Ir a contenido

MUNICIPALES 2019

La gestión directa de los servicios públicos, elemento de polarización política en Sabadell ante las municipales del 26-M

Es en los dos grandes servicios de la ciudad, agua y recogida de basura, donde la división entre los grupos queda más clara

La Crida deja clara su apuesta por la gestión directa de los servicios mientras que la oposición afirman que hay servicios imposibles de municipalizar

Àlex Rebollo

Un vehículo de la empresa de residuos SMATSA.

Un vehículo de la empresa de residuos SMATSA. / Nuria Puentes

A lo largo del último mandato, el Ayuntamiento de Sabadell se ha aproximado a la ola de municipalizaciones de servicios públicos que tomó fuerza en Barcelona y que ha alcanzado a distintos municipios de la provincia. Aunque recientemente se ha extendido esta visión internalizadora en el Vallès, también siguen presentes las ideas de privatización y de abogar por el actual modelo público-privado de gestión indirecta, presente en la mayoría de servicios.

El primer servicio municipalizado en Sabadell en esta última etapa fue el del servicio de grúa. En febrero del 2016, finalizó la concesión del servicio a la empresa externa Dornier SA y, en junio del mismo año, los alcaldes de Barberá (Sílvia Fuster), Castellar (Ignasi Giménez) y Sabadell (Juli Fernàndez) firmaron un convenio de cooperación para la prestación compartida del servicio de grúa, internalizando así la red, de la cual Sabadell asumía casi un 80% de la participación.

A lo largo del último mandato, el gobierno municipal, compuesto por la Crida per SabadellERC,  Unitat pel Canvi y Guanyem Sabadell, ha propiciado la municipalización de un segundo servicio público, el de la zona azul. En este caso, la internalización se produjo en abril de 2017, también después de que finalizara el contrato con la empresa que disponía de la concesión. En este caso, el servicio se canalizó a través de la empresa municipal Viviendas Municipales de Sabadell, SA (VIMUSA).

En ambos casos, el gobierno obtuvo poca oposición a la municipalización de los servicios y las críticas se dirigieron a las formas con las que se realizó el traslado de la gestión. Ahora, el Regidor de Serveis Públics y Seguretat y PrevencióLluís Perarnau (Crida), realiza un balance positivo de la municipalización de ambos servicios y afirma que “se está cumpliendo el ahorro previsto”.

La división entre gestión directa e indirecta

Es en los grandes servicios públicos de la ciudad, con los mayores contratos, como el agua y la limpieza viaria, donde la división entre gestión directa e indirecta se hace patente. Por un lado, la Crida, ERC, Sabadell en Comú (anteriormente Unitat pel Canvi) y Podem (que se presenta en solitario por primera vez) son los partidos, aunque con matices entre ellos, que apuestan más claramente por proseguir con la municipalización de servicios públicos en sus programas electorales, sin instalarse en dogmatismos.

Por su parte, 100% Sabadell (actualmente Guanyem Sabadell en el Ayuntamiento), PSCCiutadansJunts per Sabadell y PP son los grupos, también con matices, que resaltan más la convivencia con el modelo público-privado.

Marisol Martínez, candidata de 100% Sabadell y miembro del actual equipo de gobierno de la ciudad, se distancia de los postulados de sus actuales socios en el Ayuntamiento en esta materia, no reniega de las municipalizaciones, de hecho, recuerda que fue su grupo quien presentó una moción sobre la municipalización de servicios públicos. “Los servicios más sociales deben estar municipalizados, pero siempre que los informes perceptivos dejen claro que el Ayuntamiento sale ganando con ello”, explica Martínez. “La grúa y la zona azul son ejemplos muy pequeños que no dan una visión clara del camino de la municipalización”, añade.

