Ir a contenido

ATENCIÓN ESPECIALIZADA

Qué es la adicción y cómo superarla

Joaquín Descals, director médico de Triora Barcelona, resuelve las principales dudas sobre esta "enfermedad"

El porqué del deseo de consumir drogas, cómo identificar los síntomas y cómo pedir ayuda, las claves

Víctor Fúser

Qué es la adicción y cómo superarla

¿El adicto nace o se hace? ¿Dónde está el limite entre lo socialmente aceptado y la adicción? ¿Se puede salir de la adicción?

Estas son algunas de las preguntas que se vienen a la cabeza cuando se habla de adicciones con algún amigo o familiar. En un primer momento surge el estigma social que la enfermedad de adicción lleva consigo, parece que el adicto lo es porque quiere. Superar la adicción y recuperar el sentido a la vida es posible, con ayuda profesional y un método integral.

Desde el Grupo Triora, expertos en tratamiento de adicciones con centros en Barcelona, Alicante, Málaga y Madrid, ayudan a romper este estigma y a dar respuesta a las preguntas más frecuentes sobre esta enfermedad. Porque la adicción es eso, una enfermedad crónica y recurrente del cerebro que se caracteriza por la búsqueda y el consumo compulsivo de sustancias psicoactivas. Joaquín Descals, director médico de Triora Barcelona aporta las principales claves:

-¿Por qué existe el deseo de consumir drogas?

-El sistema de gratificación que tenemos en el cerebro provoca placer en el individuo cuando este realiza ciertas actividades, como comer o mantener relaciones sexuales. Las drogas producen esa sensación de placer sin necesidad de esfuerzo, simplemente consumiéndolas. Cuanto más se recurre a ellas, el deseo asciende a patología y pasa a ser el objetivo principal de la persona a la hora de buscar la satisfacción.

Joaquín Descals

Joaquín Descals, director médico de Triora Barcelona.

-¿Cuándo se pasa de ser un bebedor o consumidor social a tener un problema de adicción? 

-Todo depende en cómo afecte el consumo en el día a día de la persona. Si le afecta de una manera personal nociva, aunque sea solo del fin de semana, por ejemplo, puede desencadenarse la adicción. No es necesario un consumo diario para tener un problema de adicción. La principal diferencia entre el consumidor social y el adicto es que el primero es totalmente libre y decide cuándo comienza a consumir y cuándo acaba. En cambio, el adicto es incapaz de controlar el consumo y una vez que comienza no sabe ponerse límite.

-¿Es adicto el que quiere? ¿Por qué no se puede parar de consumir?

-Como hemos comentado anteriormente, la adicción es una enfermedad mental multifactorial. Desarrollar la enfermedad depende de 3 factores como son el biológico, relacionado con la vulnerabilidad y predisposición genética; el psicológico, es decir, la personalidad de cada sujeto y la forma de afrontar los acontecimientos vitales estresantes; y, finalmente el factor social, vinculado al ambiente que rodea a la persona. Se considera que una persona está empezando a desarrollar la enfermedad cuando pasa del uso de la sustancia al abuso y del abuso a la dependencia.

-¿Se puede ser adicto al juego 'on line', al móvil, internet y los videojuegos?

-Sí, la adicción puede ser relativa, por un lado, al consumo de sustancias como son el alcohol, las drogas o los tranquilizantes o calmantes. Y por otro lado, están las conductas adictivas, donde están englobadas la ludopatía, el juego 'on line', los videojuegos y todo lo relacionado con las nuevas tecnologías. Aunque no se consuma ninguna sustancia, el sistema de recompensa del cerebro se activa igual, con lo que se puede desarrollar la enfermedad de adicción. El tratamiento también es muy similar tanto si es una adicción a sustancia como si es una conducta adictiva.

-¿Cuáles son los principales síntomas a tener en cuenta?

