La nuestra es muy probablemente la generación más fotografiada de la historia. Acostumbrados a vernos una y otra vez en fotos más o menos casuales que luego compartimos con el mundo a través de las redes, es lógico que cada vez seamos más conscientes de pequeñas imperfecciones en nuestro aspecto físico. En zonas como, sin ir más lejos, el contorno de ojos, al que tanto afectan factores como el cansancio, la falta de hidratación adecuada o la falta de sueño.

Ya no se trata simplemente de cuidar esa zona para disimular el paso de los años, sino sobre todo de tener una mirada fresca, que transmita optimismo y felicidad. En los últimos años, tanto la la industria cosmética como la cirugía están prestando una muy especial atención a esa zona.

Según el último informe de ISAPS (Sociedad Internacional de Cirugía Plástica y Estética) la blefaroplastia, que no sólo se ocupa de problemas concretos relativos a la zona periorbital, sino que aborda el rejuvenecimiento de la mirada en su conjunto, se sube al trono de las más demandadas con un 12,5% de las intervenciones de cirugía estética en todo el mundo. En la última década se ha incrementado un 15% y se sitúa en tercera posición entre las intervenciones más realizadas en España.

“El resultado final de una blefaroplastia, es una cara más descansada, con un aspecto más juvenil en la mirada y, por lo tanto, en todo el rostro”, explica el cirujano de Dorsia, Jordi Mir. Los hombres mayores de 35 años son quienes más la solicitan por las bolsas o por la caída del párpado superior. Esta intervención puede ser solo de los párpados superiores, solo de los inferiores, o de ambos, y consiste en extraer la grasa pertinente y, en ocasiones, el exceso de piel y músculo. La intervención dura poco más de una hora y no suele requerir ingreso hospitalario.

 

Para "levantar" la mirada

Las ojeras son otro gran motivo de preocupación cuando hablamos de nuestra mirada. Ese defecto puede abordarse de manera bastante menos invasiva, con tratamientos como la infiltración de ácido hialurónico: “Redensity II es el único tratamiento de este tipo recomendado por Sanidad para eliminar las ojeras”, afirma el doctor Antonio Licitra, del centro médico Med Estetic, que explica que se trata de una infiltración reabsorbible, estéril, viscoelástica, transparente e incolora. “El color oscuro de la ojera mejora, ya que el ácido hialurónico cubre los microvasos de la piel, que son los que se suelen transparentar en esa zona por ser piel tan fina”, explica el doctor, que lo realiza en dos sesiones de unos diez minutos para que el paciente pueda continuar su vida sin edema ni hinchazón.

En Clínicas Dorsia, el dermatólogo Antonio Fustes trata las ojeras oscuras con Carboxiterapia, que consiste en inyectar dióxido de carbono para mejorar la circulación y así aclarar el tono. También recomienda inyectar plasma rico en plaquetas  del propio paciente para, con su capacidad regeneradora, mejorar la hidratación, la flacidez y tono de la zona. 

La doctora Mar Lázaro, experta en medicina estética,  emplea toxina botulínica “para levantar la mirada” y, a menudo, la combina con infiltraciones de ácido hialurónico “para reposicionarla y redensificar el área del contorno ocular”. No siempre están indicados, pero cuando hay laxitud moderada de piel también recomienda hilos de polidioxanona para abrir la mirada: “Además, ayudan a generar nuevo colágeno de manera natural, pero en cutis demasiado finos o muy envejecidos no son recomendables”, explica.

Para quien no quiere agujas ni bisturí, Toñi Leal, asistente personal de wellness del hotel Royal Hideaway Sancti Petri, recomienda realizarse de vez en cuando un tratamiento profesional “que utilice técnicas de drenaje para disminuir el líquido estancado en las bolsas (edema) y, no solo reducirlas, sino prevenir su aparición”. Uno de esos posibles tratamientos podría ser el Anti-Age Supreme que realizan en el spa del hotel de Leal, que combina activos naturales de alta tecnología con técnicas manuales específicas que hacen que “desde la primera sesión se aprecie una descarga de la mirada, disminuyendo la hinchazón y la apariencia de cansancio”.

En Carmen Navarro, proponen la presoterapia para ojos Iridium que realiza un masaje inteligente que drena y alivia la tensión muscular del contorno de los ojos. Además, trabaja a una temperatura que favorece la penetración de los cosméticos y, realiza unas vibraciones que  activan los músculos del contorno de los ojos. Por último estimula los puntos de acupuntura mejorando la sensación de relax e incluye música para meditar que induce a la relajación y al sueño reparador.

 

Ante la duda, descanso y ¡buenas cremas!

Para prevenir la aparición de ojeras y mantener la piel tersa y con buen aspecto, los dermatólogos recomiendan el uso habitual de cosmética específica para el contorno de los ojos. El tratamiento para el contorno de ojos se aplica en primer lugar, antes que el sérum o la crema para favorecer la absorción en la zona de los principios activos. De esta manera se forma una película que protege la zona de otros productos, a lo mejor más activos, que puedan resultar agresivos para la delgada piel que rodea los ojos. 

Se aplica a toquecitos, como tecleando, nada de restregones, y preferiblemente con el dedo anular que es el que menos fuerza ejerce.Si las indicaciones del producto no dicen lo contrario, se aplica por todo el contorno delimitado por los huesos que se encuentran bajo la ojera y bajo la ceja, completando el óvalo hasta el rabillo y el lagrimal. Algunas profesionales lo aplican también en el entrecejo y ¿por qué no? es una zona, como la del rabillo del ojo, que tiende a la arruga.

El frío es un gran aliado. Hay quien deja el tratamiento de ojos en el frigorífico para sentir, al aplicarlo, ese efecto frescor que descongestiona. Alexander Scholz, creador de Muti, también propone humedecer unos algodones en agua o loción hidratante, y meterlos en en congelador unos minutos, para después ponerlos sobre los ojos. Aguanta lo que puedas con ellos porque el frío favorece la microcirculación sanguínea, y la vasoconstricción deshincha el párpado.

Hay que proteger la zona del sol. Se encuentran contornos con filtros solares pero, si no, extiende en torno a los ojos uno genérico de rostro. Mejor si está testado oftalmológicamente, que los hay, para evitar irritaciones. Las gafas de sol también son claves para proteger la zona y evitar arrugas. Como consejo general, el descanso es clave para eliminar bolsas y ojeras. Además, si apoyas la cabeza en una almohada, al estar más alta que el resto del cuerpo, disminuye la retención de líquido y las bolsas estarán menos hinchadas cuando te levantes.