Cada día se impone más la costumbre de recurrir a productos naturales tanto para la alimentación como para cuidar nuestro organismo, reforzar las defensas y prevenir enfermedades y posibles carencias a medio plazo. En los herbolarios podemos encontrar elementos tan fundamentales y tradicionales como la levadura de cerveza o el germen de trigo y otros cuya demanda se ha incrementado en los últimos tiempos.

Pero no solo se trata de una moda, sino que son productos, como las bayas de goji, el triptófano o las semillas de chía, cuyas múltiples virtudes son más conocidas y, por tanto, aumenta su consumo. Luego, el boca a boca los difunde hasta convertirse en populares. Estos que detallamos a continuación están entre los más útiles y demandados.

 

1 Levadura de cerveza

Se trata de un suplemente muy nutritivo rico en fibra, proteínas, hierro y vitaminas, especialmente las del grupo B, que no se almacena de forma natural en el organismo. Tiene abundancia de fósforo, es regulador del sistema endocrino, desintoxicante, reconstituyente y muy indicado en casos de anemia. Además de proteger el hígado, restablece y conserva la flora intestinal y la vaginal. Reduce el nivel del llamado colesterol malo (LDL) y de los triglicéridos. Dado que aporta biotina, contribuye a la cicatrización y regeneración de tejidos. También fortalece pelo, piel y uñas, el sistema inmunológico y mejora el estado de ánimo.

 

2 Lecitina de soja

Procede del aceite de semilla de soja, que es muy rico en ácidos grasos esenciales. Ayuda a proteger de la acumulación de grasa en órganos y arterias, facilita la digestión y la asimilación de algunas vitaminas del grupo B y de la vitamina A. Reduce los niveles de colesterol y los triglicéridos, La presencia de vitamina E actúa como antioxidante, por lo que ayuda a prevenir el cáncer y los trastornos hepáticos. Mejora la concentración, la memoria y el rendimiento intelectual. Incrementa la densidad de la masa ósea, por lo que previene la osteoporosis y está muy recomendada para las mujeres porque disminuye los sofocos y la sequedad vaginal. Se puede consumir fácilmente con solo incorporar la soja a la dieta habitual, ya que es una legumbre muy rica y sencilla de cocinar. También se puede tomar en ensaladas, en salsas y postres o simplemente como leche. En todo caso, hay suplementos en todos los herbolarios.

DR

 

3 Germen de trigo

Es una fuente de proteínas e hidratos de carbono que forma la parte más nutritiva del grano de trigo y, por tanto, rico en minerales (zinc, potasio y magnesio principalmente), proteínas y vitaminas A, B y E. Mantiene bajo control el colesterol, rediciendo el LDL y aumentando el bueno o HDL, gracias a su alto contenido en fosfolípidos. También se recomienda para el agotamiento intelectual, el estrés y los estados de ansiedad o nerviosismo, los trastornos intestinales y digestivos, el estreñimiento y el desarrollo muscular. Se presenta en polvos, pastillas o perlas de aceite y se puede consumir con cereales en el desayuno, en ensaladas, zumos, yogur, leche… 

 

4 Avena

Muy completa nutricionalmente, la avena es pura energía sana lo que la convierte en uno de los productos más demandados en los herbolarios. Es el cereal con mayor contenido en proteínas, casi un 14%,  y el que tiene más grasa vegetal. De los 8 aminoácidos esenciales, la avena contiene seis. Además, es rica en fósforo, un producto muy indicado para la actividad cerebral, magnesio, hierro y manganeso, entre otros minerales. Su aportación de vitamina B1 equilibra el sistema nervioso y sus hidratos de carbono de absorción lenta proporcionan energía durante horas. Limpia la sangre, combate el colesterol y es muy útil contra el estreñimiento. Influye muy positivamente sobre problemas nerviosos, digestivos y reumáticos. Este noble cereal puede consumir crudo o cocido; solo, con caldos, frutas, yogur o leche.

 

5 Jalea real y propóleo

Sus efectos sobre el organismo son muy parecidos, aunque la jalea real es mucho más conocida que el propóleo. En tiempos invernales, cuando la gripe amenaza con asaltarnos, ambos productos están muy indicados para fortalecer nuestras defensas y ayudar a combatir los efectos del frío, como estados febriles, resfriados, enfriamientos, gripes… La jalea real incrementa la resistencia física y mental, aumenta el rendimiento sexual y tiene propiedades bactericidas y antisépticas, lo que la convierte en un buen antibiótico natural, En cuanto al propóleo se le considera un verdadero y potente antibiótico natural, con propiedades fungicidas, anitiinflamatorias, cicatrizantes, analgésicas, antialérgicas y anestésicas. Es vaso dilatador e hipotensor, ayuda a mantener la salud de la boca, la regeneración del esmalte e impide la formación de la placa bacteriana y de caries y favorece la curación de las yagas bucales. También es un buen protector del hígado, regula el apetito y regenera las úlceras.

