CINCO PROPUESTAS

Una jornada muy completa en Sitges

Exprimir al máximo todas las posibilidades de la bulliciosa y a la vez tranquila localidad del Garraf

Una jornada muy completa en Sitges
3
Se lee en minutos

No existe un solo Sitges, sino muchos. Por eso, los planes pueden ser de lo más variados: naturaleza, playa, cultura, shopping, gastronomía, fiesta… Lo bueno es que se pueden abarcar todos incluso en una sola jornada. Estas son cinco propuestas para sacar el máximo partido a la ‘blanca subur’:

1. Naturaleza

El cercano Parc del Garraf, que ocupa el 65.6% del territorio del municipio, ofrece un paisaje mediterráneo salvaje lleno de miradores y rutas para realizar rutas familiares, itinerarios guiados o excursiones individuales. Las principales rutas GR del parque son fácilmente identificables y están adaptadas para practicar senderismo, ‘running’ y ciclismo. Uno de los caminos más emblemáticos es el GR 92, también conocido como el Sendero del Mediterráneo. Las vistas sobre el litoral, así como la visita al pintoresco pueblo de Garraf, son algunas de las paradas más destacadas. También se pueden observar diferentes especies típicas del parque, como el palmito, el lentisco, el carrizo o la oruga de mar, una planta con flores rosadas muy característica de las zonas cercanas a los acantilados de las costas del Garraf. 

2. Playa

Después de una excursión (en verano, mejor a primera hora de la mañana), nada mejor que refrescarse con un buen chapuzón. Sitges cuenta con 26 playas de arena fina, así que lo más difícil será escoger con cuál quedarse. Hay playas urbanas y familiares, de fácil acceso en transporte público; también calas pequeñas de color turquesa; playas de ambiente LGTBIQ: otras para hacer deporte, para relajarse y para llevarte a tu mascota. Y todas ellas inmersas en un contexto mediterráneo natural, marítimo y rodeado de la naturaleza del Parc del Garraf.

Entre las playas urbanas destaca la de Fragata, situada al pie de la iglesia parroquial de San Bartolomé y Santa Tecla, por lo que ofrece una postal única. Fuera del núcleo urbano, Cala Morisca es una de las más emblemáticas, donde el bañador es opcional. La cala, situada entre los acantilados del Parc del Garraf, ofrece un aspecto semisalvaje y un baño en aguas transparentes. 

3. Cultura

Sitges tiene hasta cinco museos con más de 13.000 obras de arte, que transitan entre el modernismo, el romanticismo y el arte contemporáneo. Se puede empezar por el Cau Ferrat, cuna del modernismo catalán y casa museo de Santiago Rusiñol, donde se conservan obras de un joven Picasso, además de otras de autores como el propio Santiago Rusiñol, Casas o El Greco.

Luego se sigue por el Sitgestiu 2021, que organizado por Museus de Sitges, es un programa que auna 10 espectáculos musicales, 37 intérpretes, 6 experiencias, 4 exposiciones temporales, 3 talleres familiares, cine al aire libre configuran la programación de actividades que se podrá disfrutar del 10 de julio al 2 de octubre.

4. Shopping

Sitges cuenta con más de 500 establecimientos singulares y de proximidad con un poco de todo: artesanía, decoración, galerías de arte, alimentación de kilómetro cero, ropa y complementos... El núcleo comercial se forma en torno al Cap de la Vila, dentro del centro urbano. Se trata de calles muy concurridas, con la mayor parte del espacio peatonalizado para facilitar el desplazamiento a pie y la seguridad de los visitantes. Los paseos más populares son el Carrer de les Parellades, el Carrer de Jesús, el Carrer Major y el Carrer de Sant Francesc, repletos de pequeños comercios, locales de ocio y arquitectura que encierra la auténtica esencia de la localidad.

Noticias relacionadas

5. Gastronomía

Otra de las particularidades de Sitges es su gastronomía propia, fruto de una combinación única: la proximidad al mar, el terreno vinícola y el entorno natural. Un imperdible es el arroz a la sitgetana, un plato del siglo XIX que combina productos de mar y montaña. Otro plato autóctono de Sitges es el Xató (más de invierno), que se prepara con escarola, bacalao, atún, anchoas y aceitunas arbequinas. Y su bebida estrella es la Malvasía de Sitges, un vino dulce dorado de vendimia tardía y aromas de fruta fresca con toques florales mediterráneos. Es único en el mundo, y un acompañante habitual en comidas y cenas de los restaurantes sitgetanos. La visita no estará completa hasta que no se deguste.