Café estudio EGREM
Descubrí este lugar por pura casualidad. Estábamos grabando nuestro ábum en el estudio que está justo encima y un día me decidí a entrar en el café porque me pareció coqueto y poco turístico. El estudio es el lugar en que han grabado sus discos auténticas leyendas de la escena local y algunas grandes estrellas internacionales, así que me apetecía muchísmo que nuestro álbum se hiciese allí. Más adelante, volví a EGREM para producir un disco de la gran Daymé Arocena. El espacio de abajo no tiene nada que ver con el estudio, pero en él es posible asistir de vez en cuando a fantásticas sesiones de rumba. Además, como yo no soy muy de trasnochar, me encantó encontrar por fin un local de La Habana en que la verdadera acción empieza en cuanto se pone el sol, no ya bien entrada la madrugada.

 

Espacio de ensayo Raíces Profundas


Este es para mí el lugar más mágico de La Habana. No está abierto al público, ya que es un espacio de ensayo para el grupo de baile folclórico cubano Raíces Profundas, pero para mí captura la esencia de la cultura, la música y la danza de este preciosa isla. Yo me propuse dar a conocer este estupendo lugar en una serie documental dirigida por mí que se tituló Creative Class. Parte de su encanto tiene que ver con que se trata de un viejo teatro que se está cayendo a trozos, como un orguloso resistente de la Vieja Habana que necesita nuestra ayuda para seguir existiendo. Y en Cuba, ir al teatro es un acto de resistencia, como ir a la ópera en muchos lugares de Occidente. Si tienen la oportunidad, visiten este lugar y verán lo atractivo y hermoso que es por dentro.

 

Discos Seriosha
Lo diré de entrada: no es que sea la mejor tienda de discos de La Habana, sino que es, literalmente, la unica. Y no piesen ni por un momento que aquí solo se venden discos. En Cuba eso no sería negocio. En Seriosha, puedes encontrar un poco de todo, sin mucho orden ni concierto, desde máquinas de coser a piezas de automóviles. Es una especie de extravagante bazar que, como no podía ser menos, se encuentra justo detrás de un pequeño mercado. En lo que a discos respecta, Seriosha no ofrece demasiadas novedades, porque la importación de discos al país encuentra múltiples obstáculos y la producció local es escasa, pero si sabes buscar puedes encontrar auténticas gemas en vinilo. Sobre todo, de esa época de deslumbrantes fusiones electrónicas que fueron para Cuba los años 60. De todas maneras, es más fácil para mí encontrar buena música cubana en tiendas de discos de Londres como Cosmos Records, en Hackney Road.

 

Hotel Miramar
Suelo alojarme aquí cuando visito La Habana, sobre todo porque si lo hago es por trabajo y este hotel queda muy cerca del estudio de grabación. Supongo que se podría decir que está en la zona elegante de La Habana, el barrio donde están todas las embajadas. Desde allí suelo dar largos paseos en drección al casco antiguo, en especial, hacia el Malecón, que está un poco lejos, sobre todo en días de calor intenso, pero lo bastante cerca para que se pueda llegar andando. Por lo general, vuelvo pasado por la plaza de la Revolución, pero a veces me limito a callejear un poco a la deriva, con la brújula apuntando hacia mi destino, pero sin descartar del todo perderme por los sitios que voy descubriendo y que me resultan atractivos. Pasear sin rumbo fijo es una excelente manera de disfrutar Cuba.

 

Centro Cultural Bertolt Brecht
Acude a este local siempre que tengo la oportunidad, sobre todo porque la es aquí donde Interactivo, el programa musical de Roberto Carcassés, tiene su sede. Roberto es hijo de Bobby Carcassés, un legendario pianista de jazz cubano de los años 70 y 80, y su forma de entender la música siempre me ha resultado muy interesante. Él está siempre dispuesto a probar cosas nuevas y asomarse con una actitud muy libre a estilos como la rumba, el hip-hop o el jazz. Por ese motivo, ha reunido en torno  su banda a un público joven, culto y melómeno, abierto a experiencias nuevas. Realmente, vale la pena descubrir de lo que son capaces Roberto y su banda cuando están en su salsa.

 

Santy Pescador
Cuba tiene muchas carencias, pero conseva una gastronomía popular de una calidad excepcional. Por desgracia, la escsez de ingredientes no siempre permite disfrutarla en todo su esplendor, pero locales como este son toda una experiencia para los que no se resignan a dedicar toda su estancia en la isla a alimentarse de pollo frito con arroz blanco regado con ron. Este lugar es un poco oscuro: un restaurante japonés, lo creas o no. Está en el oeste de La Habana, cerca de Marina Hemingway. Está bastante alejado del centro, pero sentarse en su terraza con vistas al río lleno de botes de pesca vale mucho la pena. El chef es cubano, pero conoce bien Japón y es perfectamente capaz de reinterpretar en clave tropical los platos del país del Sol Naciente.

Havana Cultura: Anthology 2009-2017, álbum de Gilles Peterson, se grabó en Cuba y presenta a algunos de los jóvenes talentos musicales de la isla.