Esa coletilla que abre el titular, que a tantos y tantos libros, telefilmes y docudramas ha precedido, es sinónimo inequívoco de entretenimiento. Porque, sin duda, el mejor aderezo de la ficción es la realidad y, juntas y revueltas, forman la “no ficción”, un género que, gracias a la susodicha coletilla, se asegura de que todo lo que se cuenta impactará más al espectador porque “sucedió de verdad”.

Normalmente, tras la etiqueta “no ficción” suele haber una buena historia, real como la vida y fría como la muerte: mayormente actos criminales o truculentos que calan hondo en la psique del televidente. Netflix ha elevado  la categoría de arte la “no ficción”, reinventando el documental de toda la vida, y fragmentándolo en forma de serie. Estas son algunas de las que más nos han enganchado.

1  El proyecto Williamson

La realidad: En 1987, un jugador de béisbol frustrado y alcohólico, es declarado culpable de la violación y el asesinato de una joven y condenado a pena de muerte. 

La no ficción: Adaptación del único libro de no ficción de John Grishnam, este documental disecciona dos complejos casos de asesinato ocurridos en Oklahoma.

 

2  Wild Wild Country

La realidad: Osho fue el líder de una secta que, en los años 70, montó una ciudad utópica en el desierto de Oregón, foco de un sinfín de escándalos y polémicas. 

La no ficción: Chapman Way y Maclain Way consiguen un certero retrato del gurú indio en esta ya clásica serie, premiada en Sundance y parodiada ad nauseam

 

3  Shot in the Dark

La realidad: Espiando los escáneres policiales, tres periodistas se mueven en la noche de Los Ángeles, a la busca de crímenes para grabar y vender a los medios.

La no ficción: Jeff Daniels dirige esta oscura serie, que destapa el carácter depredador que ha tomado el periodismo de sucesos tras la crisis del gremio.

4  Making a Murderer

La realidad: En 1985, Steven Avery es condenado por agresión sexual e intento de asesinato de una mujer. 18 años después, sale libre gracias a unas pruebas de ADN.

La no ficción: Pionera en su género, esta serie documental de 2015 conmocionó e indignó al mundo entero. Consta de dos temporadas, de 20 episodios cada una.

 

 

5  Un golpe maestro

La realidad: En 2003, en un pueblo de Pennsylvania, un repartidor de pizzas atraca un banco con una bomba en el pecho, y acaba muriendo por la detonación. 

La no ficción: Los directores, Barbara Schroeder y Trey Borzillieri, hacen un gran trabajo, logrando uno de los mejores documentales basados en crímenes reales.

 

6 The Keepers

La realidad: Cathy Cesnik, una monja y maestra de Baltimore, fue asesinada en 1969. Medio siglo después, todavía no se ha condenado a los culpables. 

La no ficción: Escarbando en la realidad, este documental destapa el meollo del crimen: una trama de abusos sexuales en el seno de una escuela de secundaria.

 

7 Conversaciones con asesinos: Las cintas de Ted Bundy

La realidad: El popular asesino en serie Ted Bundy, confesó haber cometido 30 homicidios entre 1974 y 1978, y fue ejecutado en la silla eléctrica en 1989.

La no ficción: La serie explora cómo el atractivo y seductor Ted logró engañar a todo el mundo… y también cómo se ha convertido en un icono de la cultura pop.

 

8 Hot Girls Wanted: Turned On

La realidad: Más del 30% de las páginas web que existen en internet, son de contenido erótico o pornográfico. Y el porcentaje crece día tras día.

La no ficción: Una serie documental de seis capítulos centrada en revelar las implicaciones sociales, personales y económicas de la pornografía a día de hoy.

 

9 Prueba A

La realidad: El sistema judicial no es perfecto y sus errores –intencionados, negligentes o inocentes– provocan infinidad de sentencias judiciales injustas.

La no ficción: Polémica serie de cuatro episodios que muestra cómo personas inocentes son condenadas debido a técnicas y herramientas forenses dudosas. 

 

 

10  El caso Alcàsser

La realidad: En 1992, los cadáveres de tres chicas adolescentes de Alcàsser, Valencia, fueron encontrados con brutales y extraños signos de violencia.

La no ficción: Elías Leon Siminiani aporta nuevas entrevistas y versión actualizada de las pruebas, en una serie de cinco capítulos cuyo rodaje duró un año y medio.