Ir a contenido

PREVIA DE LAS ELECCIONES MUNICIPALES

La fragmentación de la izquierda en Sabadell allana el camino a un nuevo gobierno del PSC

Los socialistas aspiran a recuperar al votante histórico; los republicanos de ERC, a aglutinar el voto independentista tras el gran resultado de las generales

A la gran fragmentación de la izquierda se suman las decisiones de la Junta sobre la marca 'Guanyem', de las que ha resultado una candidatura "fantasma"

Àlex Rebollo

El portavoz de UpC, Joan Berlanga, el alcalde de Sabadell, el republicano Juli Fernàndez, el portavoz de La Crida, Maties Serracant y la de Guanyem Sabadell, Marisol Martínez

El portavoz de UpC, Joan Berlanga, el alcalde de Sabadell, el republicano Juli Fernàndez, el portavoz de La Crida, Maties Serracant y la de Guanyem Sabadell, Marisol Martínez / ACN

El PSC, con la alcaldable Marta Farrés al frente, se postula como unos de los partidos con mayor ventaja para gobernar. Tras las elecciones generales, donde los socialistas salieron vencedores con más de 32.000 votos favorables (26’72%), el PSC aspira a recuperar al votante histórico y a lograr la alcaldía.

Farrés, que ya fue regidora en la etapa Bustos, logra presentarse como alcaldable después de perder su pugna con Josep Ayuso para los pasados comicios municipales. En esa ocasión, Ayuso se impuso en las primarias del PSC de Sabadell para elegir al alcaldable en las municipales de 2015. En aquellas primarias Ayuso venció a la candidatura de Farrés por 50 votos, saliendo escogido con el 52,7 de los sufragios frente al 46,3 por ciento que obtuvo Farrés.

Entonces, Farrés ya se presentaba como la candidata de la renovación de la formación tras el periodo en que Manuel Bustos gobernó Sabadell y fue imputado en el caso ‘Mercuri’. Aunque Ayuso ganó las elecciones en 2015, pese a la proximidad temporal del ‘Mercuri’, y sacó cinco concejales, no logró el apoyo suficiente para gobernar.

En 2015, la unión de los cuatro concejales de Unitat pel Canvi Sabadell-Entesa (ICVEUiA y miembros de Podem), los cuatro de Crida per Sabadell (CpSBD), los cuatro de ERC y los dos de Guanyem Sabadell situaron a Juli Fernández (ERC, los dos primeros años de mandato) y a Matíes Serracant (CpSBD, los dos siguientes) al frente del consistorio, formando un bloque que desbancara el bustismo en Sabadell.

Ahora, el paso del PSC por la oposición, después de cuatro años, les ha permitido tomar aire y distanciarse de la sombra del ‘Mercuri’. Habrá que ver si los sabadellenses ya han desvinculado a Bustos de la formación que actualmente lidera Farrés y volverán a gobernar socialistas con solvencia, o si se volverá a imponer un bloque 'antiPSC'.

ERC será el mayor rival de los socialistas

ERC es el partido con mayores opciones a disputarle la alcaldía al PSC. En las generales del 28Alos independentistas lograron sus mejores resultados históricos en Sabadell (21’65% de los votos) y quedaron segundos, solo por detrás del PSC. Para las municipales, Juli Fernàndez vuelve a postularse como alcalde y pretende volver a gobernar, como ya lo hizo entre 2015 y 2017.

Esquerra también tratará de recolectar el voto independentista, concentrado en el centro de la ciudad, por el que competirá con otras cuatro listas, entre las que destacan Junts per Sabadell, con Lourdes Ciuró al frente, y la Crida per Sabadell (Moviment Popular de SabadellCUP y Entesa per Sabadell), que repite con el actual alcalde, Matíes Serracant, como candidato. En segundo plano, también se encuentra la lista Independència i República, que encabeza Àngels Folch, y el partido independentista de extrema derecha Som Sabadell, de Jordi Garcés.

Aunque para estos comicios ERC se ve reforzada tras sus mejores resultados en unas generales en la capital vallesana, la repartición de votos con la Crida y Junts per Sabadell puede llevar a que Esquerra se aleje de los resultados del PSC.

La fragmentación de la izquierda

Se dibuja un panorama difuso para las candidaturas populares de izquierda, cuya fragmentación se eleva al máximo exponente en cinco listas. En las municipales de 2015, este voto se repartió entre tres formaciones: la Crida, Guayem Sabadell, con Marisol Martínez y Unitat pel canvi Sabadell, que quedó segunda en número de votos por detrás del PSC, con Joan Berlanga como representante.

De estos tres grupos, tan solo repite nombre y estructura la Crida per Sabadell, que también repite candidato. Los otros tres miembros de la coalición que tienen representación se mantendrán en la parte baja de la lista, sin opciones a salir elegidos. Aún así, la Crida presenta un componente independentista que la distancia de los grupos popularmente conocidos como 'comuns', más vinculados a los partidos de Pablo Iglesias y Ada Colau.

