21 sep 2020

Ir a contenido

    Código de conducta para usuarios

    Decálogo para llevar las Google Glass y no parecer un cretino

    El buscador publica una guía de etiqueta para los 'exploradores' que ya utilizan las gafas interactivas

    Una usuaria con un prototipo de las Google Glass.

    Una usuaria con un prototipo de las Google Glass. / Frank Franklin II (AP)

    El gigante de internet Google ha publicado un código de conducta para los usuarios de sus gafas interactivas cuyos prototipos ya han levantado las suspicacias de algunos sobre si traspasarán los límites de la privacidad de las personas.

    Este es el decálogo para no ser un cretino con las Google Glass ('Glasshole'):

    No seas grosero o perturbador: Lo primero, respetar a los demás. Si hace falta, explicar a los demás qué estás haciendo con tus gafas interactivas. Allí donde no se permiten cámaras ni teléfonos, tampoco las gafas, claro. Si hay que apagar los móviles, las gafas también. Si alguien se inquieta mucho, Google aconseja ofrecerles una demostración del dispositivo.

    Asume que llamarás la atención: Las Google Glass son un dispositivo nuevo que llaman la atención de la gente. Hay que ser realistas, por lo que Google aconseja a los usuarios que guarden las formas ante las preguntas que la gente les pueda hacer sobre las gafas. Si crees que alguien te interrumpirá durante algo que estés haciendo con las gafas, déjatelas en el cuello o en tu bolso.

    No las lleves para hacer deportes de riesgo: Es de cajón, pero no está de más el consejo, sobre todo si se piensa hacer esquí acuático o 'puenting'.

    Con moderación: Si se usan en exceso se acaba teniendo un aire así como de alienígena, un bicho raro respecto al resto del mundo. Hay cosas que son preferibles hacer con pantallas mucho más grandes.

    Intercambia información con otros usuarios: Google creó el Programa Explorador como un lugar de encuentro de los todos los usuarios de las gafas interactivas.

    Recuerda que siempre puedes bloquearlas: Como cualquier dispositivo móvil, las Google Glass se pueden bloquear con un código de acceso con el fin de que si se pierden o son sustraídas nadie pueda hacerse con la información personal del usuario. En esos casos, se puede eliminar la información de forma remota desde la página MyGlass.

    Pide permiso: Como con cualquier teléfono inteligente.

    Habla, habla y habla: Con los comandos de voz, el usuario tiene libres sus manos para realizar todo tipo de tareas mientras ve el mundo desde otro punto de vista.

    Explora tu alrededor: Aprovecha las gafas y busca novedades en tu mundo circundante. 

    Actualmente el prototipo de las Google Glass (que cuestan 1.500 dólares) lo utilizan una selección de desarrolladores que participan en su perfeccionamiento para el lanzamiento para el gran público en general. El gigante de internet está ultimando el montaje de las lentes en gafas 'normales', las correctoras y de sol.