Se acerca el invierno. Y con el invierno, el frío, el viento y la lluvia. Así que hay que hacerse ya con un calzado apropiado para patearse las calles, los parques o las montañas. Y, si eres de pie frío, mejor bota que zapato. Porque una bota fuerte con un calcetín de lana es el tándem perfecto para mantener los pies calientes.

Priscilla du Preez

Pero hay botas y botas. En el mercado actual, el surtido es tan amplio que podemos decir sin temor a equivocarnos que hay una bota para cada hombre… o un hombre para cada bota. Sí, para ti también. Solo tienes que repasar la lista que viene a continuación y elegir la  que más te convenga. Porque pies no hay más que dos.

 

Para oficinistas con estilo

Wakefield Grand Chelsea, de Cole Haan

La bota Chelsea es la apuesta más cabal para ir a la oficina: fina, lustrosa, elegante y seria, pero con su puntito retro y un tanto menos formal que el clásico zapato castellano o la bota de cordón. Para más inri, es completamente sumergible. 

Precio: 230

 

Para clásicos modernos

6-Inch Premium Waterproof, de Timberland

Para estar a la última, nada mejor que tirar de los clásicos. Y la Timberland amarilla lleva décadas protegiendo el pie masculino. Da igual que seas un swagger adolescente que un weekender que cuida su huerto: Timberland te da calor y moda.

Precio: 210

Para bohemios con actitud

Reiner, de All Saints

Si eres músico, escritor o, simplemente, un vividor que no tiene que ir a la oficina, puedes permitirte el lujo de usar estas botas Chelsea de terciopelo, que combinan bien con vaqueros o pantalones de lana. Pero, cuidado: solo sirven para días secos.

Precio: 198

Para caballeros casual

Moc-Toe, de Red Wing Heritage

Red Wing lleva más de un siglo calzando a los estadounidenses que se visten por los pies. Y ahora, a gran parte de los ciudadanos del mundo que gustan de una bota recia, eterna, de suela fuerte y estética universal. Para usarla casi a diario.

Precio: 290

Para hipsters sin complejos

BL500, de Blundstone

Como antes pasó con las Dr. Martens o las Hunter, las botas Blundstone se han convertido en tendencia entre los más modernos. Lógico: son un par de botas australianas ergonómicas, resistentes y francamente bonitas. O sea, unas botazas.

Precio: 180

Para los muy frioleros

Duck Boots, de L.L. Bean

Creadas por el yanqui L.L. Bean en 1912, para uso de los cazadores de patos, hoy son utilizadas por urbanitas frioleros. Tienen suelas de caucho vulcanizado, empeines de cuero impermeabilizado y forro polar interior. ¿Alguien da más?

Precio: 130

Para canallas elegantes

Curtis Cap Toe, de Shoe The Bear

Si eres un truhán y eres un señor, esta es tu bota. Con pantalones chinos o de vestir, irás hecho un príncipe; y con vaqueros, lucirás tu lado salvaje. Todo es posible con esta bota, tan versátil que casa bien con todas las prendas del armario.

Precio: 175

Para dandis integrales

Lucien Suede, de Mr. P

Esta desert boots de terciopelo verde, son sin duda las más lujosas y especiales del lote. Con su suela de caucho, negra y discreta pero todoterreno, su aire informal, y su esencia de alta gama, son un acierto seguro para cualquier circunstancia.

Precio: 425

Para rebeldes con clase 

Desert Boot, de Clarks

Una bota informal y todoterreno, para ser usada para los que tienen que ir correctos pero sin agobios. Además, es lo bastante robusta para ponértela cualquier día de invierno: aguanta lluvia, nieve, fango, rayos y centellas.

Precio: 140

Para adictos a la nieve

Caribou, de Sorel

Si lo tuyo es esquiar, o pulular por la montaña, te hará falta una bota sólida, fuerte y bien forrada. Esta es, sin duda, la mejor opción: amén de mantener tus pies bien calientes, los protegen del agua, del viento y de las agresiones más intempestivas.

Precio: 110