Ir a contenido

SABADELL ANTE LAS ELECCIONES MUNICIPALES

"El PSC puede volver a ganar en Sabadell, la corrupción se asocia más a la persona que al partido"

El independentismo se impone en el centro de la ciudad mientras que los socialistas dominan en la periferia y se desmarcan del Mercuri

En el centro de Sabadell, los dueños de las paradas del Mercat Central piden mayores facilidades para el comercio en la ciudad

Àlex Rebollo

Fachada del Mercat Central de Sabadell.

Fachada del Mercat Central de Sabadell. / ÀLEX REBOLLO

PSC y ERC son los dos partidos con más opciones de ganar las elecciones municipales en Sabadell. En las pasadas generales, los socialistas lograron el 26’72% de votos y tintaron la periferia de la ciudad de rojo. Por su parte, ERC se impuso con solvencia en el centro de la ciudad y consiguió sus mejores resultados en unas elecciones generales con un 21’65% de votos favorables.

Un oasis azulado se observa en el plano cenital del mapa electoral de ciudad, corresponde a tres secciones censales contiguas del centro de Sabadell, las únicas donde se impuso un tercer partido, Junts per Catalunya, seguido de cerca por Esquerra. Justo en medio de este gran mar independentista se encuentra el Mercat Central . Su estructura interna está reformada, los techos son altos, de hasta más de 20 metros, y diáfanos.

“El PSC puede volver  a ganar en Sabadell, la corrupción se asocia más a la persona que al partido”, valora Jennifer Zaragoza. Jennifer no votará al PSC, como tampoco lo harán la mayoría de compradores del mercado, se decanta por los partidos independentistas, aunque duda entre ERC y la lista de Primàries Sabadell.

“Me gusta la lista de Primàries porque tiene a Àngels Folch como candidata y me gusta el trabajo que realiza por la cultura en Sabadell”, afirma Jennifer. De Esquerra valora positivamente su paso por el gobierno municipal y destaca que las reformas realizadas en las líneas ferroviarias de la ciudad. “Estoy muy contenta con el trabajo del Ayuntamiento en esta última etapa”, comenta Jennifer.

En la misma línea de pensamiento se mueve Lluís Prat, de 86 años y vecino del barrio de toda la vida, quién pasará toda la mañana sentado en un banco del mercado, el cual solo abandonará al acercarse la hora de comer. Lluís afirma que volverá a votar al mismo partido que en las últimas generales, y al que ha votado siempre, ERC. También coincide con Jennifer en creer que la sombra de Bustos se ha diluido, y que su mancha no afectará al PSC actual.

Las demandas del comercio

La mayoría de comerciantes prefieren mantenerse en el anonimato, “detrás de un escaparate es mejor ser neutro”, comentan. “Han abandonado el centro”, denuncia una de las carniceras del mercado. “El último mandato ha sido un poco flojo, yo votaré a Lourdes Ciuró (Junts per Sabadell), la veo muy de aquí y eso me da confianza”, añade la misma mujer.

Las críticas al actual mandato son compartidas entre quienes regentan una parada en la plaza. Ester lleva más de 15 años trabajando en el mercado y califica al gobierno municipal de “decepcionante”. “Los comerciantes tenemos muchos problemas para trabajar, hay muchas trabas e inspecciones, y tardan mucho en conceder los permisos y licencias necesarios para abrir un negocio”, explica Ester, quien matiza que no es un conflicto que haya surgido en los últimos cuatro años, sino que son trabas que “más o menos ya se producían antes”. “Cuando vas al Ayuntamiento, nunca te encuentras la puerta abierta, siempre está medio cerrada”, concluye.

Paradas interiores del Mercat Central de Sabadell. / ÀLEX REBOLLO

Maria L. también tiene una parada en el Mercat Central de Sabadell, como sus compañeras, tampoco está satisfecha con el trabajo que el Ayuntamiento ha realizado en los últimos años. También critica el abandono del centro aunque, más que en el comercio, incide en el abandono de la vía pública. “Vivo en el centro, y cada mañana cuando voy a trabajar, me encuentro las calles sucias, también podrían arreglar las aceras, mi madre tiene problemas de movilidad y tiene dificultades para moverse por según qué calles”, explica Maria.

“La izquierda se fracciona porque todos miran por su propio interés”

Maria es de las pocas personas que creen que el caso Mercuri perjudicará la candidatura del PSC en Sabadell. “Tenemos memoria, no somos peces que se olvidan de todo a los 3 segundos”, espeta. Aunque los últimos datos no indican los mismo.

Las elecciones del 28A quedaron marcadas por una gran participación, en Sabadell fue del 78’90% y, aunque los datos no sean extrapolables, la mayoría de ciudadanos optó por el PSC. De cara a las municipales, aunque siempre hay quien reniega de la política o afirma no tener ni idea del tema, en el mercado la mayoría de comerciantes y compradores parecen estar enterados del panorama y aseguran tener su voto decidido aún a falta de más de dos semanas para que se celebren los comicios.

