Jordi Xammar (Barcelona, 1993) lleva la competición en la sangre. Su padre, Pedro Xammar, fue piloto profesional de motociclismo. Algo que no influyó en el joven catalán, que siempre tuvo claro que lo que verdaderamente le gustaban, eran los barcos. De carácter ambicioso y solidario no dudo en viajar de Bali, donde se encontraba de vacaciones,  a Indonesia como voluntario tras conocer la noticia del tsunami que asolaba el país. Una acción que permitió conocer la parte más humana del deportista olímpico que actualmente se prepara para la clasificación a Tokio 2020 junto a Nico Rodríguez.  Ambos cuentan con un gran apoyo para conseguir su gran sueño, conseguir una medalla olímpica.  De hecho, han sido invitados por los anfitriones a acudir a Japón para entrenar hasta dos veces. 

Usted y su compañero son los responsables de haber clasificado a España para los JJOO de Tokio tras conseguir el bronce en el Mundial de clases olímpicas de Aarhus (Dinamarca) en la categoría masculina. Estarán satisfechos. 

Sin duda, era nuestro gran objetivo del 2018.  Además, conseguir la medalla de bronce fue fantástico, nos da muchísima fuerza para seguir trabajando duro como estamos haciendo.

Pero aún no tienen la plaza garantizada en Tokio.  Eso se decide en la regata Trofeo Sofía, que está a la vuelta de la esquina.

Sí, y lo afrontamos con muchas ganas. Esperamos hacer un buen papel en una de las regatas más importantes del circuito y en un lugar increíble como es Palma. Antes de la regata, estaremos varios días por allí entrenando y participando en la Training Camp que es una regata que se hace antes del Sofía. 

Visto el ritmo que llevan, hay motivos para el optimismo: hace un mes ganaron la medalla de oro en la Copa del Mundo celebrada en Miami 

Eso es como una recompensa a nuestro trabajo de pretemporada ,que ha sido muy intenso. Al tratarse de la primera regata importante del año, es cuando realmente puedes valorar si el trabajo que has hecho en la pretemporada ha sido el correcto.

Sailing Energy

Tengo entendido que su compañero abandonó a su carrera como odontólogo, después de licenciarse, para llegar a donde está ahora. Y usted ya lleva dos campañas muy absorbentes, ¿Compensa algo así?

Cuando estás totalmente volcado en un deporte, renuncias a muchas cosas. 

Con la mirada puesta en Tokio 2020, ¿cómo es la preparación física previa a un evento deportivo de estas dimensiones?  

Disponemos de un entrenador especialista en ello que semanalmente nos marca unas pautas y ejercicios a seguir, en función de si estamos en fase de entreno o regata para que sea más o menos intenso en la preparación física de tierra o la de agua. 

También habrá que preparar la mente...

Sí, contamos con la ayuda de una psicóloga que nos ayuda y entrena para situaciones varias que se producen durante la regata.

¿Por ejemplo?

 Momentos en los que tienes una gran presión o concentración, que son muchos.

En el caso de ir a Tokio, ¿a qué rival teme más?

Al equipo australiano, que ya han ganado varias medallas. Son unos rivales muy fuertes.

Justo a lo que ustedes aspiran: a volverse con una medalla. A ser posible, de oro. 

Es que ese es nuestro objetivo, no otro. Y por eso nos estamos preparando con los mejores.

Incluso se han ido a entrenar a Japón, para habituarse con tiempo…

Nos invitaron ellos. La experiencia ha sido increíble. Nos han tratado como a unos más, el entreno se basa en varias horas de agua, circuitos de preparación física, y trabajo de la mente. Han sido en a isla de  Zamami, con condiciones similares a las de Tokio. Estamos tratando de aprender japonés. De hecho, ya nos atrevemos con algunas palabras. 

¿Cómo era allí un día cualquiera?

Por la mañana hacemos un rato de footing, después entrenamos unas cuatro horas de agua,  a continuación unas dos horas de preparación física y  luego mental con ejercicios de Yoga. Y para terminar veíamos vídeos y comentamos el entreno.  Después solo quedaba tiempo para cenar e irse a dormir.

Eso en la exbase militar donde les han alojado. ¿Y en el mar?

En los campos de regatas que hemos entrenado, nos hemos encontrado sobretodo con una ola muy distinta a la nuestra, muy  grande. Ahora se trata de estar allí el mayor tiempo posible y acostumbrase a ese tipo de ola. 

Sailing Energy

¿Cómo ve el deporte de la vela en España? ¿Cree que le falta reconocimiento? 

Siempre ha sido una buena fuente de medallas para nuestro país, pero lamentablemente se trata de un deporte de público minoritario. Dicho esto,  nosotros nos sentimos bastante reconocidos y lo agradecemos. Vamos poniendo nuestro granito de arena para que esto cambie, y cada día se reconozca un poco mas.