Ir a contenido

PRIMERO DE MAYO

Los sindicatos toman la calle en defensa del alza de los salarios

Los líderes de CCOO y UGT avisan al Gobierno de que "o hay reparto de la riqueza o habrá conflicto"

Eduardo López Alonso

Los secretrarios Generales de UGT y CC OO Pepe Álvarez y Unai Sordo junto al Secretario General del PSOE Pedro Sánchez. / DAVID CASTRO

Los secretrarios Generales de UGT y CC OO Pepe Álvarez y Unai Sordo junto al Secretario General del PSOE Pedro Sánchez.
Cabecera de la Manifestación del 1 de Mayo, en Madrid.
Manifestación del 1 de Mayo día del Trabajador.
Manifestación del 1 de Mayo día del Trabajador.
Manifestación del 1 de Mayo día del Trabajador.

/

Miles de personas salieron este martes a la calle en la tradicional jornada reivindicativa del Primero de Mayo, Día Internacional del Trabajo, para reclamar unas subidas salariales que la salida de la crisis está hurtando a la mayoría de trabajadores, según los sindicatos convocantes. En las manifestaciones de este año se incluyeron por primera vez dos elementos nuevos; el protagonismo de los pensionistas como motor del cambio social y las protestas por la sentencia del 'caso La Manada', el morado fue uno de los colores presentes entre los manifestantes. Los convocantes, CCOO y UGT, calcularon que en las 80 manifestaciones convocadas en toda España habían participado unas 500.000 personas. 

Decenas de miles de personas (unas 50.000, según los organizadores, y 12.000 según la Delegación del Gobierno) se manifestaron en Madrid, en la marcha más multitudinaria de España. El ambiente reivindicativo y feminista, marcado por las últimas movilizaciones de las mujeres contra la brecha salarial y la sentencia del ‘caso de La Manada’ se dejaron notar. Bajo el lema 'Tiempo de ganar. Igualdad. Mejor empleo. Mayores salarios. Pensiones dignas', los sindicatos tomaron la Puerta del Sol tratando de lanzar un mensaje de fuerza ante lo que consideran un intento de desprestigiar el movimiento sindical. En la marcha estuvieron presentes algunos líderes políticos como el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez; el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, y su compañero Íñigo Errejón, y el coordinador confederal de IU, Alberto Garzón.

Los líderes sindicales quisieron trasladar la idea de que, después de la recuperación económica, "o hay reparto de la riqueza o habrá conflicto" y dejaron clara su voluntad de "impulsar" ese proceso de protesta. De hecho, el sindicato CIG anunció la convocatoria de una huelga general en Galicia para el 19 de junio contra las políticas "antisociales, antigallegas y antiobreras" del PP.  "Este país crece y genera riqueza, pero cada vez menos gente acapara más dinero", advirtió el secretario general de UGT, Pepe Alvarez.

Pepe Álvarez: Un primero de Mayo, feminista, juvenil y pensionista

Durante la manifestación, que partió de la plaza de Neptuno en dirección a la Puerta del Sol, se pudieron ver lemas como "No es no", "Empleo de calidad" y "Menos chorizos, más huevos". Entre los manifestantes predominaban las personas mayores, con muy poca presencia de gente joven. En la manifestación de Barcelona, mismo tono y parecidos mensajes, con colectivos concretos que aprovecharon la jornada para lanzar sus reclamaciones. Fue el caso de los defensores del área de la ciencia ('Sin ciencia no hay futuro'); los vilipendiados trabajadores de la dependencia ('Contra la precariedad', 'Por una tercera edad digna'); o incluso representantes de alguna empresa en conflicto (por el convenio de Abertis). 

Indignación femenina

Las mujeres aprovecharon el Primero de Mayo para dejar clara su indignación por la reciente sentencia de 'La Manada' a gritos de "No es no" y "No es abuso, es violación". En Madrid, la plaza de Neptuno estaba plagada de banderas moradas como símbolo de la lucha emprendida en toda España por la igualdad de las mujeres. Tanto Álvarez como el líder de CCOO, Unai Sordo, acudieron a la manifestación ataviados con pañuelos morados en solidaridad con las féminas y no perdieron ocasión de nombrarlas en sus discursos. "El 8 de marzo y la historia que han escrito hace unos días las mujeres de manera inmediata después de conocer la infame sentencia de 'La Manada' asegura que las mujeres no están dispuestas a continuar viviendo en una sociedad patriarcal que les niega sus derechos", subrayó Álvarez antes de afirmar que este 1 de mayo es "morado, lila, violeta" y que sirve para decir "basta": "Ni un acoso más ni en la empresa ni en la calle, ni un asesinato más".

Al término de la manifestación, Álvarez y Sordo expresaron su satisfacción por los datos de asistentes en toda España, que cifraron en "medio millón". Apoyados en ese "seguimiento masivo", pasaron factura a los medios de comunicación que habían vaticinado un drástico descenso de participantes por las supuestas veleidades políticas de las centrales. "Tenían ya preparado un titular en el sentido de que habíamos pinchado, porque se trababa una vez más de debilitar al movimiento sindical, no porque caigamos mejor o peor, sino porque somos la expresión del mundo del trabajo organizado", advirtió Sordo antes de que su compañero Álvarez rematara la faena: "Espero que mañana alguien tenga la decencia de hacer un editorial con la verdad, que es que los trabajadores han salido a la calle para gritar basta".

Recuperación salarial

Durante la lectura del manifiesto, ambos líderes proclamaron que hay que "disputar" los salarios en la negociación colectiva con una propuesta sindical "potente y ofensiva". "No puede ser que la patronal, instalada en el ventajismo de la reforma laboral del PP, bloquee la negociación colectiva", dijo Sordo, quien teme un gran recorte en las prestaciones de los jubilados. "Necesitamos presión en la calle, porque la reforma de las pensiones ahora está en el congelador, pero el día de mañana puede estar en el microondas y pasarse a empobrecer a los pensionistas del futuro", afirmó Sordo.

Álvarez recogió el testigo y demandó una negociación con el Gobierno que permita la viabilidad del Seguro porque "no hay ninguna razón para que la Seguridad Social no sea viable". "Tenemos un problema de ingresos, no de gastos, y sobre ellos se ha de actuar", dijo. La nota de color la puso el coro del Teatro de La Zarzuela, que cantó en la tribuna varias piezas folclóricas para protestar contra su fusión con el Teatro Real y denunciar lo que consideran "un proceso de privatización encubierta".

Izquierda solidaria 

En el capítulo político, el líder del PSOE, Pedro Sánchez, reivindicó una reforma del Estatuto de los Trabajadores que identifique el trabajo con oportunidades, derechos y sueldos "dignos", mientras que Alberto Garzón (IU) hizo hincapié en que las recientes manifestaciones por las pensiones públicas han demostrado que "movilizarse sirve". Una vez más, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, recurrió a Twitter para lanzar un mensaje en el que reafirma el "compromiso" de su Ejecutivo "con el empleo estable y de calidad".

0 Comentarios
cargando