01 jun 2020

Ir a contenido

con carácter retroactivo

Los bares y restaurantes de Rubí no tendrán que pagar la tasa de terrazas este año

Con esta medida el Ayuntamiento apoya a uno de los sectores económicos más castigados por la situación de emergencia sanitaria

El Periódico

Una camarera sirve dos tapas y una cerveza en una terraza en una imagen de archivo

Una camarera sirve dos tapas y una cerveza en una terraza en una imagen de archivo / SERGI CONESA

Las personas propietarias de bares y restaurantes de Rubí dejarán de pagar la tasa de ocupación de la vía pública con mesas y sillas. El Ayuntamiento de Rubí suspende el cobro de esta tasa para evitar el gasto a los establecimientos de restauración que han tenido que cerrar forzados por la alerta sanitaria de la Covid-19. 

Así, el equipo de gobierno municipal propone que los bares y restaurantes con terraza queden exentos del pago de esta tasa con carácter retroactivo desde el mes de marzo y hasta finales de año.

Uno de los sectores más afectados

Con esta suspensión Rubí quiere apoyar a uno de los sectores más afectados por la situación de emergencia sanitaria en la ciudad: una encuesta elaborada por la Oficina de Servicios a la Empresa (OSE) sitúa la hostelería, las actividades administrativas y servicios auxiliares y la construcción como los sectores económicos más golpeados durante el estado de alarma.

La exención de pago de esta tasa quiere compensar una parte de esta afectación y tiene en cuenta, además, que en la próxima fase de la desescalada, bares y restaurantes podrán abrir solo para atender clientes en las terrazas dejando distancia entre mesas de forma que se reducirá el aforo del espacio.

La Fase 1 prevé la apertura de terrazas manteniendo una distancia de 2 metros entre mesas y dejando un paso suficiente, también de 2 metros, para permitir la circulación de peatones. 

Los propietarios tendrán que aplicar en todo momento las medidas de higiene y prevención en la prestación del servicio como la limpieza y desinfección del espacio de la terraza, de las mesas y sillas y otros elementos, evitar el uso de cartas de menú, poner a disposición de los clientes dispensadores de gel hidroalcohólico y mantel desechable, entre otras medidas.

Dinamización económica

En el ámbito de la dinamización económica, el consistorio trabaja desde principios de abril en un primer paquete de medidas que incluyen la creación de un Fondo de ayuda para autónomos, comercios y pymes (250.000 €) que vehicule ayudas para poder hacer frente a aquellos gastos de aquellas actividades que hayan visto menguada su actividad a consecuencia del estado de alarma; un Plan de dinamización de la actividad económica (300.000 €) que se podría poner en marcha una vez finalizada el estado de alarma para incentivar la demanda interna de las empresas y comercios locales; adaptar la actual línea de subvenciones de mejora comercial a las necesidades de los comercios derivadas de la actual situación y abrir una línea de vales de compra para incentivar las compras en los comercios y servicios, entre otros.

Más noticias de Rubí en la edición local de EL PERIÓDICO DE CATALUNYA