La movilidad urbana está cambiando a un ritmo vertiginoso. Los recién llegados patinetes eléctricos están conquistando las calles de las principales ciudades del mundo (también las españolas) desplazando en gran medida a las bicicletas eléctricas. Ambas ofrecen similares ventajas, pero no tienen el mismo éxito. Y es que muchas empresas han visto en el patinete eléctrico una oportunidad de negocio que la bicicleta no les ofrece. El alquiler de los patinetes es todo un éxito por razones que pueden tener que ver tanto con su comodidad como con su atractivo aspecto.

En ese terreno, en el del diseño, es donde se ha propuesto competir XiaoMi, lanzando al mercado una flamante bicicleta eléctrica que más bien parece una moto de pequeña cilindrada y aspecto exquisitamente retro.Su precio, además, es también un buen argumento de venta: resulta más barata que muchos de los smartphones que pueden encontrarse ahora mismo en el mercado.

 

Atractivo y eficiente

Con este lanzamiento, XiaoMi apuesta por la movilidad responsable con el medio ambiente. XiaoMi HIMO es un híbrido entre bicicleta y moto eléctrica. Con un motor eléctrico de 350W y una batería de 60 km de autonomía, ampliables a 120 km si se integra una segunda batería opcional, esta bicicleta con pedales resulta ideal para moverse a través de la ciudad de forma cómoda y eficiente. Su velocidad máxima es de 25 km/h y no necesita ni ITV, ni seguro ni carnet. 

La bicicleta, que cuenta con una gran pantalla digital y un faro capaz de iluminar hasta 15 metros de distancia, estará disponible  en tres colores: negro, rojo y blanco. Su precio, francamente ajustado si se compara con otras alternativas, será de 399 euros. Por el momento, solo se podrá adquirir en China a partir del 4 de junio, aunque se da por descontado que el gigante chino de la tecnología lo lanzará en otros países a corto o medio plazo.