Ya está en las últimas fases de producción, y supondrá la democratización definitiva de la movilidad eléctrica. La firma de automoción canadiense Electra Meccanica acaba de anunciar su nuevo modelo de microcoche, Solo, que tendrá un precio de salida de 15.500 dólares (es decir, algo menos de 14.000 euros). La particularidad de este vehículo de elegantísimo diseño es que, además de ser eléctrico, contará con solo tres ruedas. Las primeras unidades, de una tirada inicial de 75.000, llegarán a las calles de Los Ángeles este diciembre, mientras que el resto lo harán a lo largo de los próximos dos año.

El Solo cuenta con unas características que lo hacen único en su especie de coche de una sola plaza. Su motor eléctrico simultáneo es de 82 caballos, capaz de llegar a los 100 km/h en tan solo ocho segundos (el tope lo tiene fijado en los 132 km/h). Además, su tiempo de carga es relativamente rápido, en tres horas podrás conseguir un alcance de 160 kilómetros. Pese a su reducido tamaño, también es capaz de incluir unos compartimentos de almacenamiento muy espaciosos.

Justo a tiempo

La aparición en 2015 de Electra Meccanica parece cuanto menos oportuna. Especializada en vehículos electrónicos, esta pequeña firma de Vancouver parece querer tomar el relevo de General Motors, que se prepara para cerrar la gigantesca planta que tiene en las cercanías de Toronto después de haber dotado de coches al país en el último siglo. De hecho, Solo no es el único modelo en el que están trabajando, pues también barajan una serie de vehículos de inspiración retro que se encuentran en las últimas fases de diseño.

Además de Tesla, otras firmas como Nissan o Volkswagen se están volcando en este modelo de negocio que, de momento, no está resultando todo lo provechoso que se esperaba debido a sus altísimos precios derivados de los enormes gastos de producción. Por eso, la aparición del Solo con unos precios competitivos al alcance de todos debería cambiar las reglas del juego. “Esta compañía está produciendo el coche que Elon Musk desearía estar construyendo. Está genial producir un coche de 45.000, 100.000 o 250.000 dólares, ¿pero y las masas? Un coche de 15.000 dólares que les puede llevar a dejar de usar gasolina. Eso es creativo”, dice el CEO de la empresa, Jerry Kroll, en declaraciones para Bloomberg Television.