NATURLAND, TEMPORADA DE VERANO

Un lugar reservado para la emoción en el corazón de los Pirineos andorranos

Este centro lúdico ubicado en Sant Julià de Lòria (Andorra) ofrece actividades al aire libre para grandes y pequeños

Es un espacio familiar que reserva algunas sorpresas para los más intrépidos

Un lugar reservado para la emoción en el corazón de los Pirineos andorranos
1
Se lee en minutos
A. Solà / DESTINOS

Si hay un centro de actividades outdoor de referencia y en plena naturaleza, este es Naturland. Ubicado en el corazón de los Pirineos andorranos, este espacio, hasta este verano conocido como Naturlandia, lo tiene todo listo para una campaña sin igual y para todos los públicos. 

Desde Sant Julià de Lòria, muy cerca de Andorra la Vella y a pocos kilómetros de la frontera con España, este centro lúdico ofrece actividades que combinan con mucho acierto las emociones, la gastronomía y un entorno privilegiado, el cual trata de proteger. Estos son los ingredientes principales del centro, cuya temporada de verano viene cargada de novedades. Destacan las propuestas vinculadas con la naturaleza, como el nuevo NaturlandBike Center, que cuenta con recorridos de cross country y Enduro, además de zonas de entrenamientos de habilidades y saltos en bicicleta para distintos niveles. Todo ello en la cota 2.000, donde también se inaugura un centro ecuestre. Este sector de la montaña está destinado a las actividades deportivas y más tradicionales. 

La cota 1.600 está reservada a las actividades familiares. En este enclave, Naturland estrena este mes Naturkids, un espacio de actividades para que los niños de entre 3 y 6 años puedan conocer mejor el entorno y la naturaleza, y Swincars, un circuito con un vehículo eléctrico que permite moverse por la montaña. Asimismo, en esta cota se ha reabierto el albergue.

Noticias relacionadas

Fans de la adrenalina

Para esta temporada, Naturland no deja atrás sus clásicos, como son el Tobotronc y Aitrekk. Con 5,3 kilómetros de recorrido y un desnivel de 400 metros, Tobotronc es el tobogán alpino más largo del mundo. El resultado es un descenso trepidante a bordo de un trineo biplaza que cruza el bosque de la Rabassa sobre raíles. Para los adictos a las alturas, Naturland cuenta con Airtrekk, un circuito aéreo donde grandes y pequeños, todos ellos equipados con arneses y cuerdas de seguridad, deberán sacar a relucir su equilibrio. Consiste en una estructura de madera de 13,5 metros de altura, 54 obstáculos y una tirolina final de 180 metros.