Excursión instagrammer

El bosque perfecto para ver el otoño está a 20 minutos en tren de Barcelona

¿Harto de ver rojo y amarillo en Instagram? No, no hablamos de los vídeos de los cayetanos en Ferraz, sino de las fotos otoñales. Pues vívelo en primera persona: a 20 minutos en Renfe de Barcelona tienes un bosque lleno de colores

Barcelona Singular: las perlas escondidas del barrio de Santa Anna

Del rey emérito a Julio Iglesias y Maradona: así son los nuevos museos de vividores de Barcelona

Estampa otoñal del Espai Rural Gallecs.

Estampa otoñal del Espai Rural Gallecs. / Instagram @cesc63

Abel Cobos

Abel Cobos

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Bajan las temperaturas, y es automático: una de cada tres ‘stories’ de tus amigos retrata un bosque otoñal precioso, con las luces del atardecer bañando las hojas amarillas y rojas. Todas ellas tomadas en los bosques de la Garrotxa, de la Cerdanya, del Pirineo, del Montseny… y tú, mientras, tirado en el sofá de casa. Problemas de no tener una segunda residencia. 

Pero tranquilos, no hace falta hipotecarse en el Pirineo o pasarse tres horas de coche (ida y vuelta) durante el fin de semana para encontrar pequeños rincones naturales con la paleta de colores del otoño. Cogiendo el tren, a unos 20 minutos de Barcelona, hay una opción más que ideal para cambiar los colores del asfalto de la ciudad por el amarillo de las hojas. Está en Mollet del Vallès, en la frontera norte de la ciudad: el Gallecs, un espacio rural protegido con senderos para pasear a pie o en bici y bañarse de otoño.

Estampa otoñal del Espai Rural Gallecs.

Detalle del bosque. / .

Hay rutas de todos los niveles. Desde circulares de poco menos de una hora, hasta paseos en bici de más de 6 h que te llevan por todos los municipios de la zona (Mollet, Palau Solità i Plegamans o Caldes de Montbuí, entre otros). Uno de los puntos fuertes es la diversidad de paisajes. En páginas de aficionados al excursionismo, como Alltrails, hay caminatas que en una hora y media te enseñan desde bosques frondosos de árboles altos con colores otoñales, hasta campos de cultivo, riachuelos con patos y ermitas. Una ruta versátil que dejará estampas envidiables en tus ‘stories’. 

Además de paisajes, naturaleza y deporte, se organizan actividades para promover el comercio y la producción local. Por ejemplo, el próximo domingo, 19 de noviembre, vuelve el Fira't de l'Espelta, una feria tradicional con paraditas donde se venderá pan, magdalenas, huevos y verduras, ya no de kilómetro 0, sino de centímetro cero: literalmente estarás comprando los productos en el campo de donde salen.

Además del mercadillo habrá una paella popular, hecha con verduras de los campos del Gallecs, y actividades variadas, como enseñar a los más pequeños a cultivar el maíz con métodos tradicionales, y para los más adultos, una cata de cervezas artesanales producidas con la cebada del Gallecs. Plan perfecto de domingo.