Ir a contenido

Estudio

Instalan contadores de personas en ocho ciudades catalanas para estudiar los patrones de comportamiento

La acción forma parte de un estudio de la UAB y la Fundación Comerç Ciutadà para definir estrategias comerciales concretas como hacen las grandes superficies

ACN

La Fundación Comerç Ciutadà, que aglutina entidades comerciales de Vic, Mataró, Olot, Figueres, Tarragona, Granollers, Sabadell y Terrassa, y la UAB han instalado contadores de personas en varios ejes comerciales de estos municipios. La acción se enmarca en la primera edición del Observatorio de los Centros Urbanos y Comercio que ambos entes han creado por analizar cuáles son los patrones de comportamiento de los consumidores de estas ciudades medianas y definir estrategias concretas para captar y atraer los clientes, igual que hacen las grandes superficies.

El estudio refleja que los centros urbanos de las ciudades monitorizadas han tenido un volumen global de 16,5 millones de visitantes, con una intensidad diaria de 90.564 clientes potenciales durante los 10 meses analizados. Los datos también revelan que hay varios modelos de comportamientos en estas ciudades y que aspectos como la presencia de mercados semanales al aire libre, mobiliario urbano o de zonas peatonales hacen aumentar la afluencia de consumidores.

El Observatorio de los Centros Urbanos y Comercio, que han desarrollado investigadores del departamento de Geografía de la UAB, pretende identificar como se comportan estas localidades desde el punto de vista comercial. “Permite detectar qué actividad es más atractiva y como se distribuye el flujo de la población por las calles donde hay actividad comercial”, explica Anna Vera, responsable del Observatorio.

Para hacerlo posible se ha instalado 19 contadores de peatones en varios puntos de las ocho ciudades que participan en esta investigación. “Han estado puestos tres semanas en cada municipio y la información recogida ha sido clave para asentar las bases y establecer metodologías y criterios de cara al futuro y, al mismo tiempo, para determinar cuál debe ser la rotación de estos dispositivos porque lo que se quiere monitorizar no son días especiales, sino el día a día corriente”, comenta la investigadora.

Tres categorías de calles

Para distribuir estos contadores se han creado tres categorías de calles. La primera hace referencia a los que cuentan con tráfico rodado y aceras estrechas, la segunda a los que también permiten el paso de vehículos, pero que disponen de aceras amplias y algunos elementos de mobiliario urbano, y la tercera, corresponde a ejes de peatones con elementos de estada como bancos u ornamentales como árboles o plantas. “En función de estos criterios se ha llevado a cabo la monitorización en calles que representan la zona centro de cada localidad y las calles cercanas que los ciudadanos utilizan para acceder”, comenta Vera, que indica que las calles “más agradables” para pasear o quedarse son las que más atrae a los ciudadanos.

Entre los datos más relevantes, el estudio refleja que los centros urbanos de las ciudades monitorizadas han tenido un volumen global de 16,5 millones de visitantes, con una intensidad media diaria de 90.564 clientes potenciales durante los 10 meses analizados. Diariamente los flujos muestran diferencias entre franjas horarias. Los días laborales presentan una mayor afluencia de peatones en la franja horaria de las cinco a las nueve, coincidiendo con el horario comercial de tarde. Mientras que los días festivos la mayor afluencia se concentre por la mañana, de nueve a una.

En paralelo, se han censado un total de 5.172 locales comerciales, de los cuales un 81,9% son locales abiertos y un 18,1% cerrados. En los 10 meses estudiados ha habido una rotación comercial del 3,6% que afecta principalmente a equipamientos de personas y alimentación. El informe también indica que la actividad comercial de los centros urbanos se caracteriza por su diversidad sectorial, no obstante, el sector con mayor representación es el equipamiento de personas, con un 23%.

Ciudades metropolitanas, turísticas y de interior

Otra de las principales conclusiones del estudio es que existen diferentes modelos de comportamiento entre las ocho ciudades analizadas. Por un lado, hay un conjunto que presenta un comportamiento “más metropolitano” de forma que el flujo de peatones se reduce en los días festivos y se incrementa en las jornadas laborales. Este sería el caso de municipios como Terrassa, Sabadell o Mataró.

Una segunda modalidad es la que corresponde a núcleos con un dinamismo cultural más o menos acentuado como Figueres u Olot, donde la presencia de museos u otros polos de atracción hacen que la presencia de visitantes se mantenga también en días en que los comercios se encuentran cerrados.

Por último, hay una tercera categoría, que corresponde a ciudades de interior como Vic o Granollers, que disponen “de un centro vertebrador que va más allá de la ciudad y actúa como nodo de atracción para toda la comarca”, indica la responsable del Observatorio que explica que en estos casos, además, la ciudad dispone de un mercado semanal, que también hace de reclamo para visitantes de poblaciones próximas los días en que se celebra.

Competir con los centros comerciales cerrados

Maria Costa, presidenta de la Fundación Comerç Ciutadà, asegura que gracias a este estudio las ciudades podrán disponer de datos similares a las que tienen los centros comerciales cerrados y que les permite definir estrategias comerciales concretas. “Hasta ahora nos encontrábamos que no teníamos ningún indicador fiable”, comenta Costa.  

“Ahora tenemos el flujo de gente que pasa por la calle pero debemos saber quién va a la tienda y la tasa de conversión en tickets, qué pasa y por qué, qué público debemos seducir, como podemos recuperar a los clientes adolescentes que vemos que se van y como evitar la fuga de consumidores”, afirma.

En este sentido Costa remarca la necesidad que las ciudades se diferencien las unas de las otras. “Últimamente todas son iguales, fruto de la globalización los aparadores son clones. Queremos volver a nuestras esencias y recuperar unos valores que la gente pueda identificar”, considera la presidenta de la Fundación. Así mismo apuesta por una mayor implicación con la ciudad, las fiestas y las tradiciones locales.

Más noticias de Sabadell en la edición local de EL PERIÓDICO DE CATALUNYA