Por un lado, los cambios en el aspecto físico, como puede ser el descuido del aseo personal y la aparición de sangrados nasales, secreciones nasales, ojos irritados o pupilas dilatadas. Por el otro, los cambios en el estado de ánimo, con apariciones bruscas de episodios de irritabilidad o de depresión, junto a una tendencia a pasar más tiempo a solas y desinterés por realizar actividades.

También están las alteraciones en el normal desempeño laboral. El adicto deja de asistir con regularidad al trabajo y busca excusas para ello. Está más distraído, su rendimiento en el trabajo baja y deja citas colgadas sin ninguna excusa hasta el punto de que comienza a ser amonestado por ello. El campo de las relaciones familiares y sociales también se ve notablemente afectado por la adicción. La persona adicta tiende a un mayor grado de aislamiento, con cambios en el grupo de amigos. Empieza a tener dificultades con los hijos hasta el punto de molestarles y comienzan a darse conflictos con la pareja. De repente se vuelve más huraño, se encierra y, cuando sale, lo hace sin ningún tipo de control.

Finalmente, hay cambios en las pertenencias, hábitos de consumo y rutinas diarias. Aparece dinero sin conocer la procedencia, hay envoltorios sospechosos y restos de sustancias en la habitación, se producen fases de falta de apetito alternadas con episodios de hambre descontrolada y problemas frecuentes de salud junto a molestias físicas como dolores de cabeza, resfriados, rojez en los ojos o irritación en la garganta, entre otros.

-¿Qué se puede hacer si se empieza a sospechar que un amigo o familiar está consumiendo?

-En situaciones así no hay que dejarse llevar por el pánico, ni tampoco pasarlo por alto. Hay que encontrar un punto de equilibrio sobre el que actuar de forma serena. Intentar hablar con la persona sin culpar ni estigmatizar, desde la empatía y la comprensión. Lo más importante es acudir a un profesional que ofrezca orientación y asesoramiento para poder afrontar el caso de la manera más adecuada, ya que es muy difícil superar una adicción en solitario.

En Triora ofrecemos una primera valoración gratuita y sin compromiso con psiquiatras y psicólogos especializados donde se valora la mejor vía para tratar cada situación.

-¿Existe un modelo único para tratar la adicción?

Hay muchos tipos de tratamiento de adicciones. Nosotros trabajamos el Modelo Triora, es un métodointegral exclusivo, desarrollado hace más de 15 años en los Países Bajos. Se centra en métodos médicos reconocidos en el tratamiento de las adicciones, como la terapia cognitivo-conductual y el tratamiento psiquiátrico. Su enfoque engloba la rehabilitación del cuerpo, la mente y la recuperación de los valores perdidos durante la adicción.

-¿Los familiares también necesitan ayuda profesional?

-Es recomendable, puesto que la familia, parejas y allegados adquieren una formación esencial para apoyar al paciente durante el proceso de rehabilitación y ayudarlo a mantenerse abstemio una vez complete el tratamiento. El asesoramiento familiar y relacional se incluye dentro del programa de Triora, tanto para pacientes ingresados en la clínica como para aquellos que reciben tratamiento ambulatorio.

-¿Qué tipos de tratamiento hay y cuál es su duración?

-Los tratamientos en Triora son personalizados, y están diseñados en función de las necesidades de cada paciente. Se pueden llevar a cabo dos tipos de tratamiento: de ingreso en clínica o ambulatorio.

Cuando una persona llega a uno de nuestros centros se les realiza un diagnóstico médico gratuito y se evalúa el estado del paciente. Si el consumo no es muy severo, se puede llevar a cabo un tratamiento ambulatorio, como hacemos en nuestro centro de Triora Barcelona. Si el médico lo considerara necesario, se plantea un tratamiento de ingreso en clínica. La duración del tratamiento en clínica es de 6 a 12 semanas de internamiento, con un seguimiento ambulatorio posterior.

En Triora tenemos clínicas de ingreso en Alicante y Málaga, pudiendo continuar el tratamiento posterior en los centros ambulatorios de Barcelona o Madrid.

Temas: Adicciones