31 may 2020

Ir a contenido

antes de que prescriba

El entorno de Helena Jubany, la joven que apareció muerta en Sabadell, pide que se reabra el caso

Los familiares y amigos de la chica consideran que "hay indicios suficientes" para pensar que fue víctima "de un asesinato"

Su cuerpo fue hallado el 2 de diciembre de 2001 en un bloque de pisos del barrio del Eixample, desnudo y con quemaduras

acn

Edificio de los juzgados de Sabadell. 

Edificio de los juzgados de Sabadell. 

El entorno cercano de Helena Jubany, la joven de 27 años que en 2001 apareció muerta en el patio interior de un bloque de pisos del Eixample de Sabadell, ha puesto en marcha una campaña para que se reabra el caso y se esclarezcan los hechos. 

Los impulsores de la iniciativa han hecho público un manifiesto en el que señalan que "hay indicios suficientes" para pensar que esta muerte "fue un asesinato con tintes machistas". En este sentido, indican que el hecho de que la víctima no fuera originaria de Sabadell "determinó el curso de la investigación y sus nefastas consecuencias". 

La última vez que se la vio con vida fue el mediodía del 30 de noviembre de 2001. Dos días más tarde un vecino localizó el cuerpo sin vida de la joven, desnudo y con varias quemaduras.

Los familiares y amigos de Helena Jubany han creado una página web con un texto titulado Manifiesto Sabadellenc que reclama la apertura del caso "antes de que prescriba definitivamente". En este sentido pide a los ciudadanos que se sumen a la petición aportando sus firmas.

"Hay indicios suficientes para pensar que los presuntos responsables fueron personas de Sabadell", explica el texto que remarca que "a pesar del paso del tiempo, es imprescindible conocer la verdad, confortar a la familia y amigos, y que se haga justicia".

El manifiesto recuerda que la víctima apareció muerta en el patio interior de un bloque de pisos de la calle Calvet d’Estrella de la capital vallesana y remarca que en este edificio vivían dos miembros de la Secció Natura de la Unió Excursionista de la ciudad, de la que Jubany formaba parte. 

Una de estas personas era Montserrat Careta, que fue preventivamente encarcelada en 2002 y se suicidó en prisión, y la otra, su pareja, Santiago Laiglesia, que estuvo imputado pero no fue encarcelado ni detenido. “El caso no llegó a juicio y fue sobreseído en 2005", lamentan los familiares y amigos.

"El conjunto de la sociedad civil sabadellense debe hacer público su apoyo a las familias afectadas, y aportar a la justicia todos los datos e informaciones que puedan ayudar a esclarecer los hechos", sentencia el texto.

Más noticias de Sabadell en la edición local de EL PERIÓDICO DE CATALUNYA