El trabajo, la falta de tiempo, la desidia y la pereza son algunas de las razones por las que la mayoría de las personas se pasan la vida sentadas, sin hacer nada (o casi nada) de ejercicio. Mucha gente rechaza los gimnasios, o bien porque no encuentra el momento de acudir a ellos o bien porque nunca encontraron un aliciente que despertara su espíritu deportivo.

Sea como sea, es bien sabido que una buena alimentación y la práctica regular de un cierto grado de actividad física son la base de una buena salud. Lo contrario desemboca con frecuencia en problemas de sobrepeso, anquilosamiento de músculos y articulaciones y una aceleración del proceso natural de envejecimiento.

 

Una práctica sencilla y saludable

Andar todos los días en una muy buena opción para ponerse en forma, perder algo de peso y un hábito saludable. No se trata de hacer todos los días una marcha de larga distancia o una etapa del camino de Santiago. Basta con mucho menos. Simplemente, hay que crear una rutina que resultará beneficiosa tanto para el estado de forma física como para la salud mental y emocional. Estos son los principales beneficios de caminar a diario:

1 - Cuida el corazón: aumenta el ritmo cardíaco, activa la circulación de todo el organismo y estabiliza la presión arterial. El ejercicio, y caminar lo es, reduce el colesterol LDL (el malo) y mantiene bajo el nivel de glucosa en sangre, con lo que se previene la diabetes. Disminuye el riesgo de accidentes cerebrovasculares.

2 – Mejora el estado anímico e incrementa el nivel de energía. Aumenta el flujo sanguíneo, reactiva el cuerpo, disminuye el estrés y despeja la sensación de somnolencia.

3 – Aumenta la capacidad pulmonar y tonifica el aparato respiratorio.

4 – Ayuda a controlar el peso e incluso a adelgazar. Activa el metabolismo y, por tanto, sirve para quemar grasas en una proporción aproximada de 7-8 kilómetros en una hora, unas 400 o 450 calorías. Reduce la celulitis.

5 – Fortalece los músculos y los huesos. Mejora la flexibilidad, el tono muscular en general y especialmente el de piernas, glúteos y abdomen y en menor medida brazos y espalda. Aumenta la densidad ósea y combate la flacidez.

6 – Elimina toxinas. A través de la sudoración, el cuerpo se libera de muchas sustancias tóxicas. Alivia el estreñimiento dado que, con el movimiento, también se mueve el intestino.

7 – Revitaliza la mente, mejora la capacidad de concentración y la memoria. Caminar aumenta los niveles de noradrenalina y de serotonina, que influye en los estados depresivos.

8 – Estimula los sentidos, ya que al realizarse al aire libre, se descubren sonidos, olores y sensaciones. Incluso la vista descansa si se ha pasado mucho tiempo ante una pantalla y al mismo tiempo se activa con los constantes cambios de enfoque.

9 – Favorece la reflexión, la inspiración y creatividad. El ejercicio y el cambio de ambiente despejan la mente, deja fuera los problemas y las tensiones y presenta soluciones o al menos nuevos y diferentes puntos de vista. Según algunos estudios, es eficaz contra el Alzheimer, preserva la memoria y reduce hasta en un 30% la aparición de demencia senil.

10 –Mejora la actividad sexual, puesto que potencia el estado de forma e incrementa la resistencia.

 

Una práctica en la que profundizar y a la que habituarse

Todos sabemos andar, sí, pero para hacerlo conviene, en primer lugar, adoptar una buena postura. Mantener la espalda recta y relajada, levantar la cabeza y evitar tensiones musculares. La ropa debe ser cómoda y holgada y el calzado ligero y adecuado. Hay que llevar siempre agua en una pequeña mochila y las manos libres. Mejor guardar el móvil y usarlo solo en caso de necesidad.

El mejor momento para caminar es por la mañana y manteniendo un buen ritmo. Si es por la tarde o al anochecer, conviene ir un poco más tranquilo. Nunca inmediatamente después de comer,

El tiempo ideal es de al menos 30 minutos, aunque mejor si se llega a una hora. Si se puede realizar diariamente, perfecto, pero en caso contrario al menos días alternos. También se puede practicar mediante trucos como bajarse en una parada anterior a la nuestra, ir andando al trabajo, sacar al perro…

Y recuerda, caminar es gratis.