PRÁCTICAS FINANCIERAS

La banca abarata el crédito para captar clientes y salvar su resultado

El precio de los préstamos cae a mínimos en más de un año pero sigue más caro que en Alemania

Se lee en minutos

PABLO ALLENDESALAZAR / MAX JIMÉNEZ BOTÍAS / MADRID/ BARCELONA

Por primera vez en mucho tiempo, la banca está abaratando de forma sostenida -aunque moderada-el precio que cobra por prestar dinero. Puede parecer paradójico pero las entidades lo hacen para insuflar aire a sus maltrechas cuentas de resultado. La explicación es simple: con los tipos de interés de referencia en mínimos históricos, la única forma de mejorar los ingresos es incrementar el volumen de negocio, es decir, ganar nuevos clientes.

«Las cuentas de resultados están apretadas y necesitamos generar margen de explotación. Solo podemos hacerlo prestando, porque la reducción de costes, aunque la vamos a continuar, tiene ya poco recorrido», apuntan en uno de los grandes bancos. «Hay mayor competencia. Todos queremos prestar, sobre todo a pymes y al consumo, y eso genera una especie de guerrilla de precios», abundan en la entidad.

Según los últimos datos del Banco de España, el tipo medio -sin incluir comisiones- de las hipotecas concedidas en julio se situó en el 2,94%, el nivel más barato desde diciembre del 2012, mientras que en los préstamos al consumo fue del 8,71%, también el mínimo desde el cierre de hace dos años. En el caso de las empresas, fue del 4,56% para los créditos de hasta un millón de euros y del 2,81% para los superiores, cuando en el mismo mes del año pasado eran del 5,20% y 2,91%.

MEJORA PRECABIDA

La nueva disposición de la banca respecto al crédito responde a diversos factores. Por una parte, apuntan en otro gran banco, la contención de la morosidad da margen a las entidades para ser más agresivas en sus políticas comerciales. Joaquín Maudos, catedrático de la Universidad de Valencia e investigador del IVIE, añade que también responde a que «se está convencido de que la banca va a aprobar los test de estrés, en cuyo caso está en condiciones de prestar, y a que la política monetaria del Banco Central Europeo (BCE) tan expansiva invita a solicitar financiación barata».

Con todo, Santiago Carbó, catedrático de economía de la Bangor University e investigador de Funcas, lanza una advertencia. «Ahora las entidades tienen que buscar soluciones por la vía de aumentar el número de contratos de préstamo pero no es sencillo en el contexto de debilidad macroeconómica y de demanda actual, lo que también repercute en la solvencia prevista», apunta.

El objetivo de las entidades es ganar clientela. «Pero eso es complicado porque hay poca demanda solvente. Bajar el precio es uno de los recursos para captar esa clientela, pero hay que ser cuidado para no dañar la rentabilidad, pese a que, efectivamente, existe una presión bajista en los precios», comenta el responsable comercial de una entidad catalana.

Además, el crédito se está abaratando pero todavía sigue siendo caro en comparación con el de países como Alemania, destacan en dos bancos. En los créditos a empresas de menos de un millón de euros (los que más piden las pymes), el diferencial entre los dos países -lo que tiene que pagar de más una empresa española respecto a una germana- se situó en el 1,71% en julio.

Estrechar esa diferencia es precisamente una de los objetivos de las nuevas medidas extraordinarias impulsadas por el Banco Central Europeo (BCE), como la inyección masiva de liquidez de hace unos días. Aunque las entidades pidieron menos dinero del esperado, la iniciativa ya ha provocado movimientos. Bankia solicitó 2.700 millones de euros, el máximo que podía, y anunció una rebaja del 30% en sus créditos a empresas y autónomos, una iniciativa que podría obligar a sus competidores a moverse, según se admite en el sector.

PORVENIR 

La banca pretende proseguir con el abaratamiento para ganar clientes, pero no será rápido. «La verdadera bajada será cuando haya demanda solvente. La gente sigue sin pedir crédito porque no lo necesita o lo hace en unas condiciones en las que no podemos estar seguros de que nos lo vaya a devolver. Más volumen nos dará más capacidad de bajar precios, porque aunque ganes menos con cada operación, te compensa al tener un mayor número de ellas», explican en un banco.

Noticias relacionadas

La mejora de la financiación -tanto en precio como en volumen- tampoco será un proceso homogéneo. «Se puede ser moderadamente optimistas. Las nuevas operaciones a pymes y de consumo están creciendo. Pero la recuperación será lenta y desigual porque hay empresas y sectores que todavía tienen que desendeudarse», añaden en otra entidad.

La mayor amenaza para esta recuperación es la del deterioro de la situación económica. «Hay una expectativa de que el crédito mejore en el 2015 pero se ha despertado una cierta desconfianza por la nueva recaída de la actividad económica en Europa, que ya comienza a notarse en España y que podría volver a frenar el impulso de empleo y la producción», explica Carbó.