¿Sabes ya qué vas a hacer en Nochevieja? ¿No? Pues, como te descuides, acabarás comiéndote las uvas frente a la tele. Porque, de un tiempo a esta parte, la gente cada vez empieza antes a preparar sus fiestas, y luego es imposible reservar en ningún sitio. Así que más vale que vayas pensando cómo vas a despedir el año.

Si no se te ocurre nada, podemos echarte un cable. Podemos buscar por ti unos cuantos planes de Nochevieja: algo distinto, nuevo, exclusivo, que sorprenda a tu pareja, a tus amigos o a tu familia. A continuación, cinco maneras únicas de pasar la última noche del año. Esperamos que te ayuden a tener una feliz entrada y salida.

 

Cena de vértigo en la Torre Eiffel, París

Una de las mejores formas de despedir el año es cenando por todo lo alto en Le Jules Verne, tal vez el mejor restaurante de la Torre Eiffel. Situado a 125 metros de altura, el local ofrece unas increíbles vistas de París, y ha sido redecorado recientemente por el arquitecto Aline Asmar d’Amman, con un estilo tan rico y elegante como los platos del chef Frédéric Anton. Y para brindar, un poco más arriba, a 276 metros, tienes el Bar à champagne, con las mejores copas de Francia.

 

Fiestón en el Belmond Copacabana Palace, Río de Janeiro

En Río, la Nochevieja se celebra con más luz y más calor. No en vano, en Brasil en diciembre es pleno verano. Así que es buena idea volar hasta allí y alojarse en el Belmond Copacabana Palace, un histórico hotel art decó en primera línea de playa, residencia eventual de ricos y famosos. ¿El plan? Reservar suite en la última planta, con terraza, piscina y bar, cenar en su restaurante de una estrella Michelin, y, vestidos de blanco, participar en la fiesta playera aderezada con fuegos artificiales.  

 

Exclusivo menú degustación en el Gran Hotel Inglés, Madrid

Inaugurado en 1886, el Gran Hotel Inglés está muy cerca de una de las mecas de la Nochevieja española: la Puerta del Sol. Hoy, redecorado por David Rockwell, este hotel es uno de los espacios más atractivos de la capital, y su propuesta gastronómica para Fin de Año resulta irresistible: creada por el chef Fernando P. Arellano del restaurante 2** Michelin Zaranda de Mallorca, ofrece diez recetas, tan deliciosas como el bombón de buey o la ostra majórica con caviar, raifort y perlas. 

 

Silencio y paz en una cabaña de lujo del Alila Villas Uluwatu, Bali

Si prefieres huir de la mundanal fiesta y refugiarte en un lugar apartado pero, eso sí, lujoso, apuesta por este increíble resort de Bali, diseñado por la premiada firma de arquitectos singapurense WOHA. Su línea estética mezcla lo tribal y lo contemporáneo y se funde con el océano y la naturaleza tropical. Tranquilo, que no te aburrirás: hay spa, piscinas y, para la cena de Nochevieja, el restaurante Quila, experiencia culinaria mutante orquestada por el genial chef Marc Lorés Panadés.

 

Palco con vistas a Times Square en el hotel The Knickerbocker, Nueva York

Hay que pasar la Nochevieja en Nueva York al menos una vez en la vida. Y el mejor lugar es el hotel The Knickerbocker, a solo 50 metros de la bola de cristal de Times Square. Construido en 1906 y reformado en a 2015, el hotel tiene una terraza a diecisiete pisos de altura desde donde se dominan las mejores vistas de Times Square, con opciones que van desde los 1.000 a los 110.000 euros: desde un simple cóctel… a cena en caseta reservada, con bar privado, champán y hasta mayordomo.