El invierno está a la vuelta de la esquina y ya van llegando las primeras nieves. Muchas personas reparten sus días de descanso entre el verano y una escapada para esquiar en Navidad, en Semana Santa, si la ocasión lo permite, o en algún puente que el calendario depare en los primeros meses del año.

Alrededor de seis millones de personas visitaron el pasado año las estaciones de nuestro país, unas 30 de esquí alpino y otras cinco más de esquí nórdico o de fondo. Algunas tienen una calidad óptima hasta el punto de haber sido nominadas varias de ellas para los World Ski Awards, los premios más prestigiosos del sector. Estos galardones no solo reconocen la calidad de sus instalaciones y servicios, sino también su oferta de turismo y que sea innovadora, moderna y cuidada. Aunque depende mucho de los gustos y sobre todo de las experiencias, estas son, en nuestra opinión, algunas de las mejores estaciones de esquí de España.

DR

 

1 Baqueira Beret

Situada en el Valle de Arán, en los Pirineos Ilerdenses, tiene una altitud media de 1500 metros, con una cota más elevada de 2605 metros. La temporada 2019/2020 se inauguró el 23 de noviembre y tiene previsto su cierre para el 13 de abril. Cuenta con 115 pistas, de las cuales seis son verdes, 43 azules, 47 rojas y 14 negras, entre las que destaca la conocida como la Gallina, doble negra, de una enorme dificultad.

En total, un superficie esquiable total de 161, 84 kilómetros, 14 km de itinerarios y mil metros de desnivel. Tiene 36 remontes, de los cuales ahora mismo están en pleno funcionamiento 32, con una capacidad de más de 61.000 personas/hora. Por ser la única estación de España que está ubicada en la vertiente norte del Pirineo y con orientación atlántica, tiene prácticamente asegurada la presencia de nieve abundante y de calidad. Probablemente sea esta una de las razones por la que entre sus visitantes destacan miembros de la monarquía, famosos y otros personajes llenos de glamour, lo que lleva aparejado que tenga el forfait más caro de España, 52€ adulto/día en temporada alta y 34,50€ para niños. A su alrededor, tiene una magnífica oferta hotelera y gastronómica, un entorno natural inigualable y un enorme patrimonio artístico y cultural.

2 Cerler

Esta estación ubicada en el pueblo del mismo nombre, en el Pirineo aragonés, en Huesca, consiguió en 2017 el premio como la mejor de España por los World Ski Awards. El entorno es espectacular, con bosques de pinos y la visión de unas 60 montañas de más de 3.000 metros de altura, incluida el mismísimo Aneto, además de las Maladetas o el Perdiguero. Dispone de 68 pistas esquiables, 10 verdes, 18 azules, 25 rojas y 14 negras, y un total de 77 km. Cuenta con 19 remontes con una capacidad de 26.120 personas/hora. Su cota máxima es de 2.630 metros y una mínima de 1.500. Tiene, además, 375 cañones de nieve. El precio de los forfaits para adulto en temporada alta es de 44€/día y de 35.50€ el infantil.

Entre sus atractivos está el de su equilibrio, ya que es lo suficientemente grande como para esquiar y disfrutar de la nieve, pero al mismo tiempo manejable, y el de tener la pista con uno de los mayores desniveles esquiables de los Pirineos, que parte del Pico Gallinero a 2700 metros y va hasta los 1500 de la base, unos 9 kilómetros. Ofrece actividades para no esquiadores, como un snowparko pistas en donde practicar boardercross. Y también rutas, skyline, raquetas de nieve y entretenimiento para niños. La localidad de Cerler mantiene su belleza, su historia y el sabor de los pueblos del Valle de Benasque. Muy buena posibilidad de alojamiento y de restauración.

DR

 

3 Sierra Nevada

Es la estación más meridional de Europa y la de mayor altitud de España (3.300 m) y a pesar de ello sus responsables han decidido que, dado que no pueden competir en ciertos terrenos con otras pistas, lo mejor es volcarse en la innovación y la diferencia. Por eso han convertido este lugar en un sitio moderno y divertido, con webcams que retransmiten en directo todo lo que está sucediendo en sus instalaciones, nuevos sistemas de adquisición de forfaits, máquinas pisa nieves, cañones y motos de nieve de última generación, pista de trineos, una especie de montaña rusa, un snowpark o una oferta gastronómica atrevida.

Y luego está la noche. A menos de 30 km está Granada, una de las ciudades más bonitas y divertidas de España, por no decir de Europa. Y la playa de Motril a tan solo hora y media. Además de esa ubicación privilegiada cuenta con 110 km para sus 132 pistas, con 19 verdes, 46 azules, 53 rojas y siete negras. Tiene 350 cañones de nieve y 21 remontes con una actividad de más de 45.200 personas / hora y 15 escuelas de todos los niveles, así como dos circuitos de esquí de fondo. El forfait por adulto y día sale a 48,50€ y a 35,50 para niños. Su oferta de ocio, después de disfrutar de un excepcional día de nieve, es inigualable.

