La ciudad más hermosa

Cinco motivos para visitar Budapest

Lugares cargados de emoción

Cinco motivos para visitar Budapest
2
Se lee en minutos

La capital húngara es hoy uno de los destinos de Europa más atractivos y accesibles. El viajero podrá disfrutar de una metrópolis histórica y moderna, con sus inigualables mercadillos navideños y espacios únicos como El Parlamento, construido entre 1884 y 1902, fue la obra más grande de su época. Consta de 691 habitaciones y tiene unas dimensiones de 268 metros de longitud y 118 metros de anchura. Es el tercer parlamento más grande del mundo después del de Rumanía y el de Argentina. Otro lugar imprescindible son los Baños Széchenyi que recogen las aguas más calientes de la ciudad al alcanzar los 76 grados en superficie. Merece la pena sumergirse en ellas y disfrutar de las partidas de ajedrez que juegan los locales en bañador. El New York Café es conocido como el más bello del mundo, frecuentado por pintores, actores e intelectuales, en el hay que degustar su excelente chocolate caliente.

No se puede dejar de visitar el Bastión de los Pescadores, un mirador situado en la colina de Buda, en la orilla oeste del Danubio, y desde donde se contempla Pest en todo su esplendor. Acabar el viaje con un paseo en barco dejará grandes imágenes en la retina.


/ Eurostars

Alojarse en una joya arquitectónica de Budapest y bajo el influjo de Sissí Emperatriz

Este hotel situado en el casco antiguo de la capital está inspirado en la que fuera una de las figuras más emblemáticas de los encuentros palaciegos del siglo XIX.

En todos sus establecimientos, Áurea Hotels no solo ofrece lujo material, sino que intenta conectar con la riqueza cultural de cada lugar, con ese vínculo que los hace únicos. En Budapest, como no podía ser de otra forma, esta conexión se lleva a cabo a través de la figura de Sissí, Emperatriz de Austria y Reina de Hungría, una de las más célebres figuras del siglo XIX.

Noticias relacionadas

En cada una de las plantas del Áurea Ana Palace Hotel se pueden encontrar reseñas de distintos episodios de su fascinante vida, objeto de numerosas novelas y películas. En ese sentido, algunas de sus veladas de baile predilectas se celebraron en el que es hoy el salón principal del hotel, convertido en espacio de restauración. Ubicado en pleno casco antiguo de la capital húngara, se emplaza en un inmueble de alto valor histórico-cultural que consta de dos edificios conectados, uno de ellos estilo originalmente neoclásico y construido en 1847 y otro que data de en 1895. Una joya arquitectónica que ha conservado su belleza y magnetismo.

Trasladado a las comodidades del siglo XXI, el Áurea Ana Palace Hotel es un lujoso hotel boutique, que permite al huésped sumergirse en la magia de la ciudad y en su encanto bohemio, cultural y elegante, gracias a la singularidad de espacios inspirados en la personalidad e historia de Budapest.