13 ago 2020

Ir a contenido

Javier Villalón, asesor de clientes de OMO Barcelona

'Nuestros clientes saben moverse por internet y comprar bien a buen precio'

Con una experiencia de 30 años, el fabricante de muebles, armarios y cocinas a medida OMO Barcelona ha adoptado una estrategia de venta 'on line' al servicio de sus clientes

Cocinas a medida OMO. Foto: Ester Delgado.    

Cocinas a medida OMO. Foto: Ester Delgado.    

Fabricante de muebles desde hace 30 años, armarios y cocinas a medida OMO Barcelona se ha especializado en el último lustro en muebles de cocina y armarios a medida, con una estrategia on line que le permite llegar directamente a sus clientes, con precios muy ajustados y con el trato personalizado y experto de Javier Villalón y sus dos socios.

¿Cómo define los muebles de OMO Barcelona?

En OMO fabricamos muebles de cocina y armarios a medida, en función de las necesidades y gustos de cada cliente. Son muebles de alta calidad, porque somos una fábrica pequeña, que podríamos definir también como taller, y hacemos todo de forma casi artesanal para cada cliente. Nuestro fuerte son los muebles lacados, y nuestro sistema supone un ahorro de costes importante para el comprador, porque hacemos venta directa, sin intermediarios que podrían llegar a duplicar el precio. Todos los pedidos nos llegan por internet, aunque, con el tiempo, cada vez llegan más clientes recomendados por un familiar o un amigo que en su día nos conoció por internet, y hay otros que ya han hecho algún proyecto con nosotros y vuelven.

¿Cómo consiguen la confianza del cliente a través de internet?

Ahí está el kit de la cuestión. Hacemos un esfuerzo muy grande en posicionarnos de forma orgánica en Google, que eventualmente apoyamos con campañas de anuncios, pero nuestro fuerte es el trato con el cliente y nuestra capacidad para transmitirle lo que somos. Se trata de darle confianza a alguien que posiblemente, por nuestro tamaño, nunca ha oído hablar de nuestra marca, y tenemos que conquistarlo, explicarle la idiosincrasia de nuestra empresa y trasmitirle la credibilidad que acaba traduciéndose en un trabajo y en un cliente satisfecho.

¿Cómo tomaron la decisión de trabajar directamente para el cliente?

La empresa nació en los años noventa, y hacía todo tipo de muebles a medida. Con el tiempo nos hemos ido adaptando al mercado, especialmente en la etapa de la crisis, en la que teníamos que sobrevivir en un sector en el que desaparecían negocios a diario. Estábamos bien posicionados en el mercado, trabajábamos con los mejores distribuidores de Catalunya, pero los pedidos empezaron a mermar y nos vimos comprometidos. Nos dimos cuenta de que si hacíamos de todo, no íbamos a destacar en nada, y hace unos cuatro años decidimos especializarnos en armarios y cocinas, porque son las piezas más delicadas de la casa, las que necesitan mayor nivel de ajustes y de calidad. Poco antes de dar ese paso, habíamos encargado un rediseño de nuestra web para posicionarnos en internet, y empezamos a utilizar el márketing digital.

¿Qué perfil de cliente les contrata?

Nuestro cliente tipo suele ser alguien que está adaptado a las nuevas tecnologías, que tiene facilidad para moverse por internet y que sabe comprar bien a buen precio. Tiene un nivel de exigencia medio alto y espera que su cocina, además de ser útil, sea un espacio para vivirlo con la familia. También trabajamos mucho con interioristas que buscan algo exclusivo, con empresas de reformas y con inversores que compran viviendas y las reforman para alquilarlas o venderlas. Hacemos proyectos de todo tipo, desde casas sencillas a las más modernas. Es un abanico de clientes muy grande porque, al ser un trabajo personalizado, el precio depende más del tamaño de la cocina y de los acabados que quiera el cliente, y la calidad siempre va a ser la mejor. La relación siempre es muy buena, como queda patente al finalizar cada proyecto, cuando los clientes nos permiten entrar en su casa con un equipo de fotografía para mostrar el resultado en nuestra web.

¿Tienen clientes que les visiten en fábrica?

Son pocos, pero es verdad que no podemos fiar todo a la confianza que podamos transmitir de forma verbal. Por eso precisamente estamos montando una exposición en la segunda planta de la nave. No va a ser un showroom al uso, porque crearemos varios ambientes pero será a la vez nuestra zona de trabajo. Calculo que estará acabado para el próximo verano.

¿Cómo abordan los diseños a partir de lo que piden sus clientes?

El cliente viene con una idea y nosotros le aportamos nuestro conocimiento y nuestras ideas. De momento, no utilizamos el 3D, yo voy dibujando a mano alzada en función de lo que me van planteando, y a veces le acabo dando la vuelta a lo que tenían en mente, y generalmente les acaba gustando más que la idea que traían preconcebida. Hay unos estándares mínimos que deben ser respetados, como las medidas de los muebles, para que encajen con el resto de elementos de la cocina, como la encimera y los electrodomésticos. Y algo que nos diferencia de otros fabricantes es que aprovechamos los huecos con un mueble a medida, optimizando el espacio para almacenaje sin que ello represente una merma en la estética. Ese trato directo del cliente con la persona que va a hacer el mueble también nos diferencia de un vendedor que puede tener unas nociones generales de cocinas y que mañana puede estar vendiendo coches. Nosotros sólo hacemos los muebles, porque no queremos tocar nada que no sea en lo que estamos especializados, de ahí que no nos dediquemos a vender reformas, encimeras, ni electrodomésticos con nuestras cocinas.

¿No montan el resto de la cocina?

Sólo lo que es carpintería. El resto lo hacen con su empresa de reformas o interiorista de confianza. Es una ventaja porque el cliente, si tiene inquietudes, puede gestionar directamente la construcción de su cocina. Evidentemente, tiene que tomarse alguna molestia más, pero se ahorra el dinero de los intermediarios.

¿Cuáles son los trabajos más importantes que han hecho?

Cualquiera de los que aparecen en nuestra web, que es una selección de cocinas grandes, aunque la selección se debe sobre todo a que hemos podido mostrar todo en una sola imagen sin emplear demasiados efectos. Hay muchos trabajos más discretos que no aparecen porque no hay espacio para fotografiarlos con calidad, y no nos gusta utilizar recursos como el ojo de pez, que distorsiona la perspectiva.

¿Cómo encaran su futuro?

Queremos crecer, como todo el mundo, pero no somos codiciosos. Nos conformamos con un crecimiento moderado que nos permita mantener nuestros niveles de calidad, afianzarnos en las cocinas premium en el que prácticamente no tenemos incidencias, algo que  nos facilita mucho la gestión el día a día.