¿Llevas años llevando la misma fragancia? ¿Echas mano de las que te van regalando, así sin más? Pues ten en cuenta que tu perfume dice mucho de ti, de tu personalidad, de tu estilo, de tu actitud hacia la vida. Así que igual que te tomas tiempo en elegir una americana o unos zapatos y te las pruebas hasta sentirte cómodo, esta temporada te proponemos que hagas lo mismo con tu fragancia.

Si nunca te has visto en esta tesitura y no sabes ni por dónde empezar, te damos algunas pistas para que te lances a la aventura de elegir tus fragancias con fundamento y con criterio. 

 

1 Déjate aconsejar

Puede parecer muy obvio, pero no siempre lo es tanto.Ante la duda, siempre es una opción sensata dejar que te asesoren en tu punto de venta, Debes comentar tus hábitos de perfumarte y el tipo de aroma que buscas. Los perfumes se dividen en familias olfativas. Si ya le dices al dependiente cuál de ellas es tu preferida, ya tienes mucho ganado.

 

2 Familiarízate con las familias olfativas

Atento: el gremio de perfumeros distingue hasta seis familias. Si excluimos, en principio, la floral, que es eminentemente femenina (y esto no quiere decir que en las fragancias masculinas no haya notas florales), queda otras cinco. Empezando por la cítrica o Hespéride, con aromas frescos, limpios, chispeantes y luminosos. Luego está la familia Chipre, con perfumes sofisticados, misteriosos y sensuales, que combinan acordes cálidos y frescos como maderas, musgo de encina y algunas flores en segundo plano en el caso de los perfumes masculinos.

Otra es la¿Cítrica, oriental o madera?  familia oriental, que evoca los olores, sabores y colores de oriente en fragancias dulces, intensas, cálidas y sensuales, donde la vainilla y las especias son habituales. O la fougère (helecho, en castellano), engloba a las fragancias que evocan el ambiente de un bosque con acordes como la lavanda, el musgo o la encina, conformando aromas húmedos, frescos, amaderados y verdes que tienen una gran acogida ente el público masculino. Por último,  la familia de las maderas engloba a los perfumes cuyas notas protagonistas son maderas y no incluyen de forma evidente el acorde fougère. La madera es muy versátil e incluye fragancias cálidas y exuberantes (sándalo o pachuli) o más secas y elegantes (pino, vetiver o cedro).

 

3 Nunca pruebes más de tres fragancias a la vez

Es inútil intentar probar pasado ese punto, porque el olfato se satura y ya no distingue con claridad unos aromas de otros. Aplica una en una muñeca, la segunda en la otra, y la tercera en el antebrazo. Siempre en contacto directo con la piel (nunca en la ropa ni en los secantes que ofrecen en las perfumerías) y sin frotar tras la aplicación para ver cómo evoluciona de forma natural.

 

4 Compra sin prisa

Prueba las fragancias y vete con ellas puestas en tu piel a dar una vuelta, a comer, o hacer otras compras. Deja que pasen 20-30 minutos para que dé tiempo a que se desarrolle la fragancia (en los primeros minutos solo hueles las notas de salida) y evolucione con tu piel. Entonces huele y decide.