La mayor división se ha visto en el grupo Unitat pel canvi Sabadell, que ve mermadas sus posibilidades de victoria. Destaca el caso de Podem Sabadell que, el pasado 11 de abril, anunció en rueda de prensa, a través de su lideresa y alcaldable Marta Morell, su candidatura en solitario a las municipales. En las pasadas elecciones, miembros de Podem concurrieron a través de la coalición Unitat pel Canvi Sabadell, ahora Sabadell en Comú – ECG (que mantiene a Joan Berlanga como alcaldable), y no se presentaban en solitario en Catalunya desde las europeas de 2014.

"No estamos ante un problema de diferencias políticas o programáticas, estamos frente a una cuestión de aspiraciones personales", criticaba Josep López Bueno, del Grup Motor de Sabadell en Comú, al conocer la noticia. Tan solo unos meses antes, en diciembre de 2018, Podem Sabadell sufrió una escisión de la que surgió el grupo Ara Sabadell, cuyo candidato es Ramon Vidal, actual regidor de Salud por parte de Unitat pel Canvi.

Otro caso muy sonado es el de Guanyem Sabadell, que vuelve a liderar Marisol Martínez. El partido de Martínez, se ha visto obligado a cambiar de nombre a 100% Sabadell por decisión de la Junta Electoral de Zona, ya que una “lista fantasma” se registró con el mismo nombre de Guanyem, tan solo diez días antes.

Toda esta matrioshka de coaliciones y escisiones conllevará una gran división de voto entre el electorado, hecho que puede dificultar la representación de los grupos si no logran el apoyo suficiente y que muchos votos se pierdan. En este marco, el PSC se encuentra un camino mucho más llano hacia la alcaldía que en los comicios de 2015.

El caso de Guanyem

Antes de la aprobación final de las listas municipales por parte de la Junta Electoral de Zona, hasta tres candidaturas compartían la marca 'Guanyem' en sus siglas, algo que la Junta ha impedido para evitar confusiones al elector.

"No queríamos problemas ni entrar en disputas, así que hemos optado por cambiar la candidatura a 100% Sabadell", afirma Miquel Soler, número dos del partido. La lista que se ha quedado con el nombre es Guanyem Sabadell (Ganemos), una candidatura "fantasma", apuntan desde la nueva 100% Sabadell, cuya cabeza de lista es Kiruna Rosa Domingo Madueño. "La candidata de Ganemos no tiene arraigo en Sabadell, es la presidenta de las majorettes de Lleida", comenta Soler. La candidata Kiruna Rosa Domingo ha declinado hacer declaraciones a este diario.

Aunque en menor medida, la resolución de la Junta Electoral también ha afectado a la candidatura de Sabadell en Comú – En Comú Guanyem. La lista se ha decantado por la misma estrategia que el partido de Martínez y ha cambiado el nombre a Sabadell en Comú – ECG, explican desde Iniciativa per Catalunya Verds (ICV).

Desde la plataforma Desmontando Ganemos explican que Sabadell no es la primera ciudad con partidos que han tenido problemas a la hora de inscribirse con la marca Guanyem. En 2015, las coaliciones con ese nombre ya denunciaron sufrir presiones por parte de un particular, Julián de Fabián, que había registrado la marca una vez obtuvieron representación municipal. "En esta ocasión, de Fabián ha optado por una nueva estrategia, crear listas falsas con su marca Guanyem, con gente que es de la ciudad ni tienen intención real de presentarse a las elecciones", añaden desde Desmontando Ganemos.

Una derecha dividida

La derecha constitucionalista, concentrada en Ciutadans, está encabezada por Adrián Hernández, que fue número 3 en la lista de 2015. En el PP, que en Sabadell tan solo sumó 4.484 votos, repite con Esteban Gesa como alcaldable, quién actualmente es su único miembro con representación en el consistorio vallesano.

En esta pugna por representar a la derecha moderada, Ciutadans se presenta como favorito. El partido naranja ya superó al PP en las pasadas municipales, y ahora, en las elecciones generales, les sacó casi 10.000 votos de diferencia a los populares.

A diferencia de la mayoría de municipios, la extrema derecha también presenta una división. Por parte de VOX se presenta Patricia Muñozexmilitante del PP, que tendrá que competir con el partido islamófobo e independentista que lidera Jordi Garcés, Som Sabadell, una escisión de Plataforma per Catalunya (PxC).

El partido fundado por Josep Anglada, PxC, decidió disolverse en febrero; parte de su militancia se trasladó a VOX, pero en Sabadell competirá con el grupo de Abascal. Así, en los comicios de 2019 habrá dos partidos de extrema derecha separados por sus postulados nacionalistas.

Más noticias de Sabadell en la edición local de EL PERIÓDICO DE CATALUNYA