 

4 Formigal – Panticosa

La primera es una de las estaciones más veteranas, con más de 50 años de vida. Hace pocos años se unió a la estación de Panticosa, ambas gestionadas por el grupo Aramón, creando un conglomerado de seis valles de Huesca unidos por 180 km de pistas esquiables, los 141 de Formigal, con 101 pistas, y los 39 de Panticosa y sus 45 pistas. Ambas están conectadas constantemente y cada media hora por un autobús-esquí. Entre las dos han decidido apostar por un entorno familiar, con lo que se han convertido en una referencia en este tipo de asistentes. Además, es perfecta para iniciarse y para los que los más pequeños se pongan los esquís por primera vez.

La estación lleva algún tiempo potenciando las actividades para los más pequeños, con pistas infantiles y otras atracciones. También ha dispuesto una zona de ocio muy particular, con ski bike (bicis de nieve), ice karting (karts sobre hielo), un paintball sobre la blanca nieve, un paseo en trineo tirado por perros, descenso nocturno en un tren de trineos de madera, un tobogán gigante con peraltes imposibles para descender en un flotador especial, esquí de fondo, una cena romántica a más de 2000 metros de altura, un relax en el balneario… Difícil resistirse a tanta deliciosa opción.

 

5 Leitariegos

Quizás no tenga los numerosos atractivos que ofrecen otras estaciones, pero sí destaca por la muy razonable relación calidad precio de su oferta. Además está fuera del circuito habitual, lo que supone toda una novedad, ya que está situada en León, en el ayuntamiento de Villablino. Es pequeña, con solo 8 kilómetros de pistas, con 13 en total, de ellas tres verdes, cuatro azules y seis rojas. Ninguna negra. Así que también tiene una ventaja y es que aquellos que quieren pasar un rato agradable esquiando pero que no son unos grandes expertos, ni unos obsesos, ni quieren batir ningún record, aquí pueden encontrar un lugar tranquilo, económico y acogedor.

Sobre el valle de Laciana, en plena Cordillera Cantábrica, podemos disfrutar de esta instalación pequeña y familiar protegida por los 2.000 metros del Cueto de Arbás. Tiene una cota máxima de 1.800 metros y una mínima de 1.560. El precio de su forfait es de 22€ por adulto y día y de 16€ para los más pequeños. Tiene ocho remontes con capacidad para 5.160 personas/hora. Por la zona se come de maravilla, hay rincones preciosos y el turismo y el esquí son perfectamente compatibles.

Matt Pet

 

6 Astún

En pleno Valle de Canfranc de Jaca, en Huesca, en el Pirineo aragonés se encuentra esta estación que ronda cotas entre los 2.300 y los 1.660 metros. Con unos 50 km de pistas, cuarenta de ellos están balizados con 5 verdes, 18 azules, 22 rojas y 6 negras, además de otros diez itinerarios. Dispone de 15 remontes, con una capacidad de 20.000 personas por hora, 143 cañones, un snowparky un área de competición. El forfait cuesta 43€ por adulto y día y de 35€ el infantil. Entre sus ventajas está el amplio grupo de servicios con que se acondiciona la zona, desde hoteles, bares, restaurantes y cafeterías. Eso y su núcleo residencial, que se haya justo al pie de sus pistas, y que cuenta con todos los sistemas necesarios para convertir este lugar en un centro de diversión y ocio. Además, Jaca, y toda la zona, merecen más de un paseo. Por todo ello, Astún, cuyo nombre proceden de un pequeño lago de montaña de origen glaciar –ibón- es una excelente opción.

 

7 La Molina

Nominada en su momento para los World Ski Awards por ser una de las mejores estaciones del mundo, por la calidad de sus servicios y por tener una oferta turística de esquí y de montaña realmente moderna, actual e innovadora. Unas características que vienen de muy atrás, ya que fue la primera estación que dispuso en 1943 del primer remonte comercial. Se encuentra en la región de la Cerdanya, una comarca del Pirineo catalán muy cercana a Andorra.

Tiene una cota máxima de 2.455 metros y una mínima de 1.700m, 68 pistas, 20 verdes, 19 azules, 22 rojas y 7 negras, y un total de 71 kilómetros esquiables. El número de remontes disponibles es de 16 con una capacidad de 29.450 personas/hora y el precio de los forfaitsson de 40€ por adulto y día y 31,50 el infantil. Su fácil acceso y su trazado divertido y con obstáculos convierten a La Molina en un lugar familiar y de disfrute asegurado. De hecho ofrece múltiples actividades para todas las edades y todos los gustos, incluidos los que no piensan calzarse unos esquíes en ningún momento. Para ellos hay excursiones, raquetas, circuitos, bares, restaurantes, tiendas…