En una línea similar se definen los alcaldables del PSC, Marta Farrés, y de Ciutadans, Adrián Hernández. Farrés afirma que la municipalización de servicios “no es un problema presente para la ciudad de Sabadell”, aunque, como Hernández, afirma estar abierta a escuchar propuestas y valorar individualmente cada caso. Farrés también recuerda que en el último mandato del PSC, fue su grupo quien municipalizó la gestión de pisos para gente mayor a través de la empresa pública VIMUSA. Es en los dos grandes servicios públicos, agua y recogida de basura, donde los polos mantienen una mayor oposición.

La municipalización del agua en Terrassa

La gestión directa del agua es un tema a debate en los municipios, no solo del Vallès o la provincia de Barcelona, sino de gran parte del territorio español. El caso de Sabadell queda condicionado a la otra capital vallesana, Terrassa. Taigua es la empresa que gestiona actualmente el servicio de abastecimiento de agua en Terrassa, que se ha convertido en el primer municipio catalán de más de 20.000 habitantes en apostar por este modelo.

El cambio de gestión se hizo efectivo en diciembre de 2018. “A partir de hoy el agua es de todos, estamos ante la expresión de la soberanía popular y legítima, que se ha manifestado por la mayoría de la composición del pleno municipal (20 de los 27 concejales votaron a favor). Hoy consolidamos el agua como un derecho humano”, apuntaba entonces el alcalde de Terrassa, Alfredo Vega (PSC).

A pesar de que se mantienen seis contenciosos abiertos por el traspaso del servicio de la anterior gestora, Mina Aigües de Terrassa, que tenía la concesión del servicio desde hacía 77 años, Vega afirma no arrepentirse de la internalización y abre la puerta a posibles nuevas municipalizaciones. En el lado opuesto se encuentran Ciutadans, PP y Junts per Terrassa, que, según publica ACN, critican que “el tema del agua se llevó a un terreno excesivamente ideológico”.

El gestión pública del agua en Sabadell

Plantear la municipalización del agua en Sabadell supone un camino mucho más pedregoso, puesto que la empresa gestora, Cassa, todavía tiene más de quince años de convenio por delante. Aún así, los grupos de la Crida y Sabadell en Comú mantienen este objetivo en su programa, pese a reconocer la dificultad del proyecto.

En sus propuestas para las próximas municipales, Sabadell en Comú define que “son partidarios de la gestión pública de servicios”, pero que estudiaran en cada caso “la mejor modalidad para dar un servicio de cualidad”, una tónica similar a los planteamientos de ERC en su programa. “Tenemos que tener la máxima capacidad de control y fiscalización y avanzar en todas las situaciones posibles”, afirma Juli Fernàndez.

En el programa electoral de Sabadell en Comú abogan por promover un cambio en “las leyes que obstaculizan el camino hacia una gestión pública más democrática” y por crear “espacios de coordinación” con otros municipios, de modo que puedan compartir estrategias para alcanzar la gestión pública de servicios.

Sabadell en Comú ya apostó por esta estrategia en el anterior mandato, bajo el nombre de Unitat pel Canvi, al mostrarse favorable a la inclusión de Sabadell en la Asociación de Municipios por la Gestión Pública del Agua (AMAP), constituida en marzo de 2017, coincidiendo así con el Día Mundial del Agua.  Además de Sabadell, también están integrados en la asociación Barcelona, BadalonaTerrassaCerdanyolaEl Prat de Llobregat Santa Coloma de Gramanet.

Desde la Crida, tratarán de ir un paso más allá. Perarnau destaca que en el último mandato han logrado “detener los incrementos tarifarios” del suministro de agua y anuncia que, aunque reconoce la dificultad, tienen la intención de “avanzar en el constituyente jurídico para ver como se construyó la sociedad y buscar alguna grieta” que les permita avanzar hacia la municipalización del servicio.

