El verano es la época cervecera por excelencia. Y, en los últimos tiempos, las cervezas artesanales han irrumpido con fuerza en el mercado nacional, y se despachan como un producto premium y exclusivo que juega en otra liga que la cerveza industrial, compitiendo con los whiskys de reserva o los tintos con solera.

La última edición de los World Beer Awards así lo demuestra: nada menos que 20 cervezas españolas se llevaron un premio. De ellas, la mitad eran artesanales. El jurado, formado por más de 70 expertos en cerveza de todo el mundo, consideró que la cerveza artesanal ibérica es un valor en alza. Veamos cuáles fueron las elegidas, y tengámoslo muy en cuenta a la hora de pedir nuestro trago en el bar.

 

1 John Lee Blues, de Birra & Blues (Valencia)

Pese a su muy americano nombre y a su anglófilo subtítulo (“British Strong Ale”) esta cerveza es más valenciana que la paella. No en vano, es una creación de la casa Birra & Blues, fabricada con ingredientes cien por cien artesanales e inspiración blusera. Ésta, en concreto, está dedicada al legendario bluesman John Lee Hooker, tiene sabor maltoso y acaramelado y recibió el premio Strong English Brown Ale.

 

2 IPA, de Olañeta (País Vasco)

Medalla de plata en la categoría American Style IPA, esta riquísima rubia se beneficia de su fusión de lúpulos Cascade y Columbus con agua del río Añarbe. El sabor de los lúpulos, por cierto, se potencia sustituyendo la malta Pale por la Pilsen. Aroma cítrico y ligero amargor para una cerveza que ha sido destacada por la prestigiosa revista Bon Viveur como una de las diez mejores IPAs del mundo.

 

3 Red Ale, de Kadabra (León)

De color cobre intenso, fruto del tostado de la cebada y la malta, esta cerveza de estilo irlandés posee un fuerte sabor, un aroma afrutado y un ligero toque a mantequilla. Aunque de entrada resulta dulce, el regusto final es tostado, amargo y seco, como corresponde a su lúpulo. Sobre el papel suena un poco contradictorio, pero en la práctica funciona. Y por eso ha sido premiada en la categoría Altbier.

 

4 IPA, de Península (Madrid)

El lúpulo lleva la voz cantante en esta excepcional cerveza, en la que se funden las variedades Cascade, Centennia, Citra, Ekuanot y Simcoe. El resultado es una explosión de sabores cítricos altamente adictiva para el paladar. No es raro que haya recibido el máximo galardón World Beer en la categoría de American Style IPA. Y tampoco es raro es que este mes hayan agotado todas sus existencias.

 

5 Imperial Stout, de Mica (Burgos)

Fermentada en botella, enriquecida con mosto para provocar una segunda fermentación y envejecida en barricas de roble, la cerveza Imperial Stout de Mica es 100% natural y 100% castellana. Su color negro, sus toques torrefactos a chocolate y caramelo, junto a su poderoso y expansivo sabor, la convierten en un trago realmente intenso. Premiada con fundamento en la categoría Imperial Stout.

 

6 Lager, de La Virgen (Madrid)

“La caña perfecta”: así describen en la cervecera madrileña La Virgen a esta rubia elaborada de forma tradicional, y fermentada y madurada a bajas temperaturas a lo largo de 40 días y 40 noches. Con semejante técnica, y destilando cuatro tipos de malta y tres variedades de lúpulo, logran ese frágil y delicado sabor, esa espuma blanca, ese color de oro y ese sutil amargor. Premio en la categoría Helles.

 

7 Doble IPA, de Birra & Blues (Valencia)

Es esta una cerveza muy lupulada y amarga, de aspecto rubio dorado, con reminiscencias frutales a cítricos como el pomelo y la mandarina. Una Doble IPA que tiene la particularidad de haber sido fabricada utilizando únicamente lúpulos procedentes de España, en concreto del Órbigo Valley, en la provincia de León. Se ha llevado el máximo premio en la categoría Imperial/Doble IPA. Se lo merece. 

 

8 Golden Strong Ale, de Olañeta (País Vasco)

Pese a sus ocho grados de alcohol, es una cerveza muy fácil de beber, cosa que la convierte en un trago tan agradable como traicionero y peligroso. Está fabricada con malta Pilsen, cilantro, azúcar cande, y lúpulos Stryrian Golding y Columbus, así que resulta efervescente en boca, con un cuerpo un poco amargo, carbonatación alta y buena persistencia retro nasal. Se llevó el gran premio en la categoría Belgian Strong.

 

9 Golden Ale, de Kadabra (León)

Cerveza “de transición” entre las muy suaves y las fuertes, esta Golden Ale es rubia como el maíz y de estilo tradicional inglés. Elaborada con distintos tipos de malta de cebada, tiene un profundo sabor a este cereal, cosa que no obstaculiza su frescor, su equilibrado amargor y su final medio-seco. Ha sido galardonada en la categoría Golden Ale y, además, recibió un premio especial a la mejor etiqueta.

 

10 Izar Gorri, de Morlaco (Pamplona)

Su nombre euskaldúny el toro de la ilustración de la etiqueta, no dejan lugar a dudas: es una cerveza tan pamplonica como los sanfermines, y ha sido premiada en la categoría Smoke. Por algo es una sabrosa lager, fabricada por la casa Morlaco con malta ahumada con leña de haya y copos de cebada. Esta ambrosía también fue premiada con la última medalla de plata del Concours International de Lyon.