De origen japonés pero nacido en Miami hace ahora 41 años y criado en Newport Port Beach (California), Steve Hiroyuki Aoki es ahora mismo uno de los principales referentes del EDM, del electro house y, en general, de la escena electrónica de baile internacional. Actual número 11 en el ránking internacional de la revista DJ Mag, aunténtica biblia del sector, Aok acaba de editar un áklbum, Kolony, y un single en colaboración con Daddy Yankee, Play N-Skillz y Elvis CrespoAzukita.

Su filosofía vital queda sintetizada en el título de un documental sobre su vida, I’ll Sleep When I’m Dead (ya dormiré cuando me muere), disponible en Netflix y muy elocuente testimonio de su talento, su ambición sin límites, su amor incondicional por su profesión y sus dotes de showman todoterreno. Aoki actúa hoy, miércoles 21 de agosto, en el WeDJ’s de la barcelonesa sala Opium, una cita veraniega que cumple este año su primera década y cuyo objetivo es traer la mejor música de baile a un espacio cómodo y elegante en primera línea de mar.

 

A tartazo limpio

Por el festival han pasado grandes del EDM como David Guetta, Bob Sinclar, Hardwell, Tiesto, Armin Van Buren o el propio Aoki, que en su última visita a Barcelona regaló a los aficionados un show festivo e incendiario, con tartazos alevosos propinados al público desde la cabina, frenéticas carreras por el escenario y, por supuesto, su tino y su electrizante maestría en los platos. Genio y figura, sin duda. Y energía a raudales.

WeDJ’s seguirá su curso en la presente edición con la visita del holandés Don Diablo, número 7 mundial, que estará en Opium el 28 de agosto, y con una fiesta de clausura a cargo de una estrella internacional cuyo nombre se hará público en los próximos días, pero sigue aún bajo secreto de sumario.