Ir a contenido

VEHÍCULOS MÁS RESPETUOSOS CON EL MEDIOAMBIENTE

El mundo evoluciona, y Land Rover también

La firma mantiene su esencia aventurera, pero con motores más sostenibles que permiten una significativa reducción de emisiones contaminantes

Víctor Fúser

Los nuevos motores de Land Rover conservan sus prestaciones, pero son mucho más respetuosos con el entorno.

Los nuevos motores de Land Rover conservan sus prestaciones, pero son mucho más respetuosos con el entorno.

El mundo está cambiando, y todavía necesita hacerlo más para afrontar su gran reto: frenar el calentamiento global. Por eso, las marcas de automoción tienen que adaptarse a este nuevo escenario para formar parte de la solución, fabricando vehículos muchos más sostenibles y con una significativa reducción de emisiones. Algunas firmas se han puesto ahora las pilas, mientras que hay otras que llevan años anticipándose a esta necesidad. Es el caso de Land Rover, que cuenta con unos de los motores diésel más limpios del mundo, así como su gama de híbridos enchufables (PHEV) o el nuevo Range Rover Evoque con tecnología de híbrido suave (MHEV). Y todo ello sin perder su tradicional esencia aventurera.

En este sentido, la firma siempre se ha caracterizado por ir un paso más allá en materia de diseño, capacidad y prestaciones. Una filosofía que ahora está aplicando en el respeto al medioambiente, adaptándose de esta manera al futuro que tiene que venir. Prueba de ello son sus motores turboalimentados Ingenium (en versión diésel y gasolina), fabricados en aluminio y con un peso mucho menor. Esto, junto a sus avanzadas tecnologías, permite conseguir unos consumos reducidos y, por lo tanto, una disminución de las emisiones.   

Más limpios que nunca

En el caso de los diésel, gracias a su consumo de combustible mejorado, emiten un 15% menos de CO2, un 50% menos de CO y tienen además unos niveles similares de óxidos de nitrogeno (NOx) que los motores de gasolina. Por ello, cumplen con las restricciones tanto de la normativa Euro 6d-Temp como de la normativa de emisiones en condiciones reales de conducción (RDE). 

En este sentido, desde septiembre del 2015, todos los motores diésel de Land Rover cuentan con un sistema de postratamiento de los gases de escape, que contribuye a reducir significativamente las emisiones de NOxresponsables en gran media de la polución urbana. Y su consumo de combustible mejorado permite ahorrar un 20% de combustible respecto a los coches de gasolina, lo que implica un ahorro económico y medioambiental.

Gama Land Rover

La gama Range Rover al completo.

Menos emisiones

Land Rover también dispone de una gama de vehículos híbridos eléctricos enchufables (PHEV), que combinan a la perfección el motor convencional con el motor eléctrico, lo que permite ofrecer un rendimiento completamente eléctrico a baja velocidad y, en trayectos más largos, un rendimiento tradicional de combustión. Gracias a ello, consiguen reducir significativamente las emisiones de CO2 y la huella medioambiental del vehículo. 

Aparte, su conducción es mucho más silenciosa, contribuyendo a su vez a crear espacios urbanos con una mayor calidad de vida. Por todo ello, disponen de la etiqueta Cero Emisiones de la Dirección General de Tráfico (en el caso del Range Rover PHEV y el range Rover Sport PHEV), lo que asegura poder circular sin restricciones por el centro de las ciudades, incluso en los episodios de alta contaminación, así como otras ventajas a nivel de aparcamiento, menos impuestos y reducción de precios en los peajes en Catalunya. De hecho, esta va a ser una de las claves del futuro más próximo: cada vez habrá más limitaciones para la circulación de los vehículos más contaminantes, primando formas de movilidad sostenibles que contribuyan a crear un entorno más saludable y ecológico.

Eso sí, las capacidades todoterreno que se esperan de un Land Rover seguirán siendo las mismas en los PHEV. Por ejemplo, la profundidad de vadeo del Range Rover es exactamente igual que la de un motor de combustión tradicional. Además, el par adicional que ofrece el motor eléctrico es también una ventaja en la conducción en montaña.

Interior de un Range Rover de transmisión automática

Interior de un Range Rover de transmisión automática.

Híbrido suave

Una de las últimas novedades de la marca es la tecnología Mild Hybrid Electric Vehicle (MHEV), es decir, vehículo eléctrico híbrido suave. Una innovación que incorpora el nuevo Range Rover Evoque y que supone una variación respecto a los híbridos habituales. En este caso, también cuenta con un motor eléctrico y otro de combustión (tanto en versión diésel como de gasolina), pero su peculiaridad es que el motor eléctrico no es autónomo, sino que entrega potencia extra al de combustión, volviéndolo más eficiente.

Esto hace, por ejemplo, que se recupere la energía de la frenada para usarla luego en las aceleraciones. Aparte, se ha incrementado el par motor, el sistema Start Stop se pone en acción desde los 17 km/h y el arranque es mucho más suave. Todo esto hace que la tecnología MHEV –que se conduce como cualquier otro vehículo de transmisión automática– permita aumentar la eficiencia y reducir el consumo de combustible y las emisiones lanzadas a la atmosfera. En este caso, el Range Rover Evoque MHEV dispone del distintivo ECO de la DGT, con las mismas ventajas de conducción por el centro urbano y descuentos que el de Cero Emisiones.

Con sus motores más limpios y eficientes (disponibles en cada modelo y motorización), Land Rover se anticipa a la nueva era que debe comenzar: la de una movilidad respetuosa con el medioambiente. Sus vehículos continúan siendo capaces, versátiles, de último diseño y unos perfectos compañeros para vivir todo tipo de aventuras, en la montaña o en la ciudad. Ahora, además, añaden un nuevo valor, fundamental para adaptarse a los nuevos tiempos: la sostenibilidad.