Los partidarios de una gestión indirecta del abastecimiento de agua

A las antípodas de este proyecto se encuentra el PP. Esteban Gesa, candidato del partido para las municipales, explica que el grupo popular no cuenta con ninguna propuesta de municipalización en su programa, sino que trabajarán en el “término público-privado”. Gesa afirma que la internalización del agua en Sabadell es un proceso “totalmente inviable” y critica que haya grupos que quieran cambiar un modelo de gestión simplemente por “cuestiones ideológicas.

También 100% Sabadell, Ciutadans, Junts per Sabadell y PSC, cuya líder se aleja de los planteamientos del PSC en Terrassa, defienden que el Ayuntamiento de Sabadell "no está preparado" para la gestión de un servicio como el suministro de agua potable. “Una cosa es lo que queremos y otra lo que podemos”, añade Marisol Martínez (100%), que también reconoce diferir en esta cuestión con sus actuales socios en el gobierno municipal.

Farrés (PSC) defiende que “las cosas que funcionan no se tienen que tocar”, una visión compartida desde Ciutadans. Ambos partidos hacen referencia a un reciente estudio publicado por el Observatorio de Servicios Urbanos (OSUR), en el que el abastecimiento de agua aparecía como el servicio mejor valorado entre los sabadellenses, que logró un 65% de satisfacción. Aún así, la valoración ha caído 13 puntos porcentuales respecto 2018, donde se situaba con una valoración favorable del 78%.

La internalización de la limpieza y recogida de residuos

El otro gran servicio que divide a los grupos municipales es la limpieza viaria y recogida de basura, actualmente a cargo de la empresa investigada en el caso ‘Mercuri’, Smatsa. Todos los grupos municipales se muestran a favor de controlar que los contratos con la empresa se cumplan y aprueban, aunque la división vuelve a quedar clara al hablar sobre el futuro modelo de gestión.

En noviembre de 2018, el Ayuntamiento anunció que iba a intervenir la empresa para contrarrestar el ERE que anunció Smatsa y que afectaba a 43 personas de la plantilla. El alcalde, Matíes Serracant, ya explicó en una entrevista a EL PERIÓDICO que, una vez que la empresa retiró el ERE, no había necesidad de intervención.

Para la próxima legislatura, la Crida deja clara su intención de municipalizar el servicio de limpieza viaria. Si la licitación de la concesión del servicio a Smatsa, ahora en proceso judicial, se declarara ilícita, el contrato caería. “Queremos instar a una revisión de oficio del contrato para comprobar su nulidad. Lo propusimos durante el mandato y no llegó a aprobarse en el pleno. Nosotros entendemos que debe ser nulo y lo pondremos sobre la mesa en el próximo mandato”, explica Lluís Perarnau (Crida).

También desde Podem Sabadell, con Marta Morell como alcaldable, plantean la municipalización del servicio y señalan que la empresa no ha cumplido con sus obligaciones contractuales.

La visión público-privada

El mismo estudio del OSUR muestra que la valoración de los vecinos respecto al servicio de recogida de basura y residuos suspende con una aprobación del 48%, diez puntos por debajo de la media nacional.

Desde la oposición critican que la mala gestión del Ayuntamiento ha propiciado que la ciudad “esté más sucia que nunca”, mientras que desde el gobierno municipal señalan que la empresa no está realizando las inversiones necesarias para el cumplimiento del contrato. Gesa (PP) define la recogida de basura y limpieza viaria como otro servicio “imposible” de municipalizar.

Adrián Hernández aboga por esperar a que los tribunales resuelvan el caso para decidir qué hacer con la empresa, aunque tampoco incluye la municipalización del servicio en su programa. “No estamos por la municipalización, es una prestación que está bien llevada desde fuera”, afirma Marta Farrés, que también critica que el servicio se está prestando mal.

Desde 100% Sabadell, vuelven a distanciarse de sus compañeros en el gobierno municipal, no comparten las críticas al servicio pero sí que dejan claro que, por ahora, no tienen intención de municipalizarlo.

Más noticias de Sabadell y Terrassa en la edición local de EL PERIÓDICO DE CATALUNYA.