GRAN CANARIA

El paraíso es muy accesible

Situada en medio del océano Atlántico, debe su sorprendente belleza a su origen volcánico.

La variedad del paisaje y su agradable temperatura la convierten en un destino ideal para disfrutar de experiencias al aire libre y una gastronomía de primer nivel.

El paraíso es  muy accesible
4
Se lee en minutos
Xavier Vidal / DESTINOS

El Océano Atlántico es el escenario sobre el que se presenta en todo su esplendor Gran Canaria, una isla llena de contrastes que ofrece a sus visitantes la posibilidad de disfrutar de sus kilométricas playas de arena fina y, a pocos minutos de camino desde el mar, dejarse sorprender con los fascinantes paisajes que nos regalan sus majestuosas montañas y escarpados acantilados. La isla es el destino perfecto relejarse en un entorno privilegiado y seguro, un lugar lleno de maravillosos contrastes, un verdadero paraíso natural donde vivir experiencias inolvidables disfrutando del mejor clima del mundo. En una superficie reducida y marcada por una orografía llena de contrastes, la Isla emerge como un lugar ideal para escapar de la rutina gracias a su oferta de cultura, naturaleza, gastronomía, deportes y playa, además de la amabilidad de su gente y al espíritu integrador de una capital abierta al mundo.

Un regalo de la naturaleza. Tras meses de confinamiento, ahora más que nunca es necesario gozar de la libertad y la belleza de la naturaleza. En Gran Canaria es posible practicar en plena naturaleza todo tipo de actividades deportivas y de turismo y ocio activo. La oferta es múltiple, desde placenteros paseos por senderos reales, excursiones náuticas para pescar o ver delfines, clubs junto al mar para tomar un descanso tras la playa, compras, visitas a los grandes museos de la Isla, conocer una plantación única de café en Europa, un chapuzón en la una de las mejores playas urbanas del mundo: Las Canteras, o un paseo por las calles del casco histórico de Vegueta y Triana, son solo algunos ejemplos de una lista interminable de opciones donde elegir.   

Un jardín tropical, naturaleza en estado puro con palmerales, pinares legendarios, bosques de laurisilva y una impresionante biodiversidad, por la que forma parte de la Red Mundial de Reservas de la Biosfera. Además, es también Patrimonio Mundial de la Humanidad por sus importantes yacimientos arqueológicos situados en el entorno del Paisaje Cultural de Risco Caído y las Montañas Sagradas de Gran Canaria. Los aborígenes ya disfrutaban del privilegio de poder observar cada noche los astros desde uno de los mejores cielos del mundo, hoy es posible coger su testigo y contemplar la inmensidad del universo desde cualquiera de los miradores situados en los puntos más estratégicos.  

Los 24 grados centígrados que de media marcan los termómetros en Gran Canaria durante las cuatro estaciones convierten a la isla en un destino turístico de primer nivel, mundialmente reconocido como un “Continente en miniatura” por sus microclimas, peculiar naturaleza y sorprendentes paisajes. 

La Isla de las mil culturas. Gran Canaria lleva la multiculturalidad en sus genes como resultado de sus relaciones con Europa, África y América. La riqueza cultural que supone servir de puente entre los tres continentes se deja notar en el carácter amable y cosmopolita de sus gentes, capaces de hacer sentir al visitante como si estuviera en casa. La ciudad de Las Palmas de Gran Canaria es el mejor ejemplo de ese mestizaje cultural. Sus calles adoquinadas y arquitectura colonial han sido testigos de más de 500 años de historia, en los que el pueblo canario ha sido capaz de crear sus propias tradiciones y costumbres.

Noticias relacionadas

Esta gran variedad cultural se ha visto reflejada en su gran oferta gastronómica, otro ejemplo del mestizaje que le ha brindado su triple identidad europea, africana y americana. La Isla luce con orgullo una amplia gama de productos: Hay quesos y carnes exquisitos, ya sea cerdo, cabra o conejo; verduras y frutas, muchas de las cuales son tropicales; un excelente pescado y una repostería tradicional, incluyendo mermeladas, hecha arte gracias al legado de varias generaciones, sin olvidar sus extraordinarias bebidas, en especial el vino, el café y el ron.

Pasión por la playa… y los deportes

La costa de Gran Canaria está adornada por 60 kilómetros de playas de arena rubia mayoritariamente accesibles y seguras para el baño. Las Dunas de Maspalomas es un enclave mágico para evadirse y renovar energía. El viajero que aprecie la intimidad está de enhorabuena porque la Isla oculta calas remotas en las que prima el silencio. 

Gran Canaria es elegida todos los años por cientos de miles de turistas que buscan unas vacaciones tranquilas y relajantes en familia, pero también es el marco perfecto para todos los amantes del deporte al aire libre. La oferta que ofrece la isla es de lo mas variada: rutas para bicicletas de montaña y carretera, senderistas que aprovechan la interminable red de caminos para descubrir nuestros barrancos o golfistas que incrementan su nivel en los mejores campos cerca del mar. El Océano Atlántico está presente en la vida de todos los grancanarios y los deportes náuticos son uno de los principales reclamos de la isla, siendo además cuna de grandes campeones en pesca deportiva, submarinismo, vela, surf o windsurfing.