Ir a contenido

ACTIVIDAD DESAUTORIZADA

Discotecas de la Zona Hermética desafían el veto municipal en Sabadell

Cinco de las 13 salas condenadas al cierre han abierto la primera noche pese a la prohibición del ayuntamiento

ALBERT SEGURA / SABADELL

Jóvenes, a las puertas de la discoteca Drinkking de la Zona Hermética, la noche de este jueves.

Jóvenes, a las puertas de la discoteca Drinkking de la Zona Hermética, la noche de este jueves. / JOSEP GARCIA

Los empresarios de la Zona Hermética de Sabadell no se quedarán de brazos cruzados ante la prohibición de apertura de discotecas que ha entrado en vigor este mes de junio. La noche de este jueves y la madrugada del viernes ha sido la primera ocasión en que se enfrentaban a la norma que restringe la actividad del ocio nocturno y prohíbe la apertura de cualquier bar o discoteca. Pero aun así, varias salas han desafiado el veto y han abierto puertas.

Con menos afluencia que en un jueves ordinario, donde los universitarios frecuentan las calles de este sector del barrio de Gràcia de Sabadell, las luces de neón de un total de cinco de las 13 salas se han encendido, a pesar de saber que se arriesgan al precinto del local.

“No generamos el mismo nivel de molestias que 10 años atrás, ahora somos muy pocas discotecas y no es el mismo volumen de gente el que nos visita”, defendía esta pasada madrugada Joan Cosp, presidente de la asociación de empresarios de locales de ocio en la Zona Hermética. Propietario de la discoteca Park Paladium, comparte con el resto de empresarios que plantear actualmente el cierre es inviable económicamente, dado que no existe una alternativa a su actividad actual. 

"No generamos las mismas molestias que 10 años atrás, ahora hay muy pocas discotecas y menos gente", alega un empresario

Los empresarios del ocio nocturno defienden que pese a haber dispuesto de cinco años de margen desde que se decidió la prohibición, el ayuntamiento no ha realizado las acciones acordadas. Inicialmente, se habló de abrir un macroedificio dedicado a las discotecas en la zona de nueva creación de Sant Pau de Riu-sec, donde se encuentra Ikea, pero el estallido del 'caso Mercurio', que provocó la dimisión del entonces alcalde, Manuel Bustos (PSC), frenó la operación.

Tampoco han avanzado los planes para reubicar los locales en otros espacios de la ciudad. Aun así, el pleno municipal se ha pronunciado sobre dónde tienen que instalarse los locales. No es una solución a corto plazo, sino de cara al futuro.

CIERRE FORZOSO

De acuerdo con la legislación aprobada, a partir del este mes de junio la Policía Municipal frecuentará la Zona Hermética para levantar acta de los locales que abran puertas y denunciar el incumplimiento ante el departamento de licencias y disciplina de actividades del ayuntamiento. El final de proceso se culminará con el precinto del local.

“Se trata de un proceso administrativo que empieza ahora, abriremos un expediente muy garantista, que puede tardar meses en ejecutarse”, explica el concejal de Espacio Público, Xavi Guerrero. La previsión del gobierno local es que el cierre de todas las discotecas sea efectivo en el invierno de este mismo año, después de haber finalizado todo el procedimiento.

Temas: Discotecas

0 Comentarios
cargando