La Intelligence Unit del rotativo The Economist ha acompañado su estudio anual sobre las ciudades con mejor calidad de vida del mundo con otro informe que ordena las capitales mundiales en función de lo seguras que son. 

Teniendo en cuenta que el concepto de la seguridad es cada vez más cambiante, desde The Economist han tomado en cuenta factores como la seguridad digital, la seguridad en salud, las infraestructuras y la seguridad personal. También la habilidad de una ciudad para recuperarse de un desastre natural o uno provocado por el hombre. Están hablando, por ejemplo, de asuntos tan candentes como el terrorismo y el cambio climático. Así que para valorar mejor su resiliencia se ha tenido en consideración los servicios de emergencia de las metrópolis, los medios de transporte, los seguros contra catástrofes naturales, su preparación en términos de seguridad cibernética y las precauciones adoptadas y recursos disponibles en caso de que se produzcan desastres naturales y otras incidentes inesperados a gran escala.

Aunque la lista arroja similitudes a la de la calidad de vida, los responsables del estudio aseguran que una ciudad no tiene que ser necesariamente rica para ser segura, aunque muchas de las metrópolis de países en vías de desarrollo aparecen en lo más bajo de la lista. Resulta curioso que a estas alturas no genere ninguna sorpresa que la metrópolis más poblada del planeta, Tokio, sea la ciudad más segura del mundo, con una puntuación de 92 sobre 100. El podio lo ocupan otras dos ciudades asiáticas, que siguen de cerca a la capital nipona: en segundo lugar aparece Singapur y en tercero Osaka. Cabe señalar que el informe, que se publica cada dos años, ha permanecido inalterable en lo más alto del ranking. Entrando en detalle, Tokio fue valorada especialmente por su ciberseguridad, mientras que Singapur ofrece mejores infraestructuras y seguridad personal.

 

Un salto adelante

Quizá más sorprendente es la aparición, en cuarto lugar, de Ámsterdam. La capital de los Países Bajos está haciendo esfuerzos considerables para luchar contra la masificación turística, cada vez limitando más las visitas a sus puntos más emblemáticos, como el tradicional Barrio Rojo. Europa también tiene representación gracias a una Copenhague que no ha sufrido los estragos de la inmigración masiva como en Suecia. Estados Unidos se puede contentar con contar con la capital, Washington DC, en el puesto séptimo, pero hay buena representación anglosajona con Melbourne, Sydney y Toronto. El top diez lo completa Seúl (Corea del sur). Madrid y Barcelona no aparecen hasta los puestos 25 y 26, respectivamente.

En términos negativos, Hong Kong, que en 2017 aparecía en el puesto noveno, ha visto como bajaba hasta el vigésimo en este año que se ha visto sacudido por masivas y a menudo violentas manifestaciones reclamando más libertades e independencia respecto a China. También han bajado Estocolmo y Zúrich. Peor lo tienen en Lagos, la capital de Nigeria, que aparece en lo más bajo del ranking con una puntuación de 38.1. El top 5 negativo lo completa Caracas, Yangon (Myanmar), Karachi (Pakistán) y Dhaka (Bangladesh). 

 

Las diez más seguras

1 Tokio, Japón

2 Singapur

3 Osaka, Japón

4 Ámsterdam, Países Bajos

5 Sídney, Australia

6 Toronto, Canada

7 Washington DC, Estados Unidos

8 y 9 Copenhague, Dinamarca / Seúl, Corea del sur 

10 Melbourne, Australia