Si hay una ciudad festivalera en el mundo, esa es Tokio. La capital del imperio del sol naciente cuenta con infinidad de festivales durante todo el año, aunque tal vez sea precisamente ahora el mejor momento para visitarla, justo cuando el verano da sus últimos coletazos y cuando se celebran las más destacadas ferias tradicionales y gastronómicas, así como fiestas mucho más actuales y modernas.

Gracias a ellas, el turista puede vivir una experiencia doble: por un lado realizar su programada gira por la capital nipona y visitar sus múltiples atractivos urbanos, paisajistas y didácticos; y por otra imbuirse en la cultura y la tradición local.

 

1 Tokyo International Gift Show

En Odalba, en la Bahía de la capital del antiguo Imperio Nipón, se encuentra el Centro de Exposición Internacional de Tokio, el llamado Tokyo Big Sight, un edificio muy reconocible sobre todo por su icónica Torre de Conferencias. Allí se celebra durante la primera semana de septiembre la feria de los regalos y los objetos de decoración, todo muy del gusto y del estilo japonés. Miles de exhibidores internacionales ofrecen sus más novedosos productos para que sorprendan e inspiren a los curiosos asistentes que buscan una muestra de la originalidad y la creatividad de los japoneses.

 

2 Okunitama Jinja Shrine Autumn Festival /(festival de la castaña)

Este santuario ubicado en Fuchu, es uno de los cinco principales que tiene la ciudad de Tokio. Allí se celebra cada otoño, entre los días 27 y 28 de septiembre, una fiesta de gran valor histórico, ya que se remonta al año 1738. También es conocido como Festival de la Castaña, un nombre que tomó durante el periodo Edo, ya que en la región de Musashino se cultivan castañas de muy alta calidad, y éstas son un alimento muy valioso en la gastronomía japonesa. Este Festival de la Castaña también es conocido por las 260 linternas hechas con papel que iluminan todo el terreno. Son pequeñas linternas de carácter religioso que las personas asistentes pueden personalizar. Es una experiencia deliciosa recorrer los puestos callejeros ambulantes del festival en donde se venden castañas y disfrutar de una bonita noche de otoño mientras se escuchan melodías de kagura, una antigua ceremonia teatral japonesa con danza y música en honor de los dioses de la religión sionista.

 

3 Sanma Festival / Meguro Kumin Matsuri

El 15 de septiembre se celebra el Meguro Kumin Matsuri, también conocido como el Festival del Sol de Meguro, que en realidad son cuatro eventos en uno. El más famoso de ellos es el Meguro Sanma Matsuri, en donde se asan a la parrilla más de 5.000 ejemplares de sanma, un pez marino comestible de cuerpo delgado y largo con un hocico en punta y también alargado. En realidad es una especie de sardina japonesa. Meguro es uno de los 23 barrios especiales de Tokio y a esta feria cada año acuden miles de visitantes a la orilla del río Megarogawa para degustar este exquisito pez, adornado con kabosu, un cítrico muy típico de la prefectura de Oita. Junto a esta celebración hay otros espacios diferentes, uno dedicado a la exposición de las especialidades regionales, otro donde disfrutar de un ambiente tradicional ambientado por los tambores taiko, de gran tamaño, apoyados sobre soportes de madera y tocados con unas gruesas baquetas, y del rakugo, un antiguo arte japonés de monólogos humorísticos.

 

4 Sakaki Matsuri Festival de Hiyoshi Jinja Shire

Una tradición que se remonta a la era Muromachi, aproximadamente hace 500 años. Cientos de jóvenes con antorchas encendidas recorren los aproximadamente dos kilómetros de la montaña Taimatsuyama hasta el puente Mochizuki. Al llegar a este lugar, las antorchas son arrojadas todas al mismo tiempo al río Kakumagawa, como un acto de purificación. Las antorchas deja tras de sí un rastro de luz en la oscuridad de la noche, creando una impresionante visión de fantasía. Una auténtica cascada de fuego. Es una celebración del término de la construcción del santuario Hiyoshi Jinja Shire. En su momento, toda la población se volcó en la renovación del templo y cuando culminaron las obras, los lugareños construyeron un santuario portátil y realizaron una peregrinación para celebrarlo. Se sacan cuatro Sakaki Mikoshi o santuarios portátiles, llamados así porque están cubiertos con hojas de sakaki, una hoja perenne sagrada para el sintoísmo. 

 

5 Shiba Shinmei Daradara Matsuri

Daradara significa en japonés `tomarse su tiempo´, un nombre muy apropiado para este evento, el más largo de los que se celebran en Japón, ya que dura 11 días, exactamente desde el 11 al 21 de septiembre. Pero además, hace referencia a "un estado donde las cosas transcurren lentamente". La fecha principal es el día 17, que es cuando tiene lugar la procesión y los visitantes pueden ver cómo se transporta el santuario portátil. El santuario Shiba Daijingu es famoso por ser el lugar en donde tuvo lugar, a principios del siglo XIX, una pelea entre los bomberos locales y los luchadores de sumo. En los terrenos del santuario las alarmas de incendio aparecen como decoraciones. Este festival también es conocido como el Festival del Jengibre, un producto que se ofrece durante su celebración. Dentro del recinto también se puede comprar chigibako, un amuleto muy difícil de conseguir y sin embargo muy popular entre las mueres ya que da buena suerte para lograr un matrimonio feliz.