04 jun 2020

Ir a contenido

LÍNEAS DE ALTA TENSIÓN

Acuerdo entre Rubí, Sant Cugat y Endesa para soterrar la línea de alta tensión

La actuación tendrá un coste de 2,2 millnes de euros, que se dividirán entre las tres partes según la decisión que tome una comisión específica

Paralelamente, el consistorio ha anunciado la puesta en marcha de los trámites para desplazar la línea de Can Fatjó, que terminarán en un año

EuropaPress/El Periódico

 Línea eléctrica que atraviesa Can Fatjó, en Rubí

 Línea eléctrica que atraviesa Can Fatjó, en Rubí / Ayuntamiento de Rubí

Los ayuntamientos de Sant Cugat del Vallès y Rubí y la compañía Endesa han acordado el soterramiento de la línea eléctrica de alta tensión que cruza la autopista AP-7/B-30 en ambos municipios, por la calle Guadalajara en el caso de Sant Cugat y por la avenida Pep Ventura en Rubí (Can Vallhonrat).

La actuación tendrá un coste de 2,2 millones de euros, que asumirán conjuntamente las tres partes, aunque será una comisión específica la que detallará la cantidad que invierte cada una. Asimismo, las dos localidades del Vallès están a la espera de tener en breve un calendario de ejecución de los trabajos, que incluirán la eliminación de la última torre eléctrica de Sant Cugat.

Paralelamente, el Ayuntamiento de Rubí ha anunciado este miércoles los avances que se han producido esta semana en el proyecto de desplazamiento de la línea de alta tensión de Can Fatjó, tras el encuentro mantenido con el delegado regional de Red Eléctrica Española en Catalunya, José Ignacio Lallana, y el responsable en la demarcación, Salvador Relat.

En este encuentro, el consitorio y la operadora han acordado iniciar en breves todos los trámites necesarios para poder llevar a cabo las obras. Así, y con "carácter inmediato", constituirán la comisión técnica encargada de redactar el proyecto ejecutivo del desplazamiento de la línea, que deberá adaptarse al nuevo reglamento de líneas eléctricas de alta tensión. 

A su vez, se procederá a solicitar las licencias oportunas para iniciar los trabajos y se trabajará en la validación del trazado, que se ha modificaro ligeramente respecto al proyecto original para hacerlo pasar únicamente por el término municipal de Rubí y, de este modo, poder agilitar todos los trámites.

Un año de plazo

Un proceso que se prevé realizar "en un plazo de un año aproximadamente", según ha manifestado la alcaldesa, Ana María Martínez. Con esta fecha en el horizonte, parece que el desplazamiento de la línea está cada vez más cerca; un proyecto que lleva aplazándose desde que se firmara el primer convenio en 2006.

Aunque ICAEN y el consistorio asumieron entonces la financiación de la actuación (80-20%), dicho pacto quedó paralizado en 2010 a raíz de la crisis económica, motivo que llevó al Ayuntamiento rubinense a anunciar el pasado mes de diciembre su intención de sufragar inicialmente el coste de las obras, en vista de hacerlas efectivas en 2022.

Con esta decisión, tomada en coordinación con Red Eléctrica Española, se daba entonces un paso mas para poner fin, después de muchos años, a una reivindicación histórica del municipio y una de las principales demandas de los vecinos de la zona. 

Más noticias de Rubí en la edición local de EL PERIÓDICO DE CATALUNYA