. De la tierra, el aceite, la miel y los frutos secos. Y entre todos los platos de la cocina de las Tierras de Mestral, el icono es la 'clotxa': medio pan de medio kilo redondo y, entre la miga, dos tomates maduros, ajo, cebolla, un arenque y aceite de oliva virgen extra. Simple y delicioso.