La batalla del ‘streaming’ se complica. Tras el desembarco otoñal de Apple TV+ y Disney+, el futuro de Netflix como plataforma digital líder parece difuso.  Y es que, como era obvio,  los grandes magnates de la tecnología (así, con la máxima amplitud del término) y la ficción para todos los públicos no iban a dejar escapar esta oportunidad. La revolución audiovisual ya es todo un hecho. Cada vez  se consume más contenido de entretenimiento a través de internet en vez de a través de la televisión. Hoy, esperar una tanda de anuncios de 10 minutos para seguir viendo una película o el capítulo de una serie suena absurdo, por innecesario. La revolución digital lo es más por la velocidad a la que está sucediendo, que por su componente tecnológico. Hace tan solo cinco años, incluso menos, sentarse delante de la tele a ver “lo que nos echen” era algo absolutamente cotidiano y aceptado. 

El desembarco de esas dos nuevas plataformas afectará de manera directa a Netflix, que no solo perdería el contenido de Disney, con todo lo que conlleva, sino que podría perder su liderato como principal proveedor de ficción: actualmente, cuenta con más de 140 millones de suscriptores en el mundo. Los ha captado a todos en poco más de un lustro, y los podría perder en menos tiempo todavía.

Los hábitos están cambiando: ya no somos tan reacios (especialmente en España, líderes en piratería) a pagar por servicios digitales como antaño, como demuestra el último informe Las TIC en los hogares españoles, del Ministerio de Economía: 1,4 millones de  declararon tener una suscripción a vídeo.  El hecho de que surjan tantas plataformas de streaming plantea un problema: la exclusividad de ofertas. Al surgir más plataformas de pago, la oferta se fragmenta. Según el The Global Internet Phenomena Report, esta situación está generando que el uso de BitTorrent, principal vía de pirateo de contenidos, vuelva a incrementarse. Los usuarios no estarían dispuestos a suscribirse en una o dos plataformas para acceder a un contenido del que ya disponían anteriormente. 

El panorama, ahora, no es claro. Netflix obtuvo en 2018 un beneficio neto de más de mil millones de euros, esto es: el doble que el ejercicio anterior. Seguramente tienen un plan de choque. Pero, por el momento, su califato mundial corre el riesgo de cambiar de manos. 

Este es el escenario actual

Disney+

Disney+,  ya ha adelantado que planea ofrecer un total de 7000 episodios de televisión  y casi 500 películas. El contenido será siempre familiar. Además, contará con National Geographic.  Desde Disney han asegurado que el coste del servicio será menor que el de Netflix. Aunque todavía no hay fecha, el servicio estará disponible en otoño. 

Apple TV+

El nuevo servicio de vídeo bajo suscripción Apple TV+ ofrecerá series, películas y documentales de producción propia.  Para ello,  la compañía ha cerrado acuerdos con grandes productores, directores y actores del mundo de Hollywood.  Entre ellos, cabe destacar la nueva serie de ciencia ficción Amazing Stories creada por Steven Spielberg.   La plataforma estará disponible en otoño en un total de 100 países. Como era de esperar no habrá publicidad. 

Netflix 

Netflix dirá adiós al contenido de Star Wars, Marvel, Pixar, Disney y 21st Century Fox,  entre otros, con la aparición de Disney+. Su plataforma digital se ha basado hasta ahora en obtener licencias de series y películas , además de producir contenido propio.  La tarifa básica en España es de 7,99€ al mes.

HBO

Esta plataforma estadounidense es propiedad de la empresa Warner Media y, de alguna manera, la responsable del furor mundial por las serie. Demostró con producciones como A dos metros bajo tierra o The Wire que podían tener tanta o más calidad que una buena película de cine. Su último pelotazo ha sido Juego de tronos. Westworld tenía visos de ser el siguiente, pero pinchó (en crítica y seguidores) en su segunda temporada. Con todo, bajo el marchamo de calidad que le da su condición de pionera, es una plataforma que va a su bola y no parece interesada en las estratosféricas cifras de las tres anteriores. 

Amazon Prime

“Está demostrado que, si alguien ve una de nuestras series, nos compra más zapatos”. Esta frase la dijo Jeff Bezo, recientemente, en una conferencia. La plataforma de ficción del rey mundial de las ventas ‘online’ es más un instrumento que un fin de ingresos en sí misma. 

Filmin 

Aunque es menos conocida que las anteriores,  fue la primera plataforma en ofrecer un servicio de tarifa plana en España de estas dimensiones. Actualmente está disponible también en México. Esta plataforma de streaming de cine y series se diferencia en que su oferta es en su mayoría independiente o de autor. El público es más concreto y, por eso, es posible que no le afecte el desembarco de Apple y Disney.