La semana que viene vuelve Primavera Sound para celebrar su edición más controvertida hasta la fecha, en la que quiere imponer una nueva normalidad que pasa por un cartel paritario y una fuerte presencia de artistas de músicas urbanas y pop. Polémicas al margen, todo apunta a un nuevo éxito de un festival que es ya todo un referente internacional.

 

1 Una ventana al futuro

Si decimos que Primavera Sound es un referente a nivel internacional, es por su atrevida apuesta por la vanguardia sonora. Aquí no vienen los cabezas de cartel, aquí se hacen. Llamaron a The xx cuando no eran nadie y ahora se han convertido en la banda pop más relevante de nuestros tiempos. Bon Iver ha presentado cada disco suyo en el festival, que lo ha visto convertirse en uno de los cantautores más influyentes de la década. Si The National son tan grandes en España se lo deben única y exclusivamente al Primavera Sound.

Pero no solo se trata de apostar por grandes nombres o de tener ojo para detectar cuáles serán los más relevantes en el futuro, sino de saber captar las tendencias de cada momento. ¿Que hay una chica de Filadelfia que hace un rap colorista con vídeos de otro mundo como Tierra Whack? A Primavera Sound irá. ¿Que uno de los productores más excitantes de electrónica se quiere estrenar en formato directo? Lo hará en el festival antes que nadie. ¿Que la supervivencia del indie de guitarras pasa por féminas como Soccer Mommy o Snail Mail? En PS las podrás ver.

 

2 Bendita paridad

Primavera Sound ha articulado este año su campaña en torno a la idea del The New Normal, es decir, lo que ellos entienden por una nueva normalidad. Desde hace dos o tres años ha habido un cambio de paradigma en la industria musical que ha desplazado el rock y la EDM ha posiciones secundarias, aupando a su vez lo que llaman música urbana, es decir, rap, r&b y trap. Pero también es un guiño a los tiempos que corren en busca de la paridad y la igualdad de oportunidades para hombres y mujeres. El festival no había hecho grandes esfuerzos en el pasado en este sentido, pero ahora ha apostado por el todo o nada: más de la mita de los artistas de su cartel son mujeres, y muchas de ellas en posiciones nada anecdóticas. Están Solange, Erykah Badu, Rosalía, Robyn y un sinfín más. El futuro es femenino, ya lo dicen.

 

3 La ciudad de los mil planetas

¿Es posible que Primavera Sound sea el único festival que se celebra en dos ciudades, Barcelona y Sant Adrià del Besós? Probablemente. También es la ciudad de los mil planetas, o el festival de los mil festivales, porque una vez dentro te encontrarás multitud de mundos gravitando en torno al rap, la electrónica, el indie canónico, la experimentación más aventurera, el reggaetón, el trap… Hay un PS para cada uno de nosotros, y esto es lo que ha hecho verdaderamente grande un festival que no se casa con nada ni con nadie. Y es que una ruta que te permite ver en un mismo día a la pionera de la música exótica Midori Takada, a la reina del pop electrónica Robyn, a la exponente del house coreano Peggy Lou, a tótems del indie como Low o a la leyenda reggaeton Ivy Queen es digna de elogio.

 

4 Vuelven los 90

Que regresan los 90 no lo decimos porque se vuelvan a llevar los chándales de nylon, los colores fluorescentes o las riñoneras, sino porque en Primavera Sound se podrá ver a iconos de la década como la madre indie Liz Phair, monstruos del punk rock americano como Jawbreaker, regresos sonados en clave shoegazer servidos por Swervedriver y mucho más. Si hasta las estrellas de hoy hacen guiños a tan dorada época, y si no que se lo digan a Snail Mail y su angustia adolescente, a Charli XCX y su amor por el trance-pop o a las reivindicadoras del tontipop Cariño.

 

5 Un festival para comérselo

Existe el tópico de que en los festivales se come mal, pero Primavera Sound sería en todo caso la excepción que confirma la regla. Y es que aquí ya se han pasado eso de los food trucks, y hasta tienen restaurantes instalados en el mismo recinto. Este año no hay estrellas Michelin a los fogones, pero si talentos culinarios como Toni Romero (Suculent) y Rafa Peña (Gresca). ¿Paella? ¿Sushi? ¿Kebab? ¿Hamburguesas? ¿Baos? ¿Pokés? ¿Pancakes? ¿Ceviche? ¿Arepas? Todo esto y mucho más en un lugar en el que el cartel gastronómico es un reclamo en sí mismo.