El estudio de arquitectura Sheppard Robson ha detallado su proyecto más ambicioso hasta la fecha en materia de sostenibilidad, el Citicape House, descrito como el hotel más verde de Londres y la pared ajardinada más grande de Europa. Todo esto es posible gracias a una fachada rodeada de unas 400.000 plantas que esperan que capturen “más de ocho toneladas de emisiones de carbono y produzcan hasta seis toneladas de oxígeno al año”.  También reducirá la temperatura local entre tres y cinco grados centígrados. Con ello, conseguirán mejorar el aire de una metrópolis azotada por la contaminación. Así que aunque parezca mentira, sí, la arquitectura puede ayudar a combatir el cambio climático. 

Sheppard Robson

De hecho, hasta la ubicación del hotel está pensada. Y es que se construirá en la Culture Mile de la capital inglesa, es decir, la milla cultural situada entre las áreas de Farringdon y Moorgate, una zona del centro londinense con una alta condensación de tráfico. Reemplazará un edificio de oficinas en la esquina del viaducto de Holborn. 

Sheppard Robson

“En una localización tan prominente había la necesidad real de inyectar frescas perspectivas sobre cómo abordar los asuntos medioambientales más urgentes de Londres, incluyendo la calidad de aire, y la polución de ruido y polvo”, dijo Dan Burr, socio de Sheppard Robson. “En lugar de tener un terreno aislado de follaje, sentimos que un enfoque inmersivo e integrado podría tener un impacto más grande en las condiciones medioambientales locales, haciendo una ciudad mejor y más habitable, a la vez que articulamos una declaración arquitectónica clara”. 

¿Lo veremos en 2024?

De momento, la obra aún no se ha iniciado, ya que el proyecto necesita obtener los respectivos permisos de construcción, así que no cuenta con una fecha exacta de apertura, pero esperan que sea alrededor de 2024. Lo que sí se sabe es que una vez se complete el proyecto, el Citicape House se convertirá en un edificio de once plantas que albergará un hotel de cinco estrellas con capacidad para 382 huéspedes, así como espacio para oficinas, coworking y eventos de 3.700 metros cuadrados, un spa y un restaurante en la planta baja. 

Sheppard Robson

También, ojo, un sky bar con jardín de flores silvestres autóctonas en la azotea que servirá para culminar lo que solo puede ser descrito como un pulmón para una ciudad muy necesitada y, a la vez, un enclave idóneo para disfrutar de algunas de las vistas más privilegiadas de Londres. Y es que el bar proporcionará una espectacular galería con panorámicas de la catedral de St. Paul’s, la Iglesia del Santo Sepulcro y la City.

Sheppard Robson