Cada generación tuvo su reproductor portátil de música favorito, y probablemente no haya existido uno más icónico, al menos para la X, que el Walkman. Lanzado originalmente por Sony en 1979, el modelo vendió millones de copias. Lo tenía todo a su favor: su tamaño era compacto, gozaba de una más que aceptable calidad de sonido, su precio nunca fue demasiado prohibitivo, supo adaptarse a los cambios tecnológicos introduciendo nuevas y excitantes novedades, y lo mejor de todo, podías llevarte tu música a cualquier parte. Fue el inicio de un cambio de paradigma en el consumo musical, uno que desplazó la atención del oyente del salón de su casa o la pista de baile de una discoteca a cualquier rincón pensable. Y, por supuesto, cuando se anunció que en 2010 dejaría de fabricarse, se nos fue un pedacito de todos nosotros.

Claro que en el actual contexto de sacar provecho a la nostalgia con cualquier producto y excusa imaginable, y también en unos tiempos en los que las ventas del formato cassette están repuntando discretamente, la noticia del retorno del Walkman tiene todo el sentido del mundo. Aunque sea en tirada limitada y para celebrar su 40 aniversario. Así lo ha anunciado Sony en la reciente feria IFA Trade Show 2019, donde la compañía nipona ha presentado el nuevo modelo NW-A100TPS, que llegará a las tiendas el noviembre.

Algunos se preguntarán qué sentido tiene gastarse los 400 euros que costará el nuevo Walkman si, además, apenas cuenta con 16 gigas de capacidad y no permite conectarse a una red inalámbrica para disfrutar del inacabable océano de música que ofrecen las plataformas en streaming. Pero los más audiófilos tendrán una respuesta para ello. Sony siempre ha cuidado la calidad de sonido y este NW-A100TPS no es una excepción. Quienes lo han probado han aplaudido su riqueza de detalles, permitiendo disfrutar de todos los matices: voces, tonalidades, bajos… No es que no le tenga nada que envidiar al mejor de los smartphones, es que hay pocos reproductores portátiles que suenen tan bien como este. 

Otro valor añadido es su look retro. El nuevo modelo es, precisamente, un homenaje al primer reproductor de cassette, el TP2-L2 que cumplió cuarenta años el pasado mes de julio. Así que sí, podrás perderte en el mágico mecanismo interno del aparato, hacer esa regresión nostálgica a la infancia y la adolescencia que estos tiempos oscuros reclaman.