Ir a contenido

Elecciones municipales

Junts per Catalunya mantiene la alcaldía de Girona

El partido de Puigdemont gana con 9 concejales, seguido de Guanyem Girona y PSC con 6, y ERC con 4

El bloque independentista revalida su mayoría absoluta, mientras que el PP sale del ayuntamiento

Beatriz Pérez

Carles Puigdemont, por videoconferencia, en un acto de campaña el pasado 21 de mayo.

Carles Puigdemont, por videoconferencia, en un acto de campaña el pasado 21 de mayo. / EFE / DAVID BORRAT

Girona seguirá siendo feudo independentista. Y de la neoconvergencia, más en concreto. Marta Madrenas, de Junts per Catalunya, se ha hecho con la alcaldía del ayuntamiento con nueve concejales (uno menos que cuatro años atrás) y 13.300 votos con el 99% escrutado. Madrenas ha revalidado la victoria que en el 2015 logró Carles Puigdemont, entonces un desconocido. Puigdemont, que entonces se presentó bajo la marca CiU, dejó el consistorio en enero del 2016 para suceder a Artur Mas como 'president' de la Generalitat. Lo sustituyeron Albert Ballesta primero y Marta Madrenas después, quien desde hoy seguirá cuatro años más. La participación en estas municipales ha sido de un 65%, casi nueve puntos más que en el 2015 (56,02%).

En segundo lugar ha quedado Guanyem Girona, la candidatura conformada por la CUP, 'comuns' soberanistas, antiguos socialistas independentistas y movimientos sociales y vecinales, y liderada por Lluc Salellas, el hermano del abogado Benet Salellas. Guanyem Girona han logrado seis escaños (frente a los cuatro del 2015) y 8.100 votos, un centenar más que los socialistas. Y es que el PSC, con Sílvia Paneque al frente, se ha colocado como tercera fuerza con también seis concejales, dos más que en el 2015. En cuarto lugar ha quedado ERC, liderada por Quim Ayats, que ha obtenido cuatro escaños, los mismos que en las anteriores municipales.

En quinto lugar se queda Ciutadans (con Daniel Pamplona al frente), al revalidar los dos escaños que ya tenía en el ayuntamiento. El PP no ha logrado entrar en el ayuntamiento y ha perdido la única concejala (Concepció Veray) que tenía. Tampoco Girona en Comú ni Vox han logrado hacerse un hueco en el nuevo pleno, que esta legislatura tendrá 27 escaños, dos más que en el 2015 porque la ciudad ha alcanzado los 100.000 habitantes.

El bloque independentista (Junts per Catalunya, ERC y Guanyem Girona) ha conseguido 19 escaños frente a los 14 que exige la mayoría absoluta. El bloque constitucionalista solo ocho. La ciudad de Girona juega un papel fundamental en el cosmos independentista. "Barcelona ha abdicado de ser la capital de Catalunya, mientras que Girona se ha mantenido al lado del país y de las instituciones catalanas", dijo la semana pasada el 'president' Quim Torra. 

Los retos de Girona

Entre los retos que habrá de afrontar la alcaldesa de Girona, Marta Madrenas, están el aumento del precio del alquiler y la falta de vivienda social asequible. Se trata de un fenómeno relacionado con el aumento masivo del turismo, concentrado en el Barri Vell, lo que ha hecho proliferar los pisos de uso turístico, superando los 700 en el barrio.

Mientras los vecinos del Barri Vell piden una pacificación del centro de la ciudad, el resto de barrios reclaman más atención especialmente en cuestiones como movilidad (mejora de horarios, frecuencia y reducción de las tarifas del transporte público), infraestructuras y sobre todo en materia de seguridad, un tema que preocupa especialmente a los vecinos, por lo que reclaman la recuperación de la figura del regidor de barrio y una mayor presencia policial. ¿Les suena?