“No es televisión, es HBO”. Así reza el famoso eslogan de la que, sin duda, es la marca audiovisual más prestigiosa de las últimas décadas, responsable de series como The Wire, Juego de Tronos o Los Soprano. Por eso es todo un hito que una producción española se estrene en este auténtico canal-entre-canales.

La serie en cuestión es La sala, dirigida por César Arriero y Manuel Sanabria, y consta de ocho capítulos de 45 minutos cada uno. Se trata de un thriller que aborda el misterioso caso de Yago Costa (interpretado por Francesc Garrido), un policía que mata a su superior sin causa aparente.

La historia se va revelando a través de las conversaciones que el policía mantiene en la sala de interrogatorios con la periodista Sara Sibilio (Natalia Rodríguez), a la que él mismo ha elegido como confidente, y con la que mantiene una relación de cierta complicidad, un poco en la línea de Hannibal Lecter y Clarence Starling.

La tercera en discordia es Lola Solozábal (Goya Toledo), una brillante jueza de instrucción que posee un don innato para manipular a los sospechosos. Sobre su personaje, afirma que “es una mujer fuerte, que hace lo que considera justo. Se trata de un personaje lleno de matices, de los que nunca acaban”. Para investigar, la actriz visitó los juzgados y vio su día a día: “Allí comprobé que las juezas son mujeres corrientes, sin los tópicos de traje y chaqueta que vemos siempre en el cine y en televisión”, explica.

Una producción artesanal

 

Víctor García, uno de los productores ejecutivos de la serie, revela que “en cada uno de los episodios de La sala hay una nueva pieza del puzle. No puedo decir mucho, para no hacer spoilers, pero sí creo que el interés es siempre creciente”. Goya añade que “se trata de un formato con unos personajes nada estereotipados, que hace cinco o seis años era impensable rodar en España”.

En este sentido, Víctor García define La Sala como “una serie artesanal”, que difícilmente podría haber sido producida por un solo canal español, como se suele hacer: “Creo que por el código y la forma narrativa es normal que las televisiones la vean como un riesgo, pero también que quieran asociarse a ello debido a su estándar de calidad”.

En la producción de la serie, cuyo rodaje acabó a finales de 2018 en Canarias, han participado nueve corporaciones públicas autonómicas de televisión, entre ellas Telemadrid, ETB y TV3, así como las productoras Can Can, Isla Audiovisual y Funwood Media. Sin embargo, debido al acuerdo con HBO, la serie no podrá verse en los canales autonómicos hasta el mes de junio.

Lo que nadie duda es que la serie no hubiera sido posible sin el colchón que supone el apoyo de HBO. Al parecer, el afamado canal seguirá apostando por España, produciendo dos series de prestigio que ya están en marcha: 30 monedas de Álex de la Iglesia, y Patria, basada en la exitosa novela de Fernando Aramburu.