El cuidado específico de la piel tras la exposición solar es del todo imprescindible cuando llegan los meses de verano. "La fotoprotección debe acompañarse de una reparación después de la exposición solar y de una hidratación intensa y diaria”, nos cuenta una de las expertas consultadas, Patricia Cuenca, directora técnica del centro Oxigen.

La hidratación es clave en esta época, pero no es lo único importante tras haber estado horas expuestos al sol. Por eso, una crema hidratante de cuerpo se queda corta y los expertos recomiendan el uso de los llamados after sun, que hacen mucho más para el cuidado y reparación de la piel expuesta al sol. Toma nota:

 

1 Prolongan el bronceado

Es más, ayudan a que el tono, cuando llegue la hora, se vaya atenuando de forma uniforme y no a parches, como con frecuencia ocurre si no se utilizan productos de ninguna clase tras tomar el sol.

 

2 Devuelven a la piel el equilibrio que tenía antes de la exposición

No solo el sol, sino también el agua de mar o el cloro de las piscinas, alteran la piel provocando tirantez por la deshidratación. El after sun, regenera, hidrata, calma y repara, devolviendo a la piel su equilibrio natural. 

 

3 Alivian la sensación de quemazón y bajan la inflamación

Y no solo en casos de quemaduras o de piel enrojecida e irritada. La sensación de piel recalentada se tiene de todos modos tras una exposición al sol. El after sun tiene un efecto refrescante para la piel, ya que actúa bajándole la temperatura y aportando una confortable sensación de frescor que se ve potenciada con texturas gel o formatos en spray. ¡Y si lo guardas en la nevera, será aún más refrescante! Comprueba que tiene en su composición sustancias calmantes y antiinflamatorias como el aloe vera o la caléndula.

 

4 Regeneran las células dañadas y reparan el daño oxidativo

Además, suelen incluir activos de tratamiento, que ejercen una acción antiedad sobre la piel. No en vano, el sol es el principal causante del envejecimiento prematuro de la piel.

 

5 Preparan la piel para una nueva exposición al sol

Ejerce una acción protectora a medio plazo sobre la piel que previene el daño que puedan ocasionar los radicales libres. Muchas están formuladas con antioxidantes y anti-radicales libres y aumentan la tolerancia de la piel al sol.

 

6 Recuperan la hidratación y evitan que la piel se descame y pierda el bronceado

Activos como el ácido hialurónico, la manteca de karité o la glicerina, juegan un papel muy importante en mantener la hidratación de la piel y retener el agua en el organismo.

 

7 Tienen fórmulas de rápida absorción

Las texturas de los after sun se caracterizan por ser ligeras (nada apetece menos con el calor que una crema untuosa) y de rápida absorción. Así que, sin restarle eficacia a su capacidad hidratante, calmante y reparadora, te permiten vestirte de inmediato.

 

8 Huelen a verano 

Y más que eso, porque en muchos after sun el aroma no es solo una cuestión de placer, sino que está especialmente pensado para redundar en el efecto de la fórmula, es decir, a menudo son relajantes, lo que ayuda a calmar la piel, o especialmente refrescantes, lo que invita a sentir la piel también así. Además, estimulan la producción de betaendorfinas responsables de la sensación de bienestar.