Otro hecho que marcó las últimas generales en la capital vallesana fue la caída de los ‘comuns’, mientras que en 2016 ganaron en el municipio, en las últimas elecciones quedaron relegados al tercer puesto, por detrás de PSC y ERC.

De cara al 26 de mayo, el PSC ha recuperado parte del votante que perdió cuatro años atrás, y la tendencia a la baja de los ‘comuns’ puede continuar, puesto que su voto se dividirá entre cuatro formaciones: 100% SabadellSabadell en ComúPodem Sabadell y Ara Sabadell, sin contar también los votos que les puedan robar la Crida per Sabadell y la candidatura “fantasma” Ganemos, situación que puede dificultar gobiernos de coalición.

“Mi marido es de Podemos, yo no, pero sí que lamento esta fragmentación. Para mí el problema es que la gente de izquierdas reflexiona más sobre sus ideas y termina sacando diferencias, mientras que la derecha se aglutina más en objetivos comunes”, expresa Maria. También Ester critica esta división, “es una mala señal, la izquierda se fracciona porque todos miran por su propio interés, sino irían todos juntos”.

La distancia entre la periferia y el centro

Aunque en el centro de la ciudad la presencia del PSC es casi anecdótica, el panorama da un vuelco al desplazarse a los barrios exteriores de la ciudad. En los alrededores del Mercat de Campoamor reside la fuerza real de los socialistas, donde logró un 38% de los votos del barrio, una cifra muy superior al 26’78% que obtuvo de media en la ciudad.

El Mercat de Campoamor solo abre por las mañanas, por las tardes se convierte en un pasillo oscuro que solo sirve como túnel para cruzar de lado a lado de la manzana. Los techos son bajos y el escenario recuerda a un transbordo del metro. Aquí el estado de abandono queda patente antes de cruzar la puerta. Escaleras algo gastadas, paredes de hormigón grises y con grafitis y el óxido que rodea las ventanas superiores anuncian la estampa del mercado.

Interior del Mercat de Campoamor de Sabadell. / ÀLEX REBOLLO

Hay rumores de que van a reformarlo, también de que van a tirarlo y construir edificios de alquiler social, pero de momento no hemos visto que hagan nada", comenta Luís Méndez, encargado del supermercado que hay en el interior del recinto. En mayo de 2017, el Ayuntamiento de Sabadell anunció que remodelaría el mercado para convertirlo en “un espacio pionero dedicado al intercambio de productos de proximidad y al intercambio cultural”, pero los comerciantes no saben ni si el proyecto sigue en marcha.

La migración en el sur de Sabadell

Luis vive en el barrio desde hace 12 años, comenta que los mayores conflictos del barrio residen en la migración y la droga. “Hay pocos españoles y los extranjeros se lo llevan todo, mira que yo no soy de Franco, pero esto con Franco se solucionaba. Tanto las derechas como las izquierdas van a hacer lo que les da la gana”, comenta una anciana de pelo blanco, de 76 años y vecina del barrio, que prefiere no decir su nombre.

En el distrito 6 de Sabadell, donde se encuentra el Mercat de Campoamor, los migrantes suponen el 16% de la población, una cifra muy superior al centro, que solo acoge un 6’6%, pero también muy alejada del distrito 3, la zona de la ciudad con mayor porcentaje, que roza el 25%.

“Creo que la extrema derecha puede lograr presencia en el Ayuntamiento. La gente que vota a estos partidos en los barrios marginales suelen tener pocos recursos. Si yo viviera esa situación a lo mejor también me decantaría por esas opciones. Hay que tener empatía y lograr que en todos los barrios la gente tenga recursos suficientes que no les lleven a pensar de esta manera”, detalla Maria L. desde el Mercat Central de Sabadell.

Pese a la percepción de algunos ciudadanos del auge de las formaciones de extrema derecha en los barrios periféricos, lo cierto es que VOX apenas logró apoyos en la zona. Concretamente en la sección censal del Mercat de Campoamor, solo obtuvo un 4% de los votos, empatando en porcentaje con el PP.

Driss Aktare, proveniente de Marruecos, lleva 11 años viviendo en España y 3 en Sabadell, en el barrio de Campoamor. Driss asegura que nunca ha sufrido ningún episodio racista y duda al ser preguntado por VOX, “mi compañero de trabajo me dice que VOX es racista, pero la verdad es que no los conozco”.

Driss valora positivamente el papel del gobierno municipal en el último mandato, aunque afirma que votará al PSC porque le gusta como hace las cosas Pedro Sánchez. “El problema no es la migración ni el racismo, aquí el problema es que la vivienda está muy mal… los pisos están en mal estado, con goteras y los alquileres suben mucho”, concluye Driss, quien también explica que su contrato de alquiler vence a finales de junio y no se lo quieren renovar.

Más noticias de Sabadell en la edición local de EL PERIÓDICO DE CATALUNYA