¿Existen o existirán algún día los hombres Chanel? Para la mítica marca de moda y belleza parisina, fundada en 1910 por Coco Chanel, si no existen, ya iba siendo hora de inventarlos. Boy de Chanel corre al encuentro de ese tipo de hombre que, según los responsables de la firma, entiende que la belleza y el cuidado facial son cuestión de estilo, no de género. ¿Hombres Chanel? Hombres con criterio. Y sin prejuicios.

La recién lanzada línea entiende la masculinidad de una manera elástica, más allá de nociones preconcebidas sobre lo que supone ser un hombre o en qué consiste la belleza masculina. Según Chanel, su producto se basa en "un concepto libre de ataduras, que habla de armonía, saber vivir y estados de ánimo".

 

Discreto y sutil

La línea consta de tres productos. El primero, un ligerísimo fondo de maquillaje, disponible en cuatro tonos, que es más bien un filtro de vitalidad con efecto segunda piel. El segundo, un bálsamo para los labios que hidrata sin efecto brillo. Por último, un lápiz de cejas, también en cuatro tonos, resistente al agua y al paso de las horas. La página de Chanel ofrece también un completo tutorial que explica cómo aplicar estos productos de la manera más cómoda y eficaz posible.

La línea viene presentada en un packaging azul oscuro y de líneas depuradas. Las texturas resultan imperceptibles; la aplicación, intuitiva; y los acabados, muy naturales. En general, Boy está pensado para aportar una capa de maquillaje discreto, casi imperceptible para el ojo ajena, pero que dará una sensación de seguridad y un plus de estilo y belleza natural a quien se lo aplique. Un paso adelante para los hombres Chanel. Y para los hombres sin barreras ni prejuicios.