Ir a contenido

ORDENANZAS FISCALES

Rubí aprueba las ordenanzas fiscales del 2020, de forma provisional, con una nueva rebaja del IBI

Las ordenanzas se aprobaron con los votos a favor del equipo de gobierno (PSC y ECP)

ERC y la AUP se abstuvieron, mientras que Cs y VR votaron en contra

El Periódico

Sesión plenaria del Ayuntamiento de Rubí.

Sesión plenaria del Ayuntamiento de Rubí. / AYUNTAMIENTO DE RUBÍ

El Pleno del Ayuntamiento de Rubí aprobó, de forma provisional, el pasado lunes 7 de septiembre las ordenanzas fiscales para el próximo año, gracias a la mayoría absoluta del equipo de gobierno –Partit Socialista de Catalunya (PSC) En Comú Podem (ECP)-. Estas ordenanzas contemplan una nueva reducción del 1% del impuesto sobre bienes inmuebles (IBI), que sitúa el tipo impositivo en el 0’677, frente al 0’684 de este 2019.

“Esta rebaja se suma a las realizadas en 2018 y en 2019 -de un 2% cada una- y supone, por tanto, una caída del 5% en sólo tres años y el tipo impositivo más bajo de las tres últimas décadas”, destacan desde el consistorio.

Las ordenanzas fiscales también introducen diversas bonificaciones relacionadas con la eficiencia energética, dirigidas tanto a particulares como a empresas que apuesten por instalaciones de autoconsumo eléctrico.

Abstenciones y votos en contra en la oposición

Las ordenanzas, debatidas en una sesión extraordinaria, han contado con las abstenciones de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) y de la Alternativa d'Unitat Popular (AUP) y los votos contrarios de Ciutadans-Partido de la Ciudadanía (Cs) y de Veïns per Rubí (VR).

Betlem Cañizar (AUP), cuyo grupo se ha abstenido afirmó que las ordenanzas no se corresponden a todo lo que se podría hacer “teniendo en cuenta la reciente aprobación de la declaración de emergencia ambiental”. “Hace falta mucho más para fomentar la recogida de residuos selectiva, la reducción de los residuos generados”, añadió Cañizar, quién también apuntó que no es necesario reducir el IBI “para decirle a la gente que no va a pagar impuestos”, sino que hay que pagarlos “para mantener el Ayuntamiento” y que la cuestión está en “quién debe pagar más y quién menos”.

Andrés Medrano (ECP) afirmó que su partido votaba a favor “no por disciplina de voto, sino por convicción”. En la línea que apuntó Cañizar, afirmó que “no se estaban aprovechando todos los límites legales que permite el Estado en términos de fiscalidad verde” y que a las ordenanzas les hacía falta “una perspectiva de género”. No obstante, Medrano apuntó que consideraba las medidas en fiscalidad verde como “coherentes”, respecto a la aprobación de la emergencia climática.

Toni García (VR) criticó “la falta de intención del gobierno por incluir propuestas de la oposición o iniciar un proceso negociador”. Garcia calificó la rebaja del IBI como “insuficiente” y reducirlo en, como mínimo, “un 5%”. VR votó en contra, lo mismo que Cs, cuyo líder, Roberto Marín, calificó las ordenanzas de “continuistas y poco ambiciosas” y afirmó que echaba de menos que “se expongan precios públicos como los precios de la publicidad en los medios de comunicación municipales”.

Por parte de ERC, Robert Masalias también calificó las ordenanzas de “continuistas”. Sobre la cuestión de la rebaja del IBI, Masalias recalcó que “sorprende que tengan intención de aplicarla en el 2021, cuanto otros ayuntamientos la aplicarán en 2020”.

Instalaciones de autoconsumo eléctrico

Las viviendas unifamiliares y las comunidades de vecinos con instalaciones de autoconsumo eléctrico dispondrán de una reducción de la mitad del IBI, aprovechando las posibilidades que abre la nueva normativa sobre el autoconsumo de energía eléctrica del 5 de abril.

En el caso de las empresas, aquellas que opten por la producción y aprovechamiento de energías renovables, verán reducido al 50% el impuesto de actividades económicas (IAE); una ventaja que se suma a la bonificación del 95% del impuesto sobre construcciones, instalaciones y obras (ICIO) que ya se introdujo en las ordenanzas de 2019.

Dentro del paquete de medidas de fiscalidad verde, el equipo de gobierno también ha propuesto una modificación del sistema de bonificaciones del impuesto de vehículos de tracción mecánica en función de los distintivos ambientales aprobados por la Dirección General de Tráfico (DGT). Las rebajas, en este caso, "serán del 50% al 75% según la calificación del vehículo", apuntan desde el consistorio.

Otra de las novedades que incorporan estas ordenanzas es la bonificación del 95% del ICIO en aquellas obras ejecutadas como consecuencia de una catástrofe. “Esta medida da respuesta a las demandas del vecindario afectado por las inundaciones de julio y noviembre de 2018”, comentan desde el Ayuntamiento.

Más noticias de Rubí en la edición local de EL PERIÓDICO DE CATALUNYA