Las 24 Horas de Le Mans vivieron un momento histórico en 1966, uno de los puntos de inflexión cruciales de la historia del automovilismo, cuando se alzó con la victoria el Ford GT40 de la escudería Carroll Shelby International. Durante décadas, el dominio de la cita francesa había sido ejercido de manera implacable por equipos europeos como Jaguar, Bugatti, Mercedes Benz y, sobre todo, Ferrari, que llegaba a la cita tras acumular seis victorias consecutivas.

Todo parecía remar a favor de que el Cavallino Rampante obtuviese un nuevo triunfo, pero finalmente este fue a parar a manos de un constructor americano por primera vez en la historia del Campeonato del Mundo de Automovilismo.

Más de medio siglo después, James Mangold se ha decidido llevar la historia de una serie de hombres visionarios y nervios de acero a la gran pantalla. Dirige tras consagrarse con Logan, la mejor entrega de la saga X-Men, y también se encarga de parte del guion. Ford v. Ferrari, que aquí se titulará Le Mans ‘66 en España, llega a los cines el próximo 15 de noviembre, pero su primer tráiler completo ya anticipa que este biopic adrenalínico toma la pole position de cara a hacerse con más de una estatuilla dorada el próximo febrero. De hecho, 20th Century Fox ha retrasado varios meses el estreno para mejorar sus opciones en la temporada de premios.

 

Shellby y Miles, pareja triunfal

Quizá los que tienen más números son dos actores de contrastada valía como Matt Damon, que interpretará al genio y visionario automovilístico Carroll Shelby, y Christian Bale, en la piel del piloto británico Ken Miles. Espoleados por el encargo de Henry Ford II (Tracy Letts) y su mano derecha, Lee Iacocca (Jon Bernthal), los dos protagonistas unieron fuerzas para derrocar el tiránico dominio de Ferrari en la famosa competición de resistencia.

A priori, Le Mans ‘66 podría pasar por ser otro biopic deportivo de rivalidad en la pista, pero a diferencia de lo que ocurría en filmes como Rush, James Mangold apuesta por una historia de fraternidad entre dos hombres que deben batallar contra las leyes de la física, las presiones empresariales y los demonios internos para construir un coche nuevo desde cero. Así, la película, tal y como sugiere el trailer, no solo será una recreación con espectacular fotografía y puesta en escena de una de las carreras más vibrantes de la historia del automovilismo, sino también una historia humana de superación, una vuelta de tuerca al mito de David contra Goliat.