DR

 

6 Alcachofa

Gracias a su alto contenido en cinarina y luteolina, flavonoide presente en numerosas plantas, la alcachofa es un excelente protector hepático y biliar que se emplea en casos de sobrecarga o inflamación hepática, hepatitis, hígado graso, cirrosis, vómitos y resaca. Es una gran fuente de calcio y fósforo y además contiene otros minerales como hierro, potasio, zinc y magnesio. Contiene vitaminas A y C, que tienen un efecto antirradical, antioxidante y antinflamatorio, y B3, B5 y B6 y destaca su acción depurativa y su contribución a eliminar del organismo sustancias de deshecho, grasas y colesterol. El rábano, menos nutritivo que otras raíces como la remolacha o la zanahoria, tiene sin embargo numerosas propiedades que le asemejan con la alcachofa. Ambos son muy demandados en herboristerías.

 

7 Semillas de chia, bayas de goji y triptófano

Este grupo de elementos lleva ya un tiempo marcando tendencia. Las semillas de chia son una magnífica fuete de fibra, tiene un gran poder antioxidante. Su concentración de calcio quintuplica a la de la leche, un marcado carácter proteínico y un buen volumen de ácidos grasos omega 3. De hecho, dado su alto valor nutritivo está incluido dentro del grupo de los denominados `superalimentos´, los cuales han sufrido un boom mediático, que son enormemente nutritivos y muy beneficiosos para la salud. Muchos de ellos provienen de árboles como la Moringa, frutos como la Garcinia Cambogia, algas como la chlorella, cereales y semillas como la quinoa o la espelta u hongos como el reishi. Lo mismo ocurre con las bayas de goji, procedentes de la región del Himalaya y muy utilizadas en China y el Tíbet desde hace más de seis mil años. Ayudan al hígado en su funcionamiento, mejoran y cuidan de la vista y, por si todo esto fuera poco, prolongan la vida. En cuanto al triptófano, un aminoácido esencial, se le considera como el tranquilizante natural ya que favorece el sueño, hace que el cerebro segregue más serotonina y tiene un efecto antidepresivo, relajante y ansiolítico.

 

8 Combinados de plantas

Son un fijo en las estanterías de cualquier herbolario que se precie de tener variedad y calidad. Hay para todos los gustos y para todas las necesidades. Las más demandadas son el anís, la cola de caballo, el tomillo, el hinojo, el cardo mariano, la menta y el regaliza. Ahora que es invierno y por tanto una época propicia para toses y resfriados, destaca la venta de tomillo, que además mejora las molestias reumáticas. El cardo mariano se demanda más en primavera dado su carácter antialergénico y por ser un buen protector del hígado, que sufre más en ésta estación y al cual protege, regenera y desintoxica. Además de ser antiinflamatorio, astringente, hemostático y diurético, tiene un increíble poder antioxidante diez veces mayor a la vitamina E.

DR

 

9 Cola de caballo

Mención especial para esta planta originaria de América y presente en la mayoría de los productos que se encuentran en los herbolarios para combatir la retención de líquidos.  Sus cualidades diuréticas le convierten en un aliado perfecto para el adelgazamiento y eliminar toxinas. Es el mejor drenan natural que existe, pues combate la retención de líquidos, las molestias renales y ayuda en el tratamiento de las infecciones de orina. Sirve también para los problemas de hemorroides y hongos, calma las erupciones en la piel y la abrillanta, mejora la salud ósea, administra el flujo sanguíneo y fortalece el cabello y las uñas. También son muy beneficiosos para evitar la retención de líquidos y ayudar en las dietas para adelgazar el té verde, el diente de león, la piña, el castaño de indias, el abedul o el limón.

 

10 Colágeno con magnesio

Probablemente sea de los productos más de moda en el sector y con mayores ventas en herboristerías. El colágeno es una proteína presente de forma mayoritaria en nuestro cuerpo y componente indispensable de todos los tejidos que intervienen en las articulaciones, como tendones, ligamentos y cartílagos, huesos y piel. Igualmente está presente en las paredes de los vasos sanguíneos, las encías, la córnea ocular, el cuero cabelludo y el tejido que envuelve y protege músculos y órganos vitales. Es el encargado de que todos estos tejidos sean resistentes y flexibles. Por su parte, el magnesio es un mineral indispensable para que nuestro organismo sintetice las proteínas y además se encarga de que en la actividad muscular la contracción y la relajación se ejecuten de forma natural. La combinación de estos dos elementos ayuda a disminuir la fatiga y el cansancio, mantiene en buen estado huesos y dientes, colabora en el normal funcionamiento del sistema nervioso y de la musculatura y favorece el equilibrio electrolítico, el metabolismo energético y la perfecta extracción